Siete consejos para cargar bien el auto

a0048-000244a-e1454094263461

Para los que viajan fuera de la ciudad, nunca está de más revisar la forma correcta de cargar el auto antes de emprender el camino.




A pocas horas de que se inicien oficialmente las celebraciones de Fiestas Patrias, nunca está de más tener algunas consideraciones antes de tomar el vehículo y emprender rumbo hacia el merecido descanso.

Lo primero que se debe hacer es una completa revisión del automóvil (niveles, neumáticos, frenos, etc.) y luego, antes de partir, cargar de forma correcta el vehículo. Esto no sólo apunta a ofrecer más comodidad a los pasajeros, sino también incrementar la seguridad y aumentar la eficiencia en el rendimiento de combustible.

Precaución con el peso

Si va a viajar en un hatchback, sedán o todoterreno, preocúpese de no sobrepasar la capacidad de carga, cifra que se puede consultar el catálogo de su vehículo o bien revisar en el marco de la puerta por el costado del conductor donde además de la información sobre la correcta presión de los neumáticos, se indica los kilos que puede mover el modelo. No supere esa cifra para así mantener el buen funcionamiento del vehículo.

Orden del equipaje

Un aspecto clave para tener un viaje más seguro es la distribución del equipaje. Luego de seleccionar lo realmente necesario para las vacaciones, colocar los bolsos más grandes centrados en el fondo del maletero. Esto permite una conducción menos peligrosa, ya que al disponer mayor peso en el eje trasero se mantiene bajo el centro de gravedad, un punto importante considerando que las diferencias de peso entre ejes modifican la dinámica del auto en dirección y estabilidad. Otro aspecto a considerar es dejar a mano los elementos de seguridad (triángulo, botiquín, extintor, llaves de repuesto) para que en caso de un imprevisto no deba bajar todos los bolsos.

Elementos indispensables

Luego de guardar todo lo necesario, no olvidar dejar siempre a mano o en la guantera algunos objetos esenciales que pueden utilizarse en el camino, como documentos, mapas, teléfonos, dinero y ahora el chaleco reflectante. Esto le permitirá viajar tranquilo, concentrarse en el camino y no desesperarse cuando los requiera en peajes o controles de tránsito.

Los objetos pequeños

En los viajes se suele ir con una serie de pequeños objetos. Para mayor comodidad de los ocupantes, pero también para aumentar la seguridad, es recomendable guardar esos objetos en bolsas o en redes ancladas a ganchos ubicadas en el maletero (si cuenta con ellos), o en los diferentes compartimientos y bolsillos de las puertas, ya que en movimientos repentinos pueden golpear a los ocupantes. Además, nunca bloquee la visibilidad por el espejo retrovisor central colocando bolsas u otros tras el respaldo de los asientos traseros.

Uso de portaequipaje

Si el equipaje que necesita llevar no alcanza en el maletero, lo más recomendable es utilizar cajas portaequipaje sobre el techo, especialmente aquellas con forma aerodinámica que minimiza en parte el roce con el viento, lo que incide directamente en el consumo de combustible. Si dispone de las antiguas parrillas metálicas, asegúrese de afirmar todo con redes y ganchos, dejando el equipaje más pesado en el maletero para así mantener bajo el centro de gravedad, lo que redunda en más estabilidad del vehículo.

Limpieza del interior

Tras horas de viaje, seguramente los ocupantes habrán consumido bebidas y alimentos. Al margen de la limpieza necesaria, preocúpese de guardar la basura en bolsas y no deje cosas sueltas por el habitáculo, especialmente objetos como frutas o botellas que, en caso de una maniobra violenta o frenado repentino, puedan rodar hacia los pedales y obstruir su correcto funcionamiento.

Revisión del equipaje

Por último, para ir comprobando que no existan problemas, intente revisar el equipaje cuando se detenga a comer o cargar combustible. Esto permitirá que el equipaje llegue sin daños, especialmente si ha viajado por caminos en mal estado donde el vehículo ha rebotado en más de una ocasión o si le ha tocado realizar movimientos bruscos en la dirección o frenados violentos.

Comenta