Bolivia: el gabinete más golpeado por la pandemia

Algunos de los miembros del gobierno contagiados con Covid-19. Arriba, de izauiqerda a derecha: Jeanine Áñez, Presidenta interina; Karen Logaric, canciller; Eidy Roca, ministra de Salud. Abajo, de izquierda a derecha: Yerko Núñez, ministro de Presidencia; óscar Ortiz, ministro de Economía; Álvaro Coimbra, ministro de Justicia.

Al menos 13 autoridades del Ejecutivo interino, incluida la Presidenta Jeanine Áñez, están en cuarentena.




“El Ministerio de Relaciones Exteriores comunica que la ministra Karen Longaric dio positivo a los análisis de Covid-19. Con características asintomáticas, la canciller permanece en aislamiento en su domicilio y cumplirá con el tratamiento correspondiente”. Este comunicado fue el último que en los últimos días ha sorprendido a los bolivianos, cuyo gobierno interino ha sido uno de los más golpeados por la pandemia a nivel global. Así, la canciller se sumó a la lista de al menos 13 contagiados, encabezada por la propia Presidenta interina, Jeanine Áñez.

En las semanas anteriores, el Ejecutivo anunció que cinco ministros están cumpliendo cuarentena tras dar positivo en los exámenes de PCR: el titular de Presidencia, Yerko Núñez; de Salud, Eidy Roca; de Minería, Jorge Oropeza; de Economía, Óscar Ortiz; y de Justicia, Álvaro Coimbra, asintomático.

Sin embargo, la lista de funcionarios enfermos es más amplia. Al menos seis viceministros están entre los casos activos, como Guido Melgar de Transparencia y Lucha contra la Corrupción; Javier Issa, Régimen Interior; e Israel Alanoca, de Coordinación y otros.

La semana pasada la mandataria interina y candidata a la Presidencia, Jeanine Áñez, anunció que se contagió con el virus y que inició una cuarentena en su hogar, donde mantiene sus labores en teletrabajo, ya que hasta ahora no habría presentado síntomas.

La prensa boliviana había especulado días antes sobre el vacío de poder que dejaría una posible enfermedad de Áñez debido a que Bolivia no cuenta con la figura de un Vicepresidente tras la polémica salida del poder del anterior gobierno del expresidente Evo Morales.

Ante esa posibilidad sería la presidenta del Senado, Eva Copa, del partido Movimiento Al Socialismo (MAS), quien podría asumir temporalmente en una emergencia. Pero esta opción es remota ya que el Legislativo confirmó que más de una decena de diputados y senadores bolivianos han dado positivo al virus. Este fue el caso de la propia Copa, que cumple actualmente aislamiento por el virus y del diputado masista, Julio Jiménez, que falleció el 6 de julio.

Bolivia no es el único país de América Latina cuyos ministros han dado positivo, pero sí se trata del gabinete más golpeado.

La semana pasada el Jefe de Estado de Brasil, Jair Bolsonaro, informó que tenía Covid-19 tras sentir dolores de cabeza, tos y fiebre. Varios funcionarios del Palacio Planalto han enfermado, como el portavoz de la Presidencia, Otávio Rego Barros; el ministro de Minas y Energía, almirante Bento Albuquerque; y el titular de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno Ribeiro.

Una situación similar, pero en menor medida, es la que vivió Reino Unido, donde el primer ministro Boris Johnson llegó a pasar tres días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) por complicaciones a causa del virus, pero no fue el único: también se sobrepusieron a la enfermedad el ministro de Salud, Matt Hancock y la viceministra de Salud, Nadine Dorries.

A 125 días del primer caso, Bolivia sufre un colapso sanitario ante el aumento de contagiados, que alcanzan 48.187, además de 1.807 (155 por millón de habitantes) víctimas fatales.

Las zonas de Cochabamba y Santa Cruz han sido las más azotadas por la enfermedad, provocando un colapso en los hospitales y funerarias.

En ese escenario es que el gobierno interino anunció este lunes la “expropiación” de hospitales privados y la intervención en cementerios privados en estas ciudades si los pacientes sobrepasan su capacidad.

“(En) una semana, si no me equivoco, podríamos colapsar el Cementerio General. No vamos a permitir que nuestra gente no tenga dónde estar enterrada”, dijo este lunes el ministro de Gobierno Arturo Murillo.

Entre otras medidas y a cuatro meses de la suspensión de clases, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, confirmó que aunque no ha logrado un acuerdo escolar, ningún estudiante será reprobado este año.

Comenta