Xabier Azkargorta: “Soy el tercero con más puntos en Chile; valoren lo que tienen y no jalen tanto”

El entrenador español reflexiona sobre la Roja y su DT y sobre la presión de los medios de comunicación. También recuerda su controvertido paso por el país, a mediados de los noventa. Fue despedido tras la primera fecha de las Eliminatorias para Francia 98.




Xabier Azkargorta (67 años) tiene muy clara su preferencia en las Eliminatorias, pero también mira de reojo lo que pasa con Chile. No en vano, dirigió a la Roja en el inicio del proceso previo al Mundial de Francia 1998, una etapa que recuerda a regañadientes, pero de la de que rescata los amigos que le dejó. “Mi primer equipo siempre será Bolivia, con la que viví emociones, pero tengo mucha gente amiga, muchos chilenos, y cuando veo a la Roja me alegro de que le vaya bien. Estoy muy al tanto de Colo Colo con Mayne Nicholls, con Quinteros, que fue mi alumno y mi jugador en los mundiales. Sigo a Clarence Acuña en la Conmebol, a Rodrigo Pérez en O’Higgins, con el presidente y actual dueño, Ricardo Abumohor. Parece que están pasando un momento difícil. A Abumohor le tengo mucho cariño, a pesar de que mucha gente crea lo contrario”, dice en su paso por El Diván del Kily, la entrevista deportiva de La Tercera TV.

¿Sabía usted, por ejemplo que Rueda sigue siendo cuestionado?

En Chile te cuestionan hasta que ganas. Al principio, Bielsa fue cuestionado. Sampaoli fue cuestionado. Luego empezaron a ganar, a mostrar una personalidad y ahí se vuelca la tortilla. Nadie duda de Reinaldo Rueda, de su capacidad, pero al principio todo el mundo lo cuestiona. ¿A qué entrenador no se le cuestiona en Chile?

Ya vamos a entrar en su experiencia, seguramente a lo que usted me quiere llevar…

No. No lo quiero llevar a nada. En Chile no hice más que amigos en esa época, a pesar de que hubo mucha oposición por parte, también, de los propios entrenadores chilenos. Uno reconoce en la historia su papel, su protagonismo en determinados momentos, pero, a ver, le voy a dejar una cosa bien clara, muy clara: el fútbol, para mí, es para hacer amigos. Y hay gente que quiere utilizar el fútbol para hacer enemigos. No lo entenderé nunca.

A Rueda se le cuestiona por el estilo de juego, seguramente porque el chileno se acostumbró a una concepción distinta con Bielsa y Sampaoli, mucho más vertical. ¿Ese cambio hay que asumirlo como que se puede dar?

No es que se pueda dar. Es que se da. Al principio, tanto Bielsa como Sampaoli fueron muy resistidos. Lo que pasa es que siguieron. Sampaoli venía de un trabajo con la U espectacular. Bielsa no había tenido grandes éxitos con una selección como la argentina. Sin embargo, mantuvo su fe, mantuvo su estilo y, al final, obtuvo sus resultados. Lo que sí he visto es que no es fácil trabajar en el fútbol chileno. La pregunta es por qué. ¿Por qué un hombre como Rueda, con el currículo que tiene, con lo que ha triunfado en varios países, tiene que tener problemas en Chile? ¿Se han preguntado alguna vez eso?

Quizás sea porque el hincha chileno es demasiado exitista…

No lo sé. ¿Y qué pasa en la Libertadores con la Católica, con la U y con Colo Colo? ¿Qué pasa con muchos otros equipos que la Libertadores tampoco…? ¿Y qué pasa? ¿Todos los técnicos que llegan a Chile no tienen nivel?

También pasa por una carencia de futbolistas…

¿Y ustedes, qué responsabilidad tienen? Ustedes siempre multiplican los errores. A pesar de haber perdido en Montevideo 2-1, a mí me gustó mucho el juego de Chile. Se apoyó en jugadores de la generación anterior. Y eso que jugadores como Isla no estaban y podían haber aportado algunas cosas más, pero el equipo funcionó. El equipo se basó en Arturo, en Alexis Sánchez, en Fuenzalida, en Aránguiz. Lo que pasa es que ocurrió lo que ocurrió. Que si el VAR, que si el penalti, que si el gol de última hora. Si yo fuera hincha, estaría tranquilo y esperaría orgulloso.

La percepción de los medios y de los hinchas fue bastante favorable…

¿Puedo hacer una petición a través de usted?

La que quiera…

A la prensa chilena: apoyen a Rueda. Apóyenlo. Denle el empujón que necesita. Es un gran técnico, una gran persona. Es una persona que no les va a engañar. Entonces, apóyenlo. Ya sé que es una petición de Xabier Azkargorta, pero, por favor, apóyenlo. Merece la pena apoyar a gente así.

¿Cuando dice que ‘es una petición de Xabier Azkargorta’ está extrapolando la experiencia que está viviendo Rueda a la suya?

No. Estoy diciendo que, a pesar de que en la historia de Chile, de los puntajes obtenidos, estoy tercero. Que después de Bielsa y de Sampaoli, aunque mucha gente no lo crea, soy el que más puntos ha obtenido… Gente como el Chuleta Prieto, como Fernando (Carvallo), como Harold Mayne-Nicholls, como muchísima gente, son amigos míos y están ahí… Por favor, valoren lo que tienen y no jalen tanto. Porque, jalen o no jalen, van a seguir teniendo sus programas, su televisión, pero apóyenlo. Merece la pena.

¿Cree que Chile fue ingrato con usted?

No. Y, además, no estamos para hablar de eso. Estamos para hablar de las actuales Eliminatorias. Punto. Soy muy agradecido de la gente de Chile. De la que me dio esa oportunidad de estar ahí y de los amigos que hice en aquella época.

Claro, pero sería inexcusable no aprovechar esta oportunidad para recordar ese proceso…

No. Esos recuerdos no merecen la pena. A ver. Nosotros hicimos un plan. Estaba metida una Copa América en Uruguay, que no resultó lo positiva que podía ser. Luego empezaron las Eliminatorias. Obtuvimos un empate en Venezuela que entonces era una tragedia y luego era un resultado excelente, pero no más, ya está. Hablar de eso ahora, en 2020, me parece un retroceso absurdo.

Llama la atención lo que usted plantea. Un técnico no se va después de la primera fecha y tras un empate de visita. Y a usted le pasó…

Ahí está. Punto. No voy a hablar de ese tema. Y casi me arrepiento de haber planteado el tema, pero les pido que apoyen a Rueda, que es el entrenador del equipo de todos.

¿Se siente responsable del surgimiento de alguna figura chilena?

No, ninguna. Hice un trabajo que me llamaron hasta el punto que pude y ya. Se acabó. No vuelva. Si quiere volvemos y, si quiere, le doy otra vez la misma respuesta y así podemos estar todo lo que quiera.

¿Sabía que jugadores como Nelson Tapia y Esteban Valencia que han elogiado su trabajo?

Lo he sabido y agradezco muchísimo lo del Huevito Valencia. A propósito, ahora que está tan de moda que el zurdo juegue por la derecha, él lo hacía en esa posición con nosotros. Se trata de un trabajo para el que se me contrató, que intenté hacer. Que quizás no salió tan mal como en un principio parecía. Si usted recuerda cómo me despedí con dos frases. Una que no sé por qué se hizo tan famosa, cuando es una frase muy dicha, lo de que “muerto el perro, se acaba la rabia”. Y la otra fue: “nos vemos en Francia porque este equipo está preparado y trabajado para estar en Francia”. Y, efectivamente, ese equipo jugó el Mundial de Francia. Ha dicho que Chile frente a Colombia juega un partido decisivo, ¿cómo va a ser decisivo si son 18 partidos y es el segundo?

¿Le hubiese gustado tener una revancha en Chile? ¿Se la ofrecieron?

No me ofrecieron, pero me hubiera gustado. Sí. Creo que tengo alguna deuda pendiente con el fútbol chileno.

¿A nivel de club o de haber tenido una nueva oportunidad en la Roja?

De todo. A nivel de fútbol chileno.

¿Cómo lo han tratado cuando ha vuelto a Chile?

Bien. Una vez estuve con Sampaoli. Me dijo que estuvo en un curso que dicté en Mendoza y que le gustaron muchas de las cosas que dije.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.