Corte de EEUU aprueba US$ 800 millones en indemnización a víctimas de masacre en Las Vegas en 2017

En esta fotografía de archivo del 1 de octubre de 2018, sobrevivientes regresan al lugar de un tiroteo masivo en el primer aniversario en Las Vegas. Foto: AP

Ataque realizado por Stephen Paddock, contador de 64 años, dejó 58 muertos y más de 800 heridos.




Un tribunal estadounidense aprobó el miércoles un acuerdo de 800 millones de dólares para las víctimas del peor tiroteo masivo de Estados Unidos, un ataque que dejó 58 muertos y más de 800 heridos en Las Vegas.

En la masacre de octubre de 2017, un hombre llamado Stephen Paddock abrió fuego con rifles de alta potencia desde el piso 32 del Mandalay Bay Resort y Casino, desatando más de 1.000 disparos mientras abatía a la gente entre una multitud que asistía a un festival de música country al aire libre.

MGM Resorts International, el propietario del casino, pagará 49 millones de dólares “de sus propios fondos”, mientras que el resto procederá de sus aseguradoras, según la orden judicial.

La orden decía que había habido una “participación casi unánime en el acuerdo” entre miles de posibles demandantes, incluidas las víctimas y sus familias.

“Estamos agradecidos de que la decisión acerque a las familias, las víctimas y la comunidad a un cierre”, dijo MGM en un comunicado a la AFP el miércoles.

“Es especialmente significativo que la decisión se tome un día antes del tercer aniversario del incidente, un momento de gran tristeza y reflexión”.

Una declaración anterior decía que el acuerdo no equivale a una admisión de responsabilidad por parte de MGM Resorts.

MGM fue demandado por las víctimas por negligencia por permitir que Paddock almacenara una gran cantidad de armas y municiones en su habitación de hotel sin ser notado.

En 2018, lanzó una contrademanda destinada a obligar a los demandantes a retirar sus demandas alegando que MGM Resorts no era responsable.

En octubre pasado se anunció por primera vez un esquema del acuerdo. MGM dijo en un comunicado que “un litigio prolongado sobre estos asuntos no beneficia a nadie”.

En su orden del miércoles, la jueza del Tribunal de Distrito del Condado de Clark, Linda Bell, destacó “el extraordinario trabajo y esfuerzo de los abogados en este caso para lograr la cantidad máxima disponible para los demandantes...a pesar de tener un conjunto de circunstancias inmensamente difíciles, únicas y trágicas”.

El suicidio de Paddock, un contador de 64 años, no permitió a los investigadores determinar sus motivos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.