Pagos congelados: la propuesta de los servicios deportivos que luchan contra el coronavirus

Desde el CDF hasta los gimnasios. La cuarentena para evitar la propagación de la enfermedad obliga a las compañías a ajustar sus políticas de cobro para no perder clientes.


Con el Campeonato Nacional paralizado por al menos dos semanas a causa del coronavirus, las llamadas a los cableoperadores se han multiplicado. Desde el lunes, cuando el presidente de la ANFP, Sebastián Moreno, oficializó la suspensión del campeonato por las próximas dos semanas, la consulta es la misma. “Llaman a cada rato para preguntar si pueden salirse del CDF. Y la respuesta que les doy es que pueden darse de baja y que pidan la reconexión cuando vuelva el fútbol", explica un ejecutivo de ventas de VTR. Una respuesta similar se obtiene en la competencia, Movistar. El caso es apenas una muestra de los efectos que los servicios asociados al deporte están sufriendo a causa del coronavirus.

“CDF está en comunicación permanente con la ANFP y los cableoperadores para afrontar la suspensión del campeonato por dos semanas, con miras a planificar la recalendarización de los partidos que no se jueguen en este periodo" , explican en la estación televisiva que transmite los encuentros del torneo nacional. ”En relación al cobro, se lo tienen que ver los cableoperadores", añaden. En Fox Sports, que detenta los derechos de la Copa Libertadores, torneo que la Conmebol pospuso para el 5 de mayo, inicialmente,la respuesta es la misma.

Pero la transmisión del fútbol no es el único servicio asociado al deporte que sufre los perjuicios asociados a las restricciones que impone la prevención de la pandemia. La recomendación de no practicar deportes en forma grupal afecta directamente a los gimnasios, que establecen relaciones contractuales de plazo fijo con sus clientes. En la mayoría de los casos, de mediano o largo plazo, entre seis meses y un año.

Las estrategias para abordar la contingencia tiene algunos matices, pero, en general, procurar la extensión de beneficios proporcionalmente al período en que no se puedan utilizar las instalaciones. En Gympass, una aplicación que permite acceder a gimnasios a través del celular, no se ha congelado los precios. Sí se da la posibilidad al cliente de pausar sus membresías y volver cuando quieran. La firma ofrece un servicio adicional: una plataforma que será gratuita durante 60 días que da la posibilidad de tener rutinas deportivas, de alimentación y de apoyo de salud mental. Muvpass, la competencia, decidió congelar los planes hasta que pase la pandemia.

Prórroga

En las cadenas tradicionales la política es parecida. Energy congeló el cobro de los planes a todos los alumnos y les dio prórroga a las sesiones de personal trainer. Se implementó un streaming con profesores que van a estar en vivo en una plataforma dirigiendo clases. “La idea es que el alumno se mantenga haciendo deporte. El deporte es clave para el cuerpo y la mente. Estamos todos bien conscientes que se debe hacer un esfuerzo en todo ámbito para llevar de la mejor manera esta pandemia”, dice Carlos Díaz Hurriaz, coach de esa empresa.

En Smartfit se congeló el cobro de los alumnos sin necesidad de ir a cancelarlo. “Nuestra prioridad es, ante que todo, cuidar la salud y bienestar de nuestros alumnos, familias y staff”, establece el comunicado que se les envió a sus usuarios.

En Barbellbox, orientado al crossfit, cerraron las puertas el lunes en la noche. Se congeló el cobro a sus alumnos y a través de su instagram ha enviado pautas de trabajo a sus alumnos, con videos en los que el coach Alfredo Núñez explica cada movimiento. “La medida de congelar los cobros es para no perjudicar a los alumnos, muchos pagan por adelantado varios meses. Ellos podrán seguir con sus entrenamientos cuando se normalice todo. En paralelo estamos viendo cómo absorbemos todo administrativamente. No es fácil dejar cerrado un box en Las Condes”, dice uno de sus dueños, José Uribe.

El boxeo, que también es utilizado para el acondicionamiento físico, también se aferra a esa lógica. En Knockout, en Santiago, las clases están suspendidas desde ayer. Durante estas fechas se ha desinfectado el gimnasio, los guantes y todos los utensilios que pudieron verse afectados por la pandemia. Los cobros se congelarán. “Con respecto a la recuperación de clases durante los días que no será utilizado el gimnasio, realizaremos un plan recuperativo que será informado una vez que la situación sea controlada”, explican. Sin embargo, hace un llamado hacia el futuro. “En caso que se prolongue por más tiempo, esperamos contar con el apoyo de todos los alumnos de nuestra academia, para que nuestro lugar de esparcimiento y templo del desarrollo del carácter se mantenga por muchos años más”, sostienen.

Comenta