Rafael Araneda, animador de CHV: “Tenemos que buscar alternativas y ser capaces de contraprogramar”

Rafael Araneda conduce La mañana. Foto: Mario Téllez

El conductor de La mañana regresará al horario prime con The wall. También habla de la salida de Pamela Díaz del matinal de la señal.


La última incursión de Rafael Araneda en el horario prime fue ¿Quién dice la verdad?, el año pasado, y los resultados no fueron convincentes. Con The wall, la nueva y ambiciosa apuesta de Chilevisión, el animador pretende contar una historia distinta y salir a conquistar la audiencia nocturna. El programa de concursos es una franquicia de la NBC, de EE.UU., y en cada capítulo hay una pareja de participantes que debe responder preguntas de cultura general situados frente a un muro que va marcando sus aciertos. Si lo logran, pueden ganar hasta $250 millones. Todavía no está definida la fecha de estreno del espacio, que ya se grabó íntegramente en Sao Paulo. Araneda explica: “No hay ningún estudio, por lo menos en Chile, donde tú metas un edificio dentro de un edificio. El muro mide 12 metros, lo que equivale un edificio de cuatro pisos. Entonces, allá hay un lugar que fue adaptado para este muro, y todos los participantes viajaron para allá”.

Antes de Pasapalabra, los programas de concursos venían a la baja. ¿Cree que es así?

Más que una baja, no hubo programas de juegos que lograsen cautivar. Pasapalabra es un extraordinario formato que logra cautivar. Cuando ha habido formatos que convocan, les va bien, y creo que estos son formatos convocantes. Con The wall, la gente va a querer jugar. Está en otro tono que Pasapalabra, son otros montos, y tiene otras velocidades. Más adelante vendrá Bake off, también en la línea de convocar, de jugar. Creo que nunca se ha visto un programa en la TV chilena como este, con esta factura.

¿Y dicha factura está acorde con la realidad actual de la TV?

Está acorde, porque sino no se hubiese realizado, punto uno. Acá hay gente que maneja los números, y les cuadró perfectamente. El tema es dónde invertir, cuándo invertir y en qué invertir. Acá, la gran inversión está en el premio y en el muro. Los mismos que tomaron la decisión de apretar, consideran que aquí el dinero está bien puesto. Entonces yo no soy nadie para poner en duda esa decisión.

Por lo mismo, por los costos, es un programa que necesita rating. ¿Sus expectativas son altas?

Creo que primero tiene que aspirar a posicionarse, y luego a entrar en la pelea, como todos los programas que buscan un espacio. Ahora, hay que ver la hora y el día, y cada día y cada hora tienen un escenario distinto. Si no hay espacio, hay que hacérselo, no todo puede ser ficción. Tenemos que buscar alternativas y ser capaces de contraprogramar.

¿A qué atribuye el alza de rating de La mañana?

El matinal ha tenido los cambios que el canal desde el año pasado quiso hacer. Cambios en el equipo, los que se fueron ajustando, y llevando a la pantalla, y dieron muy buenos resultados. En noviembre o diciembre, estábamos, de frentón, en un ascenso. Tuvimos un muy buen enero, y un extraordinario febrero, apoyado por Viña. Y en marzo ganamos el mes. Después nos hemos sostenido en un sólido segundo lugar, que nos llena de orgullo. Estamos contentos, pero sabemos que el escenario en ese horario está híper competitivo.

¿Cuál es su postura sobre los dichos de Pamela Díaz y su posterior desvinculación del matinal?

Mi postura ya la di a conocer donde corresponde, en las instancias que corresponden. Hablé con el equipo y con las personas involucradas. El resto, desde mi posición, es ponerle aliño a un plato que se puso un poco amargo, y yo quiero que las cosas sean más dulces para todos. No es bueno seguir hablando de un tema así.

Cristián Sánchez dijo en La Tercera que está preparado para animar Viña con Diana Bolocco. ¿Le gusta esa pareja?

El respeto que tengo por la Quinta Vergara, por lo canales y los equipos de producción que hoy están trabajando, me lleva a decir que son ellos los que tienen una decisión que tomar. No me gustaría a mí, como un hombre que estuvo ocho años sobre ese escenario, ni siquiera entrar en el juego de la imposición. Quiero un montón a Cristián y a la Diana. Si fuera por amistad, digo: ‘echémosle para adelante’.

Seguir leyendo