Matusalén en Coquimbo

El cuadro pirata se convierte en paradero de estrellas entradas en años. Anuncia la llegada de Beausejour, donde ya estaban Paredes, Carmona, Figueroa y Manríquez.


Región de Coquimbo, paradero de veteranos. La tierra de Gabriela Mistral, el pisco y la Cruz del Tercer Milenio ahora suma como atractivo turístico a un puñado de futbolistas que añoran darle a sus carreras el adiós que no fueron capaces de cerrar en los clubes de sus supuestos amores.

Así lo entendió Jean Beausejour, el multicampeón nacional a quien Universidad de Chile le negó la renovación. Con el retiro lejos de ser opción, Beausejour (36) optó por continuar con su exitosa carrera en el norte del país: Coquimbo Unido lo oficializó ayer como nuevo jugador del puerto.

La noticia llega un día después de que Rafael Dudamel, en una tensa y mediática conferencia de prensa, confirmara que un regreso de Beausejour a las filas azules, tal como sucedió con Osvaldo González, era difícil: “No la veo tan viable. Estuve poco tiempo al lado de Jean, para mí fue un privilegio poder dirigirle, recuerdo su tristeza por sentir terminar su ciclo en la U. Su vuelta no es una opción que esté planteada”.

El jugador de 36 años no es el primer histórico que encuentra refugio en la calidez de Coquimbo. Esteban Paredes y Carlos Carmona, tras el polémico éxodo vivido en Colo Colo, también recalaron en el cuadro Pirata, que los anunció como fichajes la semana pasada. Tras cinco años, Bose y Paredes vuelven a compartir camarín y a estar bajo el mando de Héctor Tapia, quien los tuvo en el Cacique el año 2015.

Los aurinegros se atiborran de experiencia para sortear el obstáculo que significa la Primera B y alcanzar el ascenso a Primera División. Paredes, con 40 años, es el más veterano del equipo. Luego lo siguen Fernando Manríquez y Luis Pedro Figueroa, ambos con 37. Cuarto se ubica Palmatoria, que en junio agregará otra unidad a su edad. Al lado de ellos, Carmona (34) parece un chaval.

Al parecer, la Región de Coquimbo no solo es experta en tratar con licores añejados, sino también con futbolistas de las mismas características. Y es que los Piratas no son los únicos que han tenido éxito atrayendo a jugadores que intentan alargar el epílogo de sus carreras. Es el caso de Deportes La Serena, que la temporada pasado amarró el regreso de Humberto Suazo a la máxima categoría del fútbol nacional, además de asegurar la contratación de Jaime Valdés, también desde Macul.

La apuesta por el ariete de 39 años fue exitosa. Chupete jugó 25 partidos como titular, exhibió un gran nivel futbolístico, no se lesionó, y fue clave en la permanencia del equipo en Primera con ocho goles y tres asistencias. Miguel Ponce, técnico de los Granates, busca repetir la jugada con la incorporación de Matías Fernández, otro histórico albo a quien le mostraron el camino de salida del Monumental. “Las conversaciones en algunos casos están más avanzadas. Con él (Fernández) ya está casi listo, se está cerrando”, declaró Ponce a radio ADN.

Región de Coquimbo, cementerio de elefantes. El lugar donde futbolistas, algunas vez gigantes, deciden vivir los últimos días de su profesión.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.