Ciclismo indoor para no detenerse en cuarentena

La necesidad de quedarse en casa para disminuir la posibilidad de contagio por coronavirus puede ser una oportunidad para mantenerse en forma de manera distinta. Gracias a la tecnología, una interesante alternativa es pedalear desde el lving de tu casa, compartiendo la ruta con amigos y recorriendo los mismos caminos que se atraviesan en el Tour de Francia o el Giro de Italia.




Andar en bicicleta es una de las actividades físicas más completas y, también, una de las más populares hoy en día, por ser un buen instrumento para hacer deporte y mantenerse en forma. Sin embargo, cuando las condiciones externas no acompañan, se hace muy difícil salir a la calle a entrenar.

Generalmente, lo que complica hacer ejercicio al aire libre es el clima. Lluvia o exceso de frío no son buenos compañeros, sobre todo por las lesiones que pueden generarse. Pero, en las últimas semanas otro ha sido el tema. Debido a la pandemia por el Covid-19, las personas han debido quedarse en casa con el objeto de disminuir las opciones de contagio y así evitar que siga extendiéndose el virus, lo que imposibilita a muchos de su espacio de entrenamiento, especialmente para quienes realizan actividades de larga distancia.

El ciclismo es uno de los deportes que se ve afectado con el hecho de quedarse en casa. Y para lo que antes hubiese sido un problema casi sin solución, hoy existe una opción interesante: instalar un rodillo en la bicicleta (desmontando la rueda trasera), lo que permite hacer ejercicio y pedalear estando dentro de la casa. Y si bien eso era una práctica más o menos común, lo que hoy cambia es la posibilidad de agregar un elemento tecnológico (dependiendo del dispositivo que se tenga) que te permitirá medir la fuerza que se está haciendo en el ejercicio y luego desplegarlo virtualmente.

Con este sistema que se conecta en una gran interfaz (Zwift) ya no es necesario salir para compartir con otros usuarios, donde conviven virtualmente, comparten datos, comentan sus avances y, en términos generales, conforman una gran cibercomunidad.

Así, desde el lugar que elijas indoor, hoy es posible correr en intrincadas rutas y, dependiendo de tu nivel de desarrollo, el software te puede ofrecer los circuitos más idóneos, dándole a esta experiencia la sensación de estar constantemente evolucionando.

Las ventajas de los rodillos son múltiples: no se depende de las condiciones climáticas, se puede hacer a cualquier hora sin estar pendiente de si hay buena luz para salir a pedalear, se evita el tráfico, semáforos, riesgo de accidentes, entre otros.

Además, en ocasiones puede ser complicado encontrar un terreno adecuado para entrenar intervalos, por lo que con este sistema puedes obtener intervalos controlables de manera inmediata. Con el rodillo y este software se puede entrenar de manera fiable el umbral de lactato, los picks de aceleración de una carrera y distintos ejercicios de potencia, sin la necesidad de buscar circuitos específicos. Basta instalar tu bicicleta a un rodillo y conectarse a un circuito de Zwift para vivir la experiencia del entrenamiento o, incluso, competencia en cosa de minutos.

Cabe destacar que el ciclismo indoor no está libre de perjuicios. La comodidad de la actividad está provocando que muchos ciclistas elijan entrenar solamente con rodillos, en desmedro del entrenamiento al aire libre, obviando elementos fundamentales de la competencia real.

No obstante, Daniel Bretti, Técnico Grado 3 de la Unión Ciclista Internacional, es un gran defensor de este sistema. El técnico destaca que, en primer lugar, existe la posibilidad de analizar y controlar la carga de trabajo en función de los datos obtenidos durante el entrenamiento. “Se sistematizan datos duros para después sacarlos a la calle de la mejor manera. Además, es posible desarrollar diferentes metodologías de trabajo, dependiendo de los resultados que obtenga quien se ejercite. Con este tipo de sistema es posible mantener la continuidad durante la semana, haciendo trabajos específicos en poco tiempo

Y, claro, si bien él tiene un grupo llamado la "Squadra Bretti", con quienes trabaja ruta el fin de semana, durante los días de semana entrena puertas adentro en grupo, o de manera remota, lo que demuestra la flexibilidad de esta dinámica de entrenamiento.

De todas formas, y a pesar de sus múltiples beneficios, el coach reconoce que los rodillos solo son una parte del ciclismo y en ningún caso vienen a reemplazar la actividad. “Es cierto que los rodillos son un muy buen entrenamiento, pero están lejos de ser lo que es la calle”, señala el técnico nacional.

En pleno proceso de cuarentena tras la acelerada proliferación del Covid-19, se asoma como una de las mejores opciones para mantenerse en forma en colectivo, sin violar el llamado al ‘distanciamiento social’.

Comenta