Cómo evitar la indigestión de los asados y celebraciones de manera responsable

Asado-01-1.jpg

El exceso de alimentos grasos y de bebidas alcohólicas suelen generar una serie de molestias estomacales que muchas veces se tratan sin la medicación prescrita por un especialista, con fármacos como el Omeprazol o la conocida sal de fruta. Enrique Urra, académico de Química y Farmacia de la Unab, nos entrega claves para enfrentar y también evitar estos síntomas de cara a los festejos de este fin de semana largo.



Así como las empanadas, los terremotos y los choripanes, algunos medicamentos para tratar molestias y enfermedades gástricas como el Omeprazol y la conocida sal de fruta se han transformado en productos muy consumidos en las Fiestas Patrias, como respuesta a las molestias que generan los alimentos grasos y muy condimentados que además suelen combinarse con bebidas alcohólicas durante los festejos.

A pesar de que en general este tipo de fármacos son seguros, existen algunos efectos secundarios que se pueden evitar con una adecuada medicación por parte de un especialista, al cual se le debería hacer una visita para un diagnóstico más certero, especialmente si persisten los malestares. Además, siempre será recomendable controlar los volúmenes de comida y de bebidas para poder disfrutar del fin de semana largo sin llegar a sufrir síntomas desagradables como la acidez y el reflujo.

Enrique Urra, académico de la carrera de Química y Farmacia de la Universidad Andrés Bello, sede Concepción, nos explica las causas y las consecuencias que traen los excesos en celebraciones como las que tendremos este 18 de septiembre. “Es típico que en estas fiestas uno consume un poco más de lo habitual algunos alimentos calóricos, como carnes y empanadas, lo que nos puede traer como consecuencia un incremento de peso por el aumento en las calorías consumidas. Por otro lado, están los típicos problemas gástricos que produce esto, que dicen relación con un aumento en la secreción de ácido en el estómago. Eso nos puede provocar algunos síntomas característicos de un cuadro de gastritis, como ardor en el estómago y reflujo, que serían las consecuencias de este exceso de alimentos, los que además muchas veces son muy condimentados, como el caso de las empanadas”, señala.

Mezclas que se deben evitar

En relación con cuáles son los alimentos que más provocan molestias estomacales, aun cuando existen alimentos bastante conocidos que provocan manifestaciones como reflujo o acidez, el químico farmacéutico afirma que, más allá de las combinaciones, son las cantidades las que se deben regular para no pasarlo mal en las fondas y los asados familiares.

“El principal problema por un lado son los volúmenes, y por otra parte además consumimos mayor cantidad de alimentos con un alto contenido graso, los que pueden aumentar las posibilidades de tener molestias como el reflujo. Por otro lado, también está el mayor consumo de alcohol, el que también por sí mismo genera irritación de la mucosa gástrica. El consumo de bebidas gaseosas igualmente provoca inconvenientes. También hay otros alimentos que provocan problemas como la cebolla, un componente esencial de las empanadas y de otras comidas que igualmente van a generar un cuadro de reflujo gastroesofágico. Entonces son varios los alimentos y las combinaciones que pueden generar problemas”, revela.

De todas formas, Urra señala que, si bien es mejor evitar las mezclas, no hay una combinación estrictamente prohibida para estas Fiestas Patrias. “Si ingerimos grandes volúmenes de alimento de todo tipo y más encima consumimos bebidas que eventualmente pueden provocar síntomas gástricos, obviamente es más contraproducente. Pero no existe una combinación que sea contraindicada de forma absoluta. El tema pasa más por el autocuidado, regular las cantidades de comida y también el consumo de alcohol”, indica.

¿Omeprazol o sal de fruta?

Uno de los medicamentos gástricos más comunes para tratar molestias como la acidez y el reflujo es la conocida sal de fruta, un producto de fácil acceso que se puede comprar no solo en las farmacias, sino que también en almacenes de barrio, ferias y supermercados. A pesar de ser seguro, el académico de la Universidad Andrés Bello recomienda tener precaución con su uso ya que se podrían estar ocultando síntomas de alguna enfermedad crónica.

“Este tipo de medicamentos por lo general son para manejar síntomas. Si uno los utiliza de manera esporádica y puntual, no genera mayores problemas. Las complicaciones surgen cuando estos síntomas son recurrentes y se utilizan constantemente estos medicamentos sin que haya un diagnóstico detrás, porque con esto se enmascara una manifestación y se podría estar escondiendo una enfermedad o una patología de mayor gravedad”, apunta.

En la misma línea, Urra asegura que “el síntoma es la manifestación de la enfermedad. Entonces si tenemos una persona que tiene acidez y reflujo todos los días, probablemente hay una enfermedad que está ocasionando eso. Por otro lado, el uso de antiácidos como la sal de fruta puede generar algo que se llama hiperacidez de rebote. Eso nos lleva a un círculo vicioso, porque estamos consumiendo el antiácido que, cuando su efecto se termina, provoca que nuestro estómago comience a producir más ácido y eso nos lleva nuevamente a tomar la sal de fruta y así caemos en este círculo vicioso”.

Sobre el Omeprazol, otro de los fármacos comúnmente utilizados para tratar la acidez, el químico farmacéutico afirma que “si bien es un medicamento con un perfil de seguridad y eficacia bastante favorable, su uso crónico puede asociarse al desarrollo de ciertas infecciones a nivel intestinal, provocando cuadro como colitis pseudomembranosa. Se ha asociado también a deficiencias en la absorción de ciertas vitaminas y también de otros medicamentos que son de consumo crónico. En definitiva, en el caso del Omeprazol no sería recomendable usarlo para tratar síntomas producto del exceso de un determinado alimento, sino que debe ser prescrito por un médico”.

¿Cuándo visitar a un especialista?

Al ser consultado sobre cuándo es recomendable visitar a un médico en caso de sufrir las consecuencias de un fin de semana de excesos, Urra afirma que lo mejor sería hacerlo “cuando los síntomas o las manifestaciones afectan nuestra calidad de vida. Si es una persona que no experimentaba estos síntomas y la duración trasciende lo que uno podría considerar normal y razonable tras el consumo de ciertos alimentos, lo mejor sería ver a un especialista. Todos seguramente nos vamos a comer un choripán y eso nos podría generar cierta flatulencia o malestar, pero si esto persiste más allá de un tiempo razonable ya sería adecuado consultar a un médico. El tiempo razonable depende de cada person y no existe un absoluto a este respecto. Yo en lo personal no tengo ninguna enfermedad de base, pero si estoy tres o cuatro días con estas manifestaciones me preocuparía y consultaría a un especialista por esta situación”.

Regular la cantidad…el mejor consejo

Por último, el académico de la Unab entrega sus recomendaciones para no pasar un mal rato durante las celebraciones “dieciocheras” de este fin de semana largo. “Lo fundamental acá es regular los volúmenes de alimentos que consumimos. Seguramente todos nos vamos a comer más de una empanada o tomar más de un terremoto, pero el tema está en controlar cuánto consumimos para así evitar complicaciones mayores, sobre todo si una persona tiene antecedentes de úlcera gástrica o de reflujo gastroesofágico, ya que a ellos estos alimentos con mayor contenido de grasa, muy condimentados o el exceso de alcohol les generan un mayor riesgo. Para estas personas idealmente evitar el consumo o, en su defecto, consumir pequeñas cantidades”, manifiesta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.