U. de Concepción desciende a San Luis y mantiene su opción de ser campeón

Foto: Agencia Uno

Una victoria por 2 a 0 del Campanil mantiene viva sus ilusiones de ser campeón y sepultó las ilusiones de los canarios de seguir en Primera División.



U. de Concepción 2 – San Luis 0

U. de Concepción: C. Muñoz; H. Berríos, G. Mencia, S. Vittor, R. de la Fuente; A. Camargo (90′, P. Morales) , F. Portillo, H. Droguett; J. Huentelaf (72′, L. Riveros), W. Ponce, J. Benítez (63′, A. Ramírez). DT: F. Bozán.

San Luis: I. González; J. Abarca, J. Pereyra, J. Rojas, J. Mansilla; R. González (21’, N. Espinoza), B. Leal, D. Vicencio (77′, M. Rodríguez), C. Bravo; S. Parada, M. Caballero. DT: M. Riffo.

Goles: 1-0, 2’, Ponce define en el área tras centro de Parada. 2-0, 44’, Portillo de cabeza tras centro de Berríos.

Arbitro: A. Hermosilla. A los 20′, expulsó a González, por tomar el balón fuera del área (SL), y a los 60′, a Ponce (UdC), por pelearse con los rivales; y amonestó a Vittor y Camargo (C); a Vicencio, Lara, Pereyra y Leal (SL).

Estadio Ester Roa. Asistieron 800 personas, aproximadamente.


 

Las dos caras de la moneda. Por un lado, La alegría de Universidad de Concepción por asegurar el cupo a la Copa Libertadores y por mantener la posibilidad de ser campeón. Por el otro, la amargura y tristeza de San Luis por descender de categoría.

Un partido difícil de analizar desde lo táctico. Lo emocional fue un factor predominante. El encuentro comenzó de inmediato favorable a los locales. Una gran jugada colectiva, que inicia con un pase vertical a Droguett que rompe la línea de volantes de los canarios, culmina con un gol de Ponce. Recién iban dos minutos de juego. El golpe anímico fue fuerte para la visita. El descenso se veía más cerca. Para colmo, Ignacio González, portero de los quillotanos, fue expulsado por usar sus manos fuera del área. Dos situaciones que cambiaron toda planificación anterior de los entrenadores. Fútbol.

Aun así, la primera parte no fue cómoda para el Campanil. Con ventaja numérica no dominó la pelota y en varios momentos sufrió ataques por parte de San Luis. De hecho, el elenco de Riffo estuvo muy cerca del empate con un cabezazo que dio en el poste. Pero el desgaste que genera estar con 10 futbolistas, mermó la intensidad de los canarios. Al final de primer tiempo, en otra buena jugada, Universidad de Concepción aumentó la ventaja con un cabezazo de Portillo. Golpe letal para la esperanza de San Luis.

La segunda parte estuvo marcada por la expulsión de Ponce, que tras una dura patada se peleó con los rivales. No pasó a mayores, pero quedaron en igualdad de condiciones. Sin embargo, los canarios no aprovecharon esa ventaja. Anímicamente ya se sentían descendidos. Buscaron darlo vuelta, pero el Campanil es un equipo ordenado, que no cede espacios y que administra bien el juego. Comandados por la simpleza de Camargo, el conjunto de Bozán mantuvo la serenidad y conservó el cero en su arco.

Hugo Droguett causó estragos durante los 90 minutos. Ubicado a espaldas de la línea de volantes, jamás fue detectado por la defensa rival; recibía libre y con espacios para encarar. Tuvo opciones para aumentar la ventaja en el complemento que no concretó. Aun así, no fueron necesarias porque el partido ya estaba definido. Por ahora, la ilusión de ser campeones sigue vigente. La última fecha definirá todo. Para San Luis, el destino ya está resuelto. El próximo año jugarán la Primera B.

Seguir leyendo