Tabilo y Barrios al mando

Casi por accidente, los dos singlistas debutan como titulares ante Suecia.




Chile enfrenta uno de los desafíos más complejos de la era de Nicolás Massú. Por primera vez desde que el capitán está al mando no contará con sus dos singlistas titulares, debido a la lesión de Christian Garin y a la suspensión de Nicolás Jarry.

Esta situación lo obligó a echar mano a los emergentes Alejandro Tabilo y Tomás Barrios, quienes debutarán como titulares ante los hermanos Mikael y Elias Ymer en la primera jornada de la serie, que se disputará en cancha de cemento bajo techo y con pelotas fabricadas por el propio capitán sueco Robin Soderling.

Justamente, Barrios (282º) será el que abra la serie ante Mikael Ymer (67º). Ambos nunca se han enfrentado en el profesionalismo, pero sí en juniors. Ahí la ventaja es del sueco con dos triunfos y una derrota, todos en 2015.

En tanto, Tabilo (173º) cerrará la jornada ante Elias Ymer (202º), quien volverá a jugar un partido oficial después de dos meses lesionado. Pese a ser de edades similares, en este caso, será el primer enfrentamiento entre ambos.

Ayer, después del sorteo, Soderling habló de la posición del cuadro escandinavo tras las bajas de Garin y Jarry. “Ellos perdieron a sus mejores dos jugadores en el ranking En los papeles somos favoritos, pero deberemos jugar bien para ganar. Chile tiene un buen equipo, Tabilo está jugando muy bien”, comentó.

El exfinalista de Roland Garros añadió: “Tengo buenas sensaciones, tengo buenos recuerdos de la Copa Davis, desde que era un niño, viendo los partidos, y después como jugador. Y ahora como capitán es un momento de gran orgullo para mí. Estoy un poco nervioso, se viene esta serie contra un buen equipo como Chile”.

En dobles, Tabilo y Barrios fueron los escogidos para el tercer punto de mañana. Marcus Eriksson y el veterano Robert Lindstedt serán sus rivales, en un partido que puede ser decisivo para sentenciar la serie.

Chile se juega mucho en la serie. Una victoria depositará al equipo en las finales de la Copa Davis por segundo año consecutivo y le otorgará, de paso, un suculento premio para los jugadores y la federación.

En cambio, una derrota en Europa provocará que el equipo deba jugar en septiembre otra serie en el Grupo Mundial I, para buscar un cupo al repechaje del próximo año.


Comenta