La pasión virtual del automovilismo

El automovilismo mundial detuvo los motores por el Covid-19. Sin embargo, el deseo de correr no se puso en neutro y, aprovechando plataformas electrónicas, destacados pilotos se han sumado a competencias online.




Ayrton Senna decía que "correr, competir, lo llevo en la sangre, es parte de mi vida". La pasión por la velocidad, el deseo de estar frente a un volante y la adrenalina que se consigue al llegar a una curva y frenar un metro después que sus rivales para salir encabezando una competencia son sensaciones que poco entiende la razón.

Esa especie de mundo paralelo, con las emociones al límite, es lo que ha buscado con fuerza en los últimos años el automovilismo virtual, aquel que se intenta emular desde el living de la casa. Con la ilusión de “robarles” algo de ese realismo mágico que tienen los circuitos, los fanáticos tienen la opción de subirse al podio o competir contra famosos corredores a través de un mando electrónico.

Sin embargo, ese desarrollo nunca fue tan acelerado como el que se experimenta estos días. El Covid-19 hizo que el mundo detuviera su marcha, que las personas se encerraran en sus casas buscando seguridad y, como consecuencia, los motores dejaron de rugir.

Pero ese deseo de competir que decía el brasileño Senna no lo pudieron apagar y ya no son solo algunos enamorados del motorsport los que se sientan frente a un monitor, sino que los mismos pilotos de las grandes competencias los que se han sumado al fenómeno de los esports, provocando un auge sin precedentes y acercando a grandes auspiciadores a las nacientes competencias virtuales.

» Efecto Covid-19

El primer acercamiento al automovilismo virtual, no aquellos juegos de consola tipo arcade donde el realismo es casi inexistente, lo hizo Nissan cuando creó la GT Academy, un concurso con PlayStation y Polyphony Digital en el que los mejores jugadores de Gran Turismo competían para convertirse en pilotos profesionales. De hecho, el español Lucas Ordóñez dio el salto los a circuitos reales y estuvo cerca de ganar las 24 Horas de Le Mans.

Desde ese momento, los simuladores comenzaron a ganar fuerza. Aparecieron nombres como Forza Motorsport, Project Cars y el mismo Gran Turismo. En paralelo, crecían plataformas como iRacing o rFactor, que entregan el máximo de fidelidad al conductor y las cuales son las preferidas por los mismos pilotos profesionales para entrenar. Y las competencias empezaron a ver su potencial, creando, por ejemplo, la Fórmula 1 una liga oficial en 2017, la cual entrega medio millón de dólares en premios.

El año pasado vio su nacimiento la Porsche Esports Supercup, evento que comenzará el 2 de mayo su segunda temporada, con pilotos como el holandés Max Verstappen de la F1. El corredor Red Bull será uno de los 40 competidores que irán por un premio de US$ 200 mil.

"Nos hemos puesto el reto de profesionalizar las carreras virtuales y desarrollar un emocionante espectáculo para los espectadores. En la actual situación, estamos atrayendo a muchísima gente. La Porsche Esports Supercup cuenta con los mejores simracers y ofrece carreras entretenidas al máximo nivel competitivo, que es lo que quieren los fans", dijo Marco Ujhasi, responsable de Esports en Porsche Motorsport.

Pero aunque algunas competencias avanzaban, el Covid-19 aceleró el proceso. Y uno de los más rápidos en reaccionar tras declararse la pandemia fue el campeón de la Fórmula E Jean-Eric Vergne, fundador de Veloce Esports, empresa que dio vida, junto a la plataforma Motorsport Network, a una competencia inédita, el #NotTheAusGP, carrera virtual de F1 que se realizó dos días después de que se suspendiera el Gran Premio de Australia y que fue vista por 500 mil personas.

“Nuestro objetivo es satisfacer y entretener al mayor número posible de aficionados a los deportes de motor y de los esports, hasta que se puedan reanudar los diferentes campeonatos. Estoy encantado con esta asociación y creo firmemente en el éxito de nuestros futuros eventos deportivos”, dijo el francés.

Respecto del espacio que empiezan a ocupar, Dmitry Kozko, CEO de Motorsport Games, señaló que "con muchos eventos del 'mundo real' pospuestos, los esports están perfectamente posicionados para llenar el vacío y ayudar a proporcionar entretenimiento a los aficionados, así como un respiro de los desafíos que todos enfrentamos en estos tiempos difíciles".

» Grandes carreras

Las competencias virtuales o sim-racing (abreviación de simulator y carreras de automovilismo) se han multiplicado en las últimas semanas. Desde el WRX al DTM, pasando por la Nascar, la Fórmula 1 y la Fórmula E, todas han aceptado ser parte de este nuevo presente. La Formula 1 Virtual Series, por ejemplo, se disputará con pilotos oficiales de los equipos junto a algunas celebridades.

“Estamos realmente encantados de poder dar algo de luz con este F1 eSports Virtual GP en estos tiempos impredecibles, y esperamos entretener a los aficionados que echan de menos la acción real. Es un gran momento para destacar los beneficios de los eSports y las increíbles habilidades que demuestran”, dijo Julian Tan, jefe de iniciativas de negocio digital de la F1.

