Liceo Lastarria en vilo: alumno roció con bencina al director del recinto

Mientras se desarrollaba una tocata por el día del estudiante, el 23 de mayo un violento hecho se registró en el establecimiento de Providencia y que mantuvo a su máxima autoridad con licencia y al recinto con clases virtuales por casi dos semanas.


En la comunidad escolar del Liceo José Victorino Lastarria de Providencia aún recuerdan vívidamente el 23 de mayo. Ese día, en medio de incidentes al interior del recinto protagonizados por algunos estudiantes, el director del establecimiento -Juan Pablo Vásquez- fue rociado con bencina por un alumno.

¿El contexto? Ese día se realizaba una jornada especial por el día del estudiante y una de las actividades era una tocata musical, algo habitual en el recinto. De ella participaban los alumnos más grandes -tercero y cuarto medio- cuando repentinamente un grupo de entre 20 y 25 estudiantes intentaron salir a la calle provistos, entre otras cosas, de bombas molotov, según testigos. En ese momento y acorde al relato de algunos miembros de la comunidad escolar, un grupo de directivos y profesores intentaron bloquear su paso para evitar que salieran a la calle a manifestarse. Fue en medio de eso que uno de los alumnos le lanzó bencina al director del recinto, sin agredirlo ni intentar prenderle fuego.

El hecho, hasta hoy, pasó medianamente desapercibido, más allá de algunos posteos en la red social X, aun cuando ese día la dirección del establecimiento envió un comunicado a su comunidad: “Junto con saludar, lamentamos nuevamente informar que hoy, cerca de las 11:00 horas, un grupo de alumnos, interrumpió la jornada habitual de clases, para iniciar una violenta manifestación, tanto al interior como al exterior del establecimiento”.

Debido a la gravedad de los hechos, proseguía el texto, “se hizo presente personal de Carabineros de Chile, quienes apagaron las barricadas y disolvieron la manifestación, la cual –hasta el minuto- no tiene justificación, ya que el alumnado no ha realizado ninguna demanda o petición especial”.

Las manifestaciones y el violento hecho en contra del director del recinto inmediatamente obligaron la suspensión de clases para terceros y cuartos medio, mientras que de kínder a sexto básico se tuvieron que activar protocolos de resguardo. Además, para ese viernes se acortaron las jornadas para los niveles menores -kínder a sexto básico- y se suspendieron las clases desde séptimo básico hasta cuarto medio debido a la realización de un Consejo General de Funcionarios, donde se determinó hacer clases online desde el 27 al 31 de mayo. El director, además, estuvo con licencia por algunos días.

En paralelo y según el comunicado, acorde al Reglamento Interno de Convivencia Escolar (RICE) del establecimiento, “se inició una investigación para identificar a los estudiantes involucrados, y aplicar las sanciones correspondientes a todos los que resulten responsables. Como dirección del liceo condenaremos siempre los actos de violencia que ponen en riesgo a la comunidad educativa, y a la ciudadanía en general. No nos temblará la mano en sancionar a los responsables, porque consideramos que no representan el espíritu lastarrino, y que sólo buscan el caos y el desorden”. Tras esas pesquisas se indentificó a 10 estudiantes a quienes se les aplicará los protocolos internos del liceo.

Algunos días después, el diputado republicano Stephan Schubert ofició a la Municipalidad de Providencia para que informe las medidas disciplinarias que adoptaría el liceo “ante los hechos de violencia escolar perpetrados por estudiantes el día 23 de mayo, tanto dentro como fuera de las dependencias del establecimiento”.

Desde el día del ataque al director, los incidentes se han repetido en el Lastarria. ¿El último? El miércoles recién pasado, cerca de las 09:40 horas, un grupo de estudiantes rompieron candados y abrieron las puertas del liceo, saliendo a realizar manifestaciones al exterior del establecimiento, lo que obligó a adelantar la hora de salida de terceros y cuartos medios.

“Los estudiantes no han realizado petitorios, salvo señalar que se deben reorganiza evaluaciones diarias, lo cual fue aceptado, y se indicó que, desde la Unidad Técnico Pedagógica, se resolvería esta problemática”, señalaron ese día desde la dirección.

Los problemas, en todo caso, se vienen arrastrando hace tiempo: ya en abril un grupo de alumnos se había tomado el liceo y en mayo algunos encapuchados protagonizaron incidentes al exterior al instalar barricadas junto a la destrucción de paraderos de buses.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.