Tres historias que inspiran: profesionales que vuelven a la universidad en modo “Advance 100% online”

Ilustración: Catalina Naranjo.

Nicolás Bustos, Paulina Jungk y María José Guarda ya tienen sus títulos profesionales, pero sueñan con más. Decidieron que éste era su momento de volver a estudiar una nueva carrera para dar un vuelco en sus vidas, y encontraron lo que buscaban en la nueva modalidad advance 100% online de Universidad San Sebastián. Conoce sus historias en la siguiente nota.




Nicolás Bustos está en pleno centro de Concepción, luego de terminar una capacitación para una reconocida tienda del retail local. Está cansado tras una agitada semana, pero aún tiene energía para prender su computador y continuar con sus clases para obtener el título profesional de contador auditor.

Desde hace unos años, Bustos se desempeña como auditor de inventario, labor que lo lleva a viajar por todo Chile, revisando la situación de los locales comerciales de la compañía. Pese a que no pasa mucho tiempo en un lugar físico, Nicolás hace rato que quería volver a estudiar. Le gusta su trabajo, y por eso se puso como meta adquirir nuevos conocimientos para escalar en oportunidades al interior de la empresa.

Nicolás Bustos.

Él estudia la carrera de Contador Auditor y lo hace completamente online. Tiene clases con compañeros en una sala virtual, y se comunica con los profesores para resolver dudas o sugerencias. En su caso, optó por un formato donde el valor está en ser autodidacta y ocupar los tiempos libres en medio de jornadas laborales.

No se trata de clases online tradicionales, sino que ingresa a una plataforma web especialmente diseñada, con la información que necesita para avanzar en las materias formativas de su nueva carrera. Nicolás es parte de la primera generación de más de 500 estudiantes de las carreras online en modalidad Advance que la Universidad San Sebastián (USS) comenzó a impartir durante este año.

¿Qué es Advance?

Las opciones que entregan las instituciones de educación superior para profesionales que quieren volver a estudiar son variadas, e incluso van más allá de un diplomado o una especialización. En otros casos, existe la posibilidad de estudiar una carrera de pregrado de forma flexible, complementando el tiempo familiar con estudios digitales.

Luego de la experiencia forzada de miles de estudiantes al continuar sus estudios desde sus casas, las carreras online aumentaron su prestigio, a la vez que adquirieron mayor cantidad de herramientas que se utilizan para que una persona se forme remotamente. En particular, las carreras Advance son pensadas para alumnos que ya tienen una carrera previa, (o estudios incompletos) una base que les permite desarrollar en un período no mayor a ocho trimestres una nueva profesión.

Patricia Llach, directora de las nuevas carreras Advance 100% online de Contador Auditor y Administración de Empresas de la USS.

Patricia Llach es la directora de las nuevas carreras Advance 100% online de Contador Auditor y Administración de Empresas de la USS. Dice que el valor central de estudiar en este formato recae en su diseño instruccional: “El estudiante cuenta con diversos tipos de contenido plasmado en la plataforma, de tal manera que pueda ir siguiendo sus estudios, leyendo secuencialmente y enfrentando diferentes grados de dificultad, contando con retroalimentación constante por parte del académico a través de foros programados. La plataforma posee variados formatos: infografías, podcasts y vídeos hechos por los docentes de la carrera, entre otras innovaciones, para poder cumplir con sus expectativas y objetivos académicos”.

En ese sentido, la directora agrega que la planificación también incluyó a una plantilla de docentes, de los cuales el 95 por ciento posee experiencia con modelos online. Son académicos que imparten clases, y fueron ellos mismos quienes diseñaron y siguen diseñando los materiales de la clase, desde los videos interactivos, hasta los exámenes solemnes para la evaluación del aprendizaje.

En Perú y en la USS al mismo tiempo

Las carreras Advance cuentan con dos tipos de estudiantes. Uno es aquel que ingresa a estudiar tras contar con un título afín a la profesión, contando con siete trimestres de estudio.

Paulina Jungk, ingeniera comercial especializada con un MBA, es una de las estudiantes que ingresó a Contador Auditor en modo 100 por ciento remoto. La particularidad es que reside en Perú con su familia desde hace dos años. Cuenta que, a lo largo de su vida, por distintos motivos, “siempre he tenido contacto con contadores, muchos de ellos amigos empresarios que me invitaron a crear mis propios negocios”. Esas experiencias la llevaron a convencerse de que dicha profesión era necesaria aprenderla en profundidad.

Paulina Jungk.

“Decidí lanzarme aprovechando que, ahora con la pandemia, se han abierto un montón de opciones de buenas carreras online”, cuenta Jungk, tras pasar por sus hijos al colegio, algo tan simple, cotidiano y a la vez tan significativo que -no obstante- demuestra los beneficios de poder estudiar y estar presente con su familia al mismo tiempo. Si bien ha pasado más de una década desde que estudió por última vez en una institución de educación superior, de a poco se ha ido adaptando a la plataforma.

Una psicóloga que estudia ingeniería

Las carreras Advance 100% online de la USS también admiten profesionales que vienen de áreas no afines a la carrera. Para ellos existe un trimestre de nivelación, donde recibe la formación básica para comenzar su carrera.

Este es el caso de María José Guarda, psicóloga laboral que ingresó a Ingeniería en Administración de Empresas. Hace dos años, al comienzo de la pandemia, regresó de Santiago a vivir con su familia en su natal Panguipulli, la hermosa “ciudad las rosas”, ubicada en la precordillera de la región de Los Ríos junto al lago del mismo nombre. María José relata que su opción por estudiar online nació ante los gastos económicos que significa trasladarse desde Panguipulli hasta una ciudad con universidades.

María José Guarda.

Guarda llevaba desde 2019 pensando en tomar una carrera Advance en la USS. En ese entonces, solo existía la opción presencial, pero que -dice- “esta nueva modalidad online se adapta a mis necesidades y sueños”. A ello, la profesional argumenta que la universidad le permite contar con todos los beneficios de un estudiante tradicional, con la opción de acudir a las otras sedes (Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt) para acceder a servicios como fotocopias, bibliotecas, o espacios de estudio.

Los sueños por cumplir

Si bien aún quedan varios trimestres para pensar en sus nuevos derroteros laborales, Nicolás, Paulina y María José ya visualizan algunas proyecciones.

Nicolás Bustos dice que “busca fortalecer el conocimiento, porque los títulos son los que pesan para destacarte frente al resto. Complementar carreras distintas me va a permitir tener una visión más holística de lo laboral, y seguir entusiasmado para que, tras terminar los dos años de formación, pueda encontrar un nuevo rumbo en mi vida al interior de la compañía”.

Para María José Guarda, en tanto, la administración le permitirá complementar sus conocimientos de psicología con lo que le falta en el área de las finanzas y la administración en general. “Va a ser un plus frente a nuevas opciones de trabajo. Afortunadamente, mi padre tiene emprendimientos acá en Panguipulli, cabañas y servicio de transporte turístico. Voy a tomar las riendas de ambas en lo administrativo, y lo veo como una oportunidad de seguir los sueños de mi familia. También será el inicio para crear mi empresa de consultoría en la zona”.

A su turno, Patricia Jungk dice que ingresó a estudiar con una buena amiga a la universidad: “Tenemos el sueño de que, al terminar de estudiar, podamos armar una empresa de servicios que preste asesorías contables. Mi intención es volver a Chile y, si esto se retrasa, puedo ofrecer mis servicios desde el extranjero. No es fundamental estar presente para poder hacer las cosas que uno quiere, como estudiar”, afirma desde Perú.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.