La caída de Nicolás Jarry: la magnitud del positivo por anabolizantes que sacude de nuevo al deporte chileno

Jarry

El tenista chileno arriesga de uno a cuatro años de suspensión, pues su infracción es considerada como una de las más graves por el Código Antidopaje: el consumo de sustancias que potencian la musculatura.




Nuevamente, los anabólicos ensucian el deporte chileno. Y esta vez, Nicolás Jarry es quien pasó a ingresar en la lista negra, tras detectársele estanozolol y ligandrol, dos sustancias de máxima prohibición por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Fue una muestra de orina tomada el 19 de noviembre en Madrid, mientras Jarry defendía al Chile en las Finales de la Copa Davis, la prueba con la que la ITF y la AMA culpan al 78º del mundo por infringir las normas de juego limpio.

No es una acusación menor. El estanozolol, uno de los anabólicos más clásicos, "estimula la síntesis proteíca", explica la Agencia Antidopaje Española (AEPSAD). "Es un esteroide sintético derivado de la testosterona que promueve el desarrollo muscular", añade. Pese a sus beneficios, sus contraindicaciones son claras: "Puede ocasionar serios trastornos sexuales y gonadales si se utiliza en niños jóvenes. Como todos los esteroides anabólicos, el estanozolol suprime la función gonadotrópica de la pituitaria y puede ejercer un efecto directo sobre los testículos".

El Ligandrol, en cambio, es un SARM (Modulador Selectivo de los Receptores Androgénicos, por sus siglas en inglés), un sofisticado agente anabolizante que ofrece resultados similares a los de la testosterona, pero sin tantos efectos secundarios.

Dados sus consecuencias en el cuerpo humano, ambas sustancias están ordenadas bajo la categoría S1 del Código Mundial, es decir, son agentes anabolizantes, prohibidos en todo momento.

Por ello es que el futuro de Nicolás Jarry no es muy promisorio. Aunque asegura su total inocencia, la AMA estipula como mínimo un año de suspensión por su infracción, la que se podría incluso extender hasta cuatro años, sanción que comenzó a correr desde hoy.

Su infracción es similar a la de Natalia Duco, quien fue sancionada por tres años por presencia de GHRP-6 en una muestra de orina. Aunque la hormona detectado a la lanzadora de bala está catalogada como un péptido (Categoría S2), ambas sustancias son consideradas no específicas, por lo que los castigos a los que se expone Jarry son similares.

Será el tribunal de la ITF quien ahora iniciará una investigación para determinar o no el nivel de culpa del chileno, quien por lo pronto se perderá el ATP 250 de Santiago. Aparte de ver muy amenazada su temporada y los Juegos Olímpicos de Tokio.

Pese al beneficio que en su musculatura produjo teóricamente el consumo de los anabolizantes prohibidos, el tenista no consiguió sacar ventaja deportiva. Perdió sus dos encuentros disputados en Madrid ante sus rivales suecos.

Comenta