EE.UU. descarta liberar miles de millones en fondos afganos tras ataque

Combatientes talibanes sostienen sus armas mientras celebran un año desde que tomaron la capital afgana, frente a la embajada de Estados Unidos en Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: AP

La presencia del líder de Al Qaeda en Kabul generó preocupaciones en Occidente sobre el resurgimiento del terrorismo global en el país gobernado por los talibanes.


La administración de Joe Biden ha decidido que no liberará ninguno de los aproximadamente 7.000 millones de dólares en activos extranjeros que tiene el Banco Central de Afganistán en suelo estadounidense y ha suspendido las conversaciones con los talibanes sobre los fondos tras el asesinato del líder de Al Qaeda en Kabul, según funcionarios de Estados Unidos.

La decisión revierte los primeros indicios de progreso en las conversaciones entre EE.UU. y los talibanes y asesta un golpe a las esperanzas de una recuperación económica en Afganistán, ya que millones de personas se enfrentan a la inanición un año después del gobierno del grupo. El ataque con aviones no tripulados de Estados Unidos que mató al líder de Al Qaeda Ayman al-Zawahiri a fines del mes pasado expuso profundas divisiones dentro del movimiento y avivó las preocupaciones en Occidente sobre un resurgimiento del terrorismo global que emana de Afganistán.

Zawahiri vivía con su familia en el centro de Kabul, junto a una casa de huéspedes de Sirajuddin Haqqani, el poderoso ministro del Interior de los talibanes. Después del ataque que mató al líder de Al Qaeda, EE.UU. suspendió las conversaciones con los funcionarios bancarios talibanes y descartó usar parte del dinero para ayuda u otras operaciones para estabilizar la economía afgana, luego de sugerir previamente que esta podría ser una opción.

Combatientes talibanes desfilan en las calles mientras celebran un año desde que tomaron la capital afgana, en Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: AP

El Banco Central afgano necesita esos fondos para reanudar las funciones clave destinadas a frenar la inflación galopante, estabilizar el tipo de cambio y reactivar la economía en crisis.

“No vemos la recapitalización del Banco Central afgano como una opción a corto plazo”, dijo el principal enviado de Estados Unidos, Tom West, a The Wall Street Journal en un comunicado.

West se comprometió con funcionarios bancarios durante meses antes de llegar a esta conclusión. “No confiamos en que esa institución tenga las salvaguardas y el monitoreo establecidos para administrar los activos de manera responsable”, dijo. “No hace falta decir que el hecho de que los talibanes protegieran al líder de Al Qaeda, Ayman al-Zawahiri, refuerza las profundas preocupaciones que tenemos con respecto al desvío de fondos a grupos terroristas”.

Estados Unidos sigue siendo el mayor donante de ayuda a Afganistán, con dinero distribuido a través de organizaciones internacionales y grupos de ayuda.

La administración de Biden dijo anteriormente que estaba considerando liberar la mitad de los aproximadamente 7.000 millones de dólares que posee para el beneficio del pueblo afgano y reservar el resto pendiente de litigio por parte de los familiares de las víctimas del 11 de septiembre para obtener una compensación.

Combatientes talibanes celebran un año desde que tomaron la capital afgana, en Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: AP

La Casa Blanca estaba sopesando el uso del fondo fiduciario propuesto de 3.500 millones de dólares para Afganistán para pagar la ayuda humanitaria e inyectar fondos en el Banco Central afgano en apuros, siempre que pudiera garantizar cómo se usaría ese dinero. Ambas opciones están actualmente fuera de la mesa.

Una portavoz de la Casa Blanca dijo que el gobierno continúa participando en conversaciones a más largo plazo con otras naciones extranjeras sobre el establecimiento de un fondo para administrar las reservas para el pueblo afgano. “No ha habido cambios en nuestro enfoque, que siempre estuvo y sigue enfocado en encontrar una manera de que los fondos beneficien al pueblo afgano, sin beneficiar a los talibanes”, dijo la vocera.

Shah Mehrabi, miembro de la junta del Banco Central afgano designado durante la caída de la república respaldada por Estados Unidos, dijo que la decisión de mantener los fondos en suelo estadounidense podría tener consecuencias desastrosas en la vida real para el pueblo afgano que ya lucha.

“Muchas mujeres y niños pobres no podrán comprar pan y otras necesidades de la vida. El país seguirá dependiendo de la ayuda humanitaria, que no es una solución”, dijo Mehrabi, quien también es profesor de economía en Montgomery College en Maryland. “Esas reservas pertenecen al Banco Central y tienen que ser utilizadas para la política monetaria”.

Líderes talibanes asisten a la ceremonia del primer aniversario de la toma de Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: Reuters

El