Angela Merkel describe la región devastada por inundaciones como “surrealista y fantasmal”

La canciller alemana Angela Merkel, a la izquierda, durante su visita a las áreas devastadas por las inundaciones el domingo en Schuld, Alemania. Foto: Reuters

La canciller alemana prometió una pronta ayuda financiera para las víctimas y un mayor interés político por frenar el cambio climático.




La canciller alemana Angela Merkel visitó el domingo lo que describió como una escena “surrealista y fantasmal” en una localidad devastada por las inundaciones, y prometió una pronta ayuda financiera y un mayor interés político para frenar el cambio climático.

Entretanto, el número de fallecidos por las inundaciones que azotaron el occidente de Europa superaba las 180 personas.

Merkel recorrió Schuld, un pueblo situado en una curva cerrada del río Ahr, en el oeste de Alemania, donde muchos edificios resultaron dañados o destruidos por las crecidas el miércoles por la noche.

Aunque el alcalde de Schuld dijo que nadie había fallecido o resultado herido allí, en muchos otros lugares ese no fue el caso. La cifra de muertes en la región de Ahrweiler, donde se ubica Schuld, se mantuvo en 112. Las autoridades dijeron que aún hay gente desaparecida y que temen que esa cifra aumentará.

La canciller alemana Angela Merkel habla con los residentes durante su visita a la aldea de Schuld, devastada por las inundaciones. Foto: AFP

En el vecino estado de Renania del Norte-Westfalia, el más poblado de Alemania, se confirmaron 46 muertes, incluidos cuatro bomberos. Y Bélgica ha confirmado 31 muertos.

Merkel dijo que se marcha de Schuld, que seguía con escombros y lodo bajo un sol radiante, con una “imagen real de, debo decir, la situación surrealista y fantasmal”.

“Es impactante, casi diría que el idioma alemán apenas tiene palabras para describir la devastación que se ha producido”, señaló la canciller alemana en una conferencia de prensa realizada en una localidad aledaña.

Merkel dijo que las autoridades trabajarán para “volver a enderezar el mundo en esta hermosa región, paso a paso”, y que su gabinete aprobará el miércoles un programa de ayuda financiera inmediata y a mediano plazo.

Una vista aérea muestra a los ayudantes y los vehículos trabajando para eliminar los escombros a lo largo del río Ahr después de que las inundaciones causaron daños importantes en Schuld. Foto: AFP

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, anunció que propondrá un paquete de ayudas inmediatas en una reunión del gobierno del miércoles, y en declaraciones al periódico Bild am Sonntag estimó que harán falta más de US$ 354 millones. Y señaló que es imperante la necesidad de trabajar en un programa de reconstrucción, que según la experiencia de otras inundaciones ascenderá a miles de millones de euros.

“Afortunadamente, Alemania es un país que puede manejar esto financieramente”, dijo Merkel, quien dejará el cargo tras las elecciones de septiembre. “Alemania es un país fuerte y haremos frente a esta fuerza de la naturaleza en el corto plazo, pero también en el mediano y largo plazo, mediante políticas que tengan más en cuenta la naturaleza y el clima de lo que tuvieron en los últimos años. Eso también será necesario”.

Los científicos climáticos dicen que la conexión entre los fenómenos climatológicos extremos y el calentamiento global es inequívoco y la urgencia de hacer algo contra el cambio climático es innegable.

Los científicos aún no pueden afirmar con certeza si el cambio climático provocó las inundaciones, pero insisten en que sin duda agrava el tiempo extremo que se ha registrado en diferentes lugares del mundo.

Pozas de agua en el centro de la ciudad de Bad Muenstereifel, en el oeste de Alemania. Foto: AP

“Debemos actuar más rápido en la lucha contra el cambio climático”, dijo Merkel, señalando las políticas que ya fueron implementadas por Alemania y la Unión Europea para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. “Y, sin embargo, la segunda lección es que debemos poner más atención a la adaptación” al cambio climático.

Invertir en la lucha contra el cambio climático es costoso, comentó Merkel, pero no hacerlo es aún más costoso.

“Una inundación no es un ejemplo del cambio climático, pero si observamos los siniestros de los últimos años y décadas, simplemente son más frecuentes de lo que eran, por lo que debemos hacer un mayor esfuerzo”, dijo Merkel.

Decenas de automóviles y casas rodantes que fueron arrastrados por la ola de la inundación cuelgan en un puente sobre el río Ahr, en Altenahr, Alemania occidental. Foto: AP

Aunque ha dejado de llover en las zonas más afectadas de Alemania, Bélgica y Holanda, las tormentas aún persistían en otras zonas del centro y oeste de Europa.

El sábado por la noche hubo inundaciones en la región de la frontera entre Alemania y República Checa, en el otro extremo del país así como en el sureste de Alemania y en Austria.

Unas 130 personas fueron evacuadas de sus casas ubicadas en la zona de Berchtesgaden, en Alemania, ante la crecida del río Ache. Al menos una persona murió. La línea ferroviaria a Berchtesgaden estaba cerrada.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.