Astrólogo y youtuber: el gurú de Bolsonaro

De Carvalho se radicó en la ciudad estadounidense de Richmond, en Virginia, tras la victoria del PT. Foto: Facebook

Ignorado por los intelectuales de su país, el filósofo Olavo de Carvalho se ha convertido en referente de la nueva derecha brasileña. Jugó un rol clave en la designación del canciller y el ministro de Educación.


Durante el discurso que Jair Bolsonaro dio inmediatamente después de ganar las elecciones el pasado 28 de octubre, entre los libros desplegados frente a él (entre los cuales también estaban la Biblia y la Constitución brasileña) destacaba un ejemplar en particular. Se trataba de O Mínimo que Você Precisa Saber para não Ser um Idiota (Lo mínimo que usted necesita saber para no ser un idiota), una recopilación de artículos escritos por Olavo de Carvalho en la prensa local. Solo un indicio de la influencia que el filósofo, escritor, periodista y conferencista, pero también exastrólogo y youtuber brasileño, juega sobre el actual Presidente. No en vano, el llamado “gurú” de Bolsonaro se proclama como “el partero de la nueva derecha de Brasil”.

Hijo de un abogado y una operaria de la industria gráfica que se divorciaron cuando aún era niño, Olavo abandonó su casa y la escuela a los 15 años para ganarse la vida. Según la revista Veja, dice que desistió de la educación formal cuando una profesora de portugués le pidió que leyera al novelista Joaquim Manuel de Macedo y él se negó, argumentando que estaba demasiado ocupado leyendo obras del alemán Johann Wolfgang von Goethe.

Aunque hoy reniega de ellos, en la adolescencia Olavo tenía fascinación por la obra de Karl Marx y Antonio Gramsci. De hecho, en los 60 fue miembro del Partido Comunista e íntimo de José Dirceu, el brazo derecho de Lula en los primeros años del Partido de los Trabajadores (PT) en el poder, a quien, a pesar de la distancia política de hoy, todavía dispensa elogios. “No delata a nadie porque no es hombre de jalea, ese es hombre de hierro”, dijo. Pero Olavo se decepcionó con la izquierda a principios de los 70.

Por esa época el ahora gurú de Bolsonaro también se dedicaba al periodismo. Escribió para numerosos medios, entre ellos O Globo y Folha de Sao Paulo, dos diarios a los que actualmente dirige sus diatribas. Fue también en esos años cuando Olavo se interesó por la astrología, la alquimia y el esoterismo. Dictó cursos sobre estos temas en una sala de los Jardines, en Sao Paulo, a la que dio el nombre de Escuela Júpiter. Además llegó a formar parte de la tariqa, una orden espiritual dentro del camino místico del islam. Un pasado que contrasta con sus actuales posturas. Hoy alerta en sus videos de una amenaza de islamización de Occidente.

Y es que Olavo es muy activo en redes sociales. Mantiene un perfil en Facebook con más de 565.000 seguidores, y en su web ofrece un seminario de filosofía online por US$ 30 mensuales. Su canal en YouTube, en tanto, tiene más de 575 mil inscritos y al menos 17 millones de visualizaciones. “Con frases muy cortas y directas, conceptos básicos del tipo de los que se viralizan hoy en las redes y muchas, muchas fake news. Es una especie de youtuber de la filosofía instantánea”, señala el analista de medios Filipe Vilicic.

Pero quizá uno de los temas más polémicos de Olavo es su formación académica. Llegó a estudiar en el Conjunto de Investigación Filosófica, en la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, pero no completó el curso. Quizá por ello suele descalificar el trabajo de los intelectuales en las universidades. El desprecio, en todo caso, es recíproco en las facultades de su país, donde sus textos son ignorados o despreciados. “Nunca leí una línea de ese tal Olavo de Carvalho”, comenta a La Tercera José Arthur Giannotti filósofo y profesor de la Universidad de Sao Paulo

Con todo, Olavo se ha convertido en referente de la nueva derecha brasileña. “Ahora se descubre que sus discípulos eran más de los que se le atribuían”, escribió Carlos Pagni, columnista del diario El País. Y su influencia sobre el nuevo gobierno no es menor. Pese estar radicado en EE.UU. desde 2005, tras la llegada del PT al poder, Olavo fue clave en la conformación del gabinete de Bolsonaro. “Por indicación de De Carvalho, un católico preconciliar, llegaron al gabinete los ministros de RR.EE., Ernesto Araújo, y de Educación, el colombiano Ricardo Vélez”, asegura Pagni.

El pasatiempo favorito de Olavo, de 71 años, es “dar unos tiros” en el jardín de su casa con un Steyr-Mannlicher calibre .375 H&H, su arma de caza favorita. Disparos que en el ámbito de las ideas dirige a la “ideología de género” y el “marxismo”, niega los efectos del cambio climático y el sida, reivindica el Tea Party y rechaza a los medios propagadores de “leyendas y mitos de la izquierda”. Aborrece a Newton por haber “diseminado el virus de la ignorancia en la Tierra”, mientras que a Galileo lo tilda de “charlatán”. Y dice cosas como que “la llamada Inquisición es un invento de los protestantes”, convencido de que “no hay intelectuales de la izquierda” que puedan rebatirlo.

#Tags


Seguir leyendo