Cristina Gallach, secretaria de Estado de España de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe: “Estamos esperanzados con las vacunas, pero requerimos mucha prudencia”

La secretaria de Estado de España de Asuntos Exteriores, Cristina Gallach, en Santiago. Foto: Mario Téllez

La máxima autoridad de la Cancillería española para la región, señaló en conversación con La Tercera que la pandemia “afectó mucho” a la economía de su país, “porque hemos tenido que cerrar un tiempo”.




En la primera visita presencial desde el inicio de la pandemia del Covid-19, la máxima autoridad del Ministerio de Exteriores español para América Latina, Cristina Gallach Figueras, realizó una gira oficial a Chile la semana pasada para estrechar las relaciones entre ambos países. La secretaria de Estado se reunió con el canciller chileno, Andrés Allamand; la ministra de Cultura, Consuelo Valdés; y miembros de la Cámara de Comercio de España en Chile y con empresas españolas en Chile.

En conversación con La Tercera, la funcionaria española describe el vínculo entre su país y Chile como “una relación espléndida, estratégica y muy rica. En este momento en que Chile ha emprendido un proceso muy importante y que hay una crisis económica por la pandemia viajamos a mostrar el apoyo español y para fortalecer nuestra relación bilateral”.

¿En qué temas se enmarcó su visita a Chile?

Vinimos a colaborar e identificar las áreas de acción diplomática en positivo. Algo muy interesante es el gran interés que tiene este país en desarrollar fuentes de energía renovables y en concreto, hidrógeno verde. Esta es un área donde España ha hecho menos, pero también nos interesa. Nos ha gustado la conversación sobre temas de la Antártida. Hemos venido a mostrar nuestro apoyo y las ganas de estar más activos. También para subrayar el respaldo al sector económico y la importancia de que nuestras empresas estén aquí porque entienden que es clave. Por el quinto centenario de la primera circunnavegación de la que se tienen datos inauguramos la exposición del encuentro de Tres Mundos y trabajamos para que en algún momento próximo el rey Felipe VI pueda visitar Chile.

¿Cómo ve la situación epidemiológica española?

Siempre vamos un poco antes que los demás países. Estamos conscientes de cumplir las normas sanitarias y las limitaciones de movilidad. En la segunda ola, algunas regiones se han tenido que proteger más, pero vamos aprendiendo, porque nadie en el mundo estaba preparado. Aunque tengamos la vacuna en el horizonte requerimos mucha prudencia.

La pandemia suma 1,3 millones de fallecidos en el mundo, pero además impactó a la economía global. ¿Cuál son los principales efectos para España en ese sentido?

Nos afectó mucho económicamente, porque hemos tenido que cerrar un tiempo. Si hay un sector que la pandemia ha afectado muchísimo es el de la movilidad y así al turismo. Tenemos que trabajar hacia un modelo de negocio distinto de lo que sería la gran masa, pero a su vez protegernos, que es lo que estamos haciendo a través de rutas seguras, PCR, etc. Pero también hay un impacto social. Nuestras vidas han cambiado y nos tenemos que adaptar a menor contacto con las personas, una vida más virtual. Estamos muy esperanzados con respecto a las vacunas. Un tema que conversamos aquí es la descentralización, porque en España tenemos gobiernos autonómicos muy fuertes y la pandemia nos ha forzado a trabajar mejor. En España el proceso de descentralización fue clave en la restauración de la democracia y una nueva Constitución.

¿La pandemia reforzó la relación entre la Unión Europea (UE), España y América Latina?

Sin duda se ha reforzado. Desde la UE deben salir soluciones globales a través de fondos financieros que refuerzan la unión y así la de Europa-Chile. Hay varios caminos, como los acuerdos bilaterales que la UE negocia con Chile, pero también hay que buscar espacios de encuentro. No hay región en el mundo con la que la UE esté más alineada. Teníamos en el pasado fórmulas que queremos reavivar como una coordinación iberoamericana.

¿Cómo ve la influencia china en la región?

Es una gran influencia. En la pandemia al ser ellos los primeros luego albergaban instrumentos e insumos necesarios para el resto. Incluso, España pidió a China desbloquear envíos de productos farmacéuticos. A nivel mundial se ha notado mucho. Nosotros creemos que la presencia china es muy importante, nos damos cuenta en las grandes inversiones, pero pensamos que Europa debe estar muy presente y no entendemos que eso sea un desplazamiento.

¿Qué planes nuevos tiene España en Latinoamérica?

Planes de todo tipo. De refuerzo bilateral con todos los países y multilateral. Las empresas españolas están muy presentes ya, pero pueden estarlo más.

¿Cómo califica la relación actual entre La Moncloa y La Moneda?

Es excelente. El primer país de la región que visitó el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en 2018, fue Chile, y ese mismo año recibimos al Presidente Sebastián Piñera. Algo que nos unió mucho fue cuando Chile no pudo organizar la COP25 y España lo hizo, pero la presidió Chile.

El año pasado, Chile vivió un estallido social y en octubre pasado se aprobó la redacción de una nueva Constitución a través de una Convención Constituyente. ¿Cómo observó esto el gobierno español?

Seguimos con gran interés los acuerdos de noviembre del año pasado. La sociedad chilena ha dado un mensaje muy claro que el país debe repensar y reorganizar su visión y su plan, que es en este caso la Constitución. Este mandato tan grande de redactar un texto fundacional de la nación es muy importante y nos gustaría contribuir con nuestra experiencia sin animo de dar ninguna lección porque el pueblo chileno demostró que sabe perfectamente avanzar. Esta reflexión que harán en una nueva Constitución será sin duda generadora de una sociedad moderna, nueva y abierta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.