Decenas de opositores presos en Nicaragua padecen graves problemas de salud

Nicaragüenses exiliados en Costa Rica protestan contra el gobierno de Daniel Ortega, acusado de maltratar a disidentes. Foto. Reuters/Archivo

Los opositores sufren un creciente “deterioro físico y psicológico (..) debido a la alimentación no balanceada, falta de acceso regular a luz solar y sobre todo el aislamiento e incomunicación”, indicaron los parientes de los disidentes detenidos en una cárcel de Managua por el régimen sandinista del presidente Daniel Ortega.




Pérdida extrema de peso, lagunas mentales, desmayos, depresión, ansiedad y caída de dientes, son algunos de los problemas de salud que padecen más de 40 opositores nicaragüenses que están presos desde hace meses en una cárcel de Managua, denunciaron este lunes sus familiares.

Los opositores sufren un creciente “deterioro físico y psicológico (..) debido a la alimentación no balanceada, falta de acceso regular a luz solar y sobre todo el aislamiento e incomunicación”, indicaron los parientes en un comunicado.

Los familiares hicieron pública la declaración, luego que las autoridades le permitieron el 21 y 23 de enero pasado visitarlos en la cárcel de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) de policía de Managua.

En el texto, expresaron preocupación por la salud del abogado opositor “Roger Reyes, quien ha presentado depresión, ansiedad y pérdida de memoria”.

Mientras que el exvicecanciller y dirigente opositor José Pallais, de 68 años, perdió casi 40 kg, está débil y ha sufrido desmayos.

El exdiplomático y analista Mauricio Díaz, de 70 años, se ha desmayado dos veces, tiene manchas en su piel y lagunas mentales, en tanto, el ex embajador Edgar Parrales, de 79 años, presenta mareos y ha bajado siete kilogramos, según los denunciantes.

La socióloga y activista opositora Violeta Granera, de 70 años, “sigue perdiendo dientes, se le dificulta comer y tiene manchas rojas en la cara por falta de sol, expone la denuncia.

Las autoridades no se han pronunciado sobre la denuncia hecha por los familiares de los presos.

Los opositores fueron detenidos el año pasado en el contexto del proceso electoral, bajo cargos de conspirar contra el Estado y otros delitos presentados por la Fiscalía ante la justicia.

El presidente Daniel Ortega ha dicho en sus intervenciones públicas que los opositores presos son “criminales” que planeaban un golpe de estado con apoyo de Estados Unidos.

“Son inocentes”, alegaron los familiares en su defensa.

Entre los detenidos figuran siete exaspirantes a la presidencia de la oposición, de los cuales dos están en prisión domiciliaria.

Ortega ganó las elecciones del pasado 7 de noviembre en medio de un clima de represión, según la oposición.

Los detenidos en la DAJ forman parte de los 170 opositores que han sido arrestados en los últimos tres años por disentir con el gobierno.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.