Así como estos campeonatos oficiales, también aparecieron eventos benéficos virtuales, como el Race of the World, donde pilotos como Charles Leclerc (F1), Nicholas Latifi (F1), Stoffel Vandoorne (Fórmula E) y el arquero de Real Madrid, Thibaut Courtois, disputaron una serie de carreras que reunieron 70 mil euros, los cuales fueron donados a la OMS.

En este camino, otra marca que se puso rápidamente en carrera fue Audi, que a través de la plataforma PS4 tendrá una competencia denominada #RaceAtHome, donde estarán profesionales de SimRacing y los seis pilotos de Audi DTM. “Estamos deliberadamente siguiendo nuestro propio camino. #RaceHome se está enfocando en autos deportivos con propulsión eléctrica y, por lo tanto, está en línea con el tema central de Audi en el cambio de movilidad. Hemos optado por un juego de consola, porque podemos llegar a una comunidad particularmente grande de esta manera", dijo el piloto del DTM Mike Rockenfeller, quien dio paso a esta iniciativa que se puede seguir por Twitch y también recaudará fondos para ir en apoyo de los más necesitados.

Otra competencia que se unió en los últimos días es la Fórmula E. La carrera de autos eléctricos disputará un certamen de nueve fechas con los pilotos oficiales. La primera jornada, que sirvió de prueba, fue ganada por Maximilian Gunther, el mismo que ganó el e-Prix de Santiago. El dinero recaudado por la Fórmula E virtual irá a la Unicef.

Pero así como aparece el lado caritativo, otro aspecto que va en alza es la vigencia que se les entrega a las competencias. Y Estados Unidos en eso está en un nivel superior.

Obligados por las circunstancias, Fox Sports se unió a la Nascar para formar un campeonato denominado eNascar iRacing Pro Invitational Series, el cual se realiza bajo la plataforma iRacing. Y el resultado en su primera fecha fue tan exitoso, con pilotos de la talla de Dale Earnhardt Jr., Kyle Busch, Denny Hamlin y Clint Bowyer, que alcanzó a más 1,3 millones de telespectadores, transformándolo en el evento deportivo virtual más visto del año. Se aseguró la transmisión del resto de la temporada.

El interés de los fanáticos tuvo otro efecto. Las casas de apuestas, que por estos días no tienen eventos, también quieren subirse al carro virtual y Las Vegas anunció que aceptará apuestas para las carreras de la eNascar.

Las cosas se toman tan en serio en esta categoría, que incluso un piloto (Bubba Wallace) perdió un auspiciador, pues decidió retirarse antes de que terminara la prueba. “Estamos interesados en pilotos, no en gente que se retira", le dijeron desde la empresa Blue-Emu.

No es lo único. Más grave fue lo del piloto Kyle Larson, quien creyó que estaba sin comunicación por unos segundos y le dijo a un rival: "¿Puedes escucharme? Hey nigger (negro)". Por ese dicho racista, el equipo Chip Ganassi Racing decidió suspender al piloto de la estructura, señalando que "las palabras que eligió usar son ofensivas e inaceptables. A partir de este momento suspendemos a Kyle sin paga”.

Como se ve, una industria que caminaba a pasos lentos, pero que con el Covid-19 apretó el acelerador, llegando a un público nuevo e ingeniándoselas para generar ingresos por publicidad y marketing. Es verdad, no está la magia del sonido en la pista, pero es un puente mientras la pandemia retrocede y una alternativa para que los pilotos puedan correr y competir, tal como decía el recordado Ayrton Senna.

¿Qué considerar a la hora de armar un simulador?

Para armar un buen simulador, el presupuesto puede superar los dos o tres millones de pesos.

Lo ideal es adquirir implementos con Force Feedback, o sea, que generen resistencia de manejo. En volantes, lo recomendable es que, además, tenga Direct Drive, por la experiencia más fidedigna.

Para sentarse, lo mejor son los SimRacing Cockpits, estructuras sólidas y ajustables que, además, permiten afirmar las pedaleras y el volante sin vibraciones. Lo mejor en esto son los cockpit Motion Plataform, ya que replican el movimiento del vehículo a través de diferentes amortiguadores, son capaces de simular la fuerza G y hasta las imperfecciones de la pista.

Para finalizar están los monitores. Algunos pilotos usan tres pantallas, otros una sola, aunque extraancha. Y para los más osados, está también la opción de la realidad virtual (VR).

Chile hace su estreno en la arena virtual

La tendencia de las carreras virtuales también llegó a Chile. Uno de los pilotos que tienen activa participación es Benjamín Hites, quien aprovechó la cuarentena para participar en competencias regionales.

Y no es lo único. La primera semana de abril debutó el Campeonato Club Karting Chile E-Sport, bajo la plataforma Gran Turismo de PS4 y donde los corredores compiten bajo las reglas oficiales del campeonato Rok Cup.

A la serie escuela virtual se sumó el regreso de la Carrera Cup Chile, pero en formato virtual. Tiene un formato invitacional y participarán 22 pilotos, entre ellos corredores de la serie, como Nicolás Bornand y Carlos Ruiz, además de profesionales como Pablo Donoso, Lucas Bacigalupo y Franco Colapinto, argentino campeón de la F4 española.

Organizado por Latis (Latinoamérica SimRacing Series) y utilizando iRacing como plataforma, la competencia de los Porsche se iniciará en Daytona y para seguir la competencia los fanáticos podrán verla a través de www.latis.tv

Comenta