Una maravilla de Ribery Muñoz marca la tercera victoria consecutiva de O'Higgins

o'higginsauno

Foto: Agencia Uno.

Desde 48,8 metros anotó el ariete celeste, para sellar el 2-0 del cuadro de Rancagua. Antes, un penal mal cobrado le dio el primer gol al local.


O'Higgins 2-0 Coquimbo Unido

O'Higgins: M. Pinto; P. Magalhaes, A. Acevedo (17', R. Osorio), J. Fuentes, R. Cereceda; F. Ramírez (62', A. Doffo), T. Alarcón,R. Fernández; M. Salas, R. López (46', M. Sepúlveda), J.L. Muñoz. DT: M. A. Figueroa.

Coquimbo: M. Cano; J. Salas, S. Silva, D. Oyarzún, S. Cabrera; M. Yedro (82', C. Canío), F. Cornejo, S. Galani; R. Farfán , J. Pineda (72', J. Roldán), J. Benítez (74', G. Bustos). DT: P. Graff.

Goles: 1-0, 71', Salas, de penal, cometido por Oyarzún a Sepúlveda; 2-0 ,76', Muñoz, desde 45 metros, con Cano adelantado.

Árbitro: C. Rojas. Amonestó a Cano, Silva, Oyarzún (COQ); Cereceda y Pinto (O).

Estadio El Teniente. 7245 personas.

En cursivas, jugadores juveniles.

Un golazo. Eso fue lo que determinó el triunfo de O'Higgins sobre Coquimbo Unido. José Luis Muñoz remató desde 48,8 metros y selló la victoria para los de Rancagua. Su tanto, desde ya postulante a uno de los mejores del campeonato, hizo olvidar que, tal como en la fecha dos ante Universidad de Chile, un mal cobro le entregó el triunfo a O'Higgins como local. Y nuevamente con un penal inexistente.

Ambos cuadros venían de goleadas en la fecha anterior: el local 1-3 a Iquique y la visita, 4-0 a Everton. En el papel, asomaba un buen encuentro y con mucho movimiento en el marcador. Solo en el papel.

En la cancha, con la pelota en los pies, ningún equipo fue capaz de cumplir las expectativas que generaron en la previa. El local no remató ni una sola vez al arco de los piratas, hasta el penal. Y después no volvió a asustar a la visita. Coquimbo manejó la pelota y el trámite del partido: a través de Yedro y Cornejo ganó el mediocampo y controló el encuentro. A pesar de esto, no logró romper el cero del resultado.

En un partido derechamente aburrido y de escaso fútbol, lo más llamativo eran los arqueros. Matías Cano, con una camiseta conmemorativa del Día de la Mujer, con rostros de latinoamericanas que destacaron en diversos ámbitos; y Miguel Pinto, que repelió las dos llegadas a su arco que tuvo Coquimbo.

Hasta la maravilla de Ribery Muñoz, cuando en el minuto 76 vio adelantado a Cano y casi desde mitad de cancha , a 48,8 metros y a 81 kilómetros por hora, remató al arco visitante. El resultado, un golazo. Una genialidad que terminó por sellar el duelo y sentenciar el tercer triunfo consecutivo de O'Higgins.

https://twitter.com/caleranoamorir/status/1104163953989554176

Comenta