El Mundo de Hernán Olguín

HERNAN OLGUIN

Hernán Olguín en acción en el motocross. Foto: Prensa Michelin

El nieto homónimo del recordado periodista brilla en motocross y enduro. No sólo en Chile: con 15 años, vuelve a correr desde mañana en EE.UU.


"Sé que fue un periodista muy importante y que aportó en el mundo científico y cultural de Chile. Mi papá me ha mostrado videos de él". Lo dice Hernán Olguín Llevaneras, nieto del recordado periodista de televisión Hernán Olguín Maibee, fallecido en 1987. El pequeño tiene 15 años y está tomando muy seriamente el camino del deporte: las motos, en enduro y motocross, son su vida.

Su padre, Hernán Olguín Espejo compitió en su juventud, pero ahora, a los 40 años, está más dedicado a sus descendientes. "Mi abuelo materno tenía un taller mecánico y compraventa de autos, creo que por ahí me fue agarrando el gusto por los motores. Creo que mi papá también tenía el bichito de las motos, porque a él le gustaban mucho las tuercas", explica Olguín Espejo recordando al fallecido reportero. El piloto está por estos días con su familia en Ganesville, Florida, para participar desde mañana y por seis días en el prestigioso Mini OS (o Winter Olympics SuperCross-Motocross), donde participan 2.500 de los mejores volantes del mundo. Nicolás, de ocho años y que compite en Chile, fue como espectador de su hermano mayor.

No es la primera vez que el piloto visita Norteamérica. Ya lleva dos años de viajes para perfeccionarse, aunque fue en mayo de este año cuando se dio cuenta de que lo suyo puede ser serio. Fue quinto en la final de 250 cc y séptimo en 450 cc en la categoría C en la primera fecha del AMA Amateur en Hangtown, California. Y eso que venía saliendo de una lesión.

El joven Hernán comenzó a correr a los cinco años y hace rato que el estadounidense Kelly Andris, radicado en Chile, se fijó en él y comenzó a incentivar a los Olguín para llevarlo a probar suerte a Norteamérica.

El piloto da ventaja con la edad en Estados Unidos, pues lo ponen a correr con muchachos mayores de hasta 23 años, porque mide un metro y 83 centímetros.

"Las motos son mi pasión y me encantaría dedicarme, pero también sé que estudiar es importante. Es difícil vivir del deporte en Chile. Tengo el apoyo hace poco de Michelin, veo que se la quieren jugar por mí y con ganas de ayudarme y eso es súper importante, porque mis papás gastan ene plata", analiza el novel motociclista.

Tras Florida, el piloto Suzuki Derco tiene más planes internacionales. En febrero quiere volver a Norteamérica y en 2018 correr los Six Days de enduro, que se desarrollarán en Viña del Mar. El enduro también lo acomoda, este año fue tercero en Expertos en el Nacional y lo pasaron en 2018 a los Súper Expertos. "Estoy nervioso, porque ahí están los mejores, pero trataré de hacer lo mejor posible", confiesa.

En motocross fue segundo en la última fecha que se hizo la semana pasada en la Laguna Carén.

¿Y la ciencia, le atrae? Dice que no, se ríe y agrega al momento que "me gusta mucho el deporte y la vida sana. Mi abuela, también periodista, Patricia Espejo, siempre me incentiva la vida sana".

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.