Canciller de Venezuela: "El Presidente Piñera vendió su soberanía y su autonomía a Estados Unidos"

Canciller venezolano insiste en diálogo com (44523582)

Arreaza muestra una foto de una reunión de diplomáticos de EE.UU. en la Cancillería, el lunes, en Caracas.

En conversación con La Tercera, Jorge Arreaza asegura que la relación con Chile "ha empeorado". Y sobre la situación en Venezuela, advierte que el gobierno de Maduro está "preparado para cualquier escenario".




"En su primer gobierno, el Presidente Sebastián Piñera fue un hombre respetuoso de la soberanía de Venezuela", reconoce el canciller venezolano. Pero a la hora de calificar la postura que durante las últimas semanas ha adoptado La Moneda frente a Caracas, el juicio de Jorge Arreaza (45) cambia radicalmente. "La situación ha empeorado, las relaciones las han sometido totalmente al control de Washington", denuncia el que es considerado uno de los rostros fuertes del chavismo.

A principios de enero, el gobierno de Piñera decidió no reconocer un segundo mandato de Nicolás Maduro. Más tarde, La Moneda manifestó su respaldo como "Presidente encargado" al nuevo líder opositor y cabeza de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, de 35 años. Un apoyo que esta semana reiteró al aceptar la designación de Guarequena Gutiérrez como la representante diplomática de Guaidó en Chile.

Desde Caracas, en conversación telefónica con La Tercera, Arreaza salió al paso y desestimó todo tipo de presiones internacionales para intentar que Maduro ceda y convoque a elecciones presidenciales. Pero no solo eso. También confirmó que mientras "una coalición internacional" -como dijo Guaidó- gestiona el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela, el Palacio de Miraflores no está dispuesto a permitir la entrada. "No nos vamos a prestar al juego y al espectáculo", indicó el canciller.

Tras la detención y deportación de dos periodistas chilenos de Caracas, surgieron dudas sobre el fondo del conflicto. ¿Primaron temas políticos?

Estos comunicadores estaban a las afueras del Palacio de Miraflores y no tenían ningún tipo de acreditación ni visa de trabajo. Lo que se hizo fue lo que se hace en cualquier país del mundo cuando una persona está en trámite migratorio irregular: ponerlos a la orden del servicio de migración y regresarlos a su país.

Pero también se acusa falta de libertad de expresión en Venezuela...

Vienen periodistas que dicen que son deportistas, turistas, y luego se van al propio palacio presidencial, donde hay actividades políticas. Es una especie de provocación para armar un show mediático donde salen cancilleres, ministros y comunicados. Ya estamos acostumbrados, son circos muy bien planificados y organizados.

¿Cómo ve la reciente designación de representantes diplomáticos por parte de Juan Guaidó?

No es más que una designación desde el gobierno de Washington, no es algo que viene de la Asamblea Nacional de la oposición. Estamos concentrados en el dueño del circo, en el país que quiere agredir a Venezuela incluso militarmente.

En Chile, el gobierno reconoció el cargo y designación de Guarequena Gutiérrez...

Eso no tiene ninguna validez, es parte de un espectáculo que están tratando de montar con el apoyo mediático de Estados Unidos.

El gobierno del Presidente Sebastián Piñera ha adoptado una postura firme sobre Venezuela a través del Grupo de Lima. ¿Qué le parece?

Hay que reconocer que el Presidente Sebastián Piñera ha sido uno de los más dedicados en hacerse notar para que Estados Unidos le reconozca su rol de subordinado. Para nosotros todo eso es tan evidente, que se le ven las costuras por todas partes.

¿Cómo impacta esa posición en las relaciones entre Chile y Venezuela?

En su primer gobierno, el Presidente Piñera fue un hombre respetuoso de la soberanía de Venezuela. En ese momento los gobiernos de derecha estaban en minoría y él fue respetado por los de izquierda. Parece que el Presidente Piñera vendió su soberanía y su autonomía a Estados Unidos. Lo lamentamos por el pueblo de Chile, pero a Venezuela no le afecta en lo absoluto.

Durante los últimos días han viajado aviones desde Caracas con chilenos hacia Santiago. ¿Van a mantener abierta esa vía?

Fue una respuesta efectista del gobierno chileno al Plan Vuelta a la Patria, en el cual hemos devuelto cerca de 14 mil compatriotas. Todo es un espectáculo, el Presidente Piñera recibió el primer avión y después el segundo ya no le importó. Pero en la medida en que haya reciprocidad desde ambas partes seguirá ocurriendo, no hay ningún problema. En Ecuador tenemos colapsada la embajada, porque nuestra gente huye de la persecución fascista.

En junio usted dijo a La Tercera que el gobierno de Piñera "quebró las relaciones con Venezuela". ¿Cambió algo desde entonces?

La situación ha empeorado, las relaciones las han sometido totalmente al control de Washington. Ojalá que cuando esto vuelva a equilibrarse hacia la institucionalidad, se rectifiquen de una u otra manera.

¿Le interesa un acercamiento con su homólogo Roberto Ampuero?

Roberto Ampuero es un hombre muy sesgado contra Venezuela, se le nota que en sus principios fue de izquierda y luego se convirtió, tiene muchos resentimientos acumulados. Le diría que nuestra mano está extendida y que ojalá logre volver al respeto del derecho internacional.

"Camino inconstitucional"

Mientras suma apoyos internacionales, todo pareciera indicar que la oposición no cederá frente a su ruta de transición. ¿Qué viene ahora, según el Palacio de Miraflores?

La oposición se fue por un camino inconstitucional con un gobierno imaginario, y además absolutamente dirigido desde Estados Unidos. El gobierno del Presidente Maduro siempre ha estado abierto al diálogo con Estados Unidos y con la oposición en Venezuela. Estamos apoyando la iniciativa de Uruguay, de México, de CARICOM y otros países para el diálogo, como promovimos la iniciativa de República Dominicana.

¿Está realmente preparado el gobierno de Maduro para hacer frente a las sanciones de la Casa Blanca?

Por supuesto, y no solo el gobierno de Maduro sino también el pueblo. Hemos notado una gran oxigenación en las bases populares. Estamos preparados para cualquier escenario, aunque preferimos el civilizado del diálogo y el derecho internacional.

¿Qué pasa con los intentos de sublevación que revelarían un quiebre en las filas de las FF.AA.?

La lealtad de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es con la Constitución y con el comandante en jefe, el Presidente Nicolás Maduro. Ahí no hay ni la menor duda. Lo que han visto ustedes son militares pagados, gente que está en el plan golpista, que les han financiado viajes y pronunciamientos. Como un magistrado del Tribunal Supremo que fue comprado y se lo llevaron a Miami.

¿Da algún tipo de respiro a Venezuela contar con aliados como China y Rusia?

Sí, por supuesto. Estamos agradecidos de que China, Rusia, Turquía, India y otros países respeten las leyes de derecho internacional y estén muy claros en su posición política.

Mucho se ha debatido sobre la visita de la expresidenta Michelle Bachelet como alta comisionada de DD.HH. de la ONU a Caracas. ¿Cuál es su postura?

La alta comisionada está siendo sometida a las presiones mediáticas, están tratando de meterla en el circo. Sin embargo, Bachelet es una persona muy seria y rigurosa. En nuestra última reunión en Marrakech, en el marco de la cumbre del Pacto Mundial sobre Migración, ella nos dijo que efectivamente este año va a venir a Venezuela. Que hay que hacer una agenda previa, una reunión de un equipo que ella mandaría previamente, y estamos esperando por ella.

¿Qué importancia tiene esa visita?

Que la presidenta Bachelet pueda venir y ver la realidad venezolana, siempre es muy sano. Quien estaba antes en esa oficina era una persona sesgada totalmente, no solo contra Venezuela sino contra muchos procesos en el mundo.

Usted mencionaba la instancia convocada por Uruguay y México, pero si el diálogo no funcionó en Santo Domingo, ¿por qué lo haría en Montevideo?

Habría que preguntarle eso a la oposición venezolana, porque ellos fueron los que a última hora no firmaron en Santo Domingo. Ojalá que la oposición pueda deslastrarse de la dependencia y tomar decisiones aquí y no en la Casa Blanca.

Se hablaba de que el mismo Guaidó, quien luego lo confirmó, sostuvo personalmente diálogo con líderes del chavismo...

Mantenemos comunicación permanente con la oposición, pero a ellos no les gusta hacerlo público. Incluso, el día antes, el 22 de enero, hubo una reunión en la noche entre el señor diputado Juan Guaidó con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Es un poco un mito que aquí no nos hablamos, porque incluso hay amistades en uno y otro lado de la política. El señor Guaidó, lamentablemente, no tiene el coraje de alzar su voz y diferenciarse.

El lunes el Grupo de Lima volverá a reunirse y se esperan nuevas sanciones. ¿Se queda solo Caracas en la región?

Este grupo de países cartelizado contra Venezuela son pocos importantes, marginales, adjetivos, son accesorios en este ajedrez que Estados Unidos está jugando con Venezuela.

¿Se permitirá el ingreso a Venezuela de la ayuda humanitaria que está trabajando la oposición?

En 2016 tuvimos problemas reales de abastecimiento, habían comenzado las sanciones gringas. Sin embargo, tanto a finales de 2017 y ya en 2018 el flujo de alimentos se ha normalizado y las medicinas también. No hay una situación de crisis humanitaria. Ojalá dirigieran toda fuerza hacia países que realmente necesitan. No nos vamos a prestar al juego y al espectáculo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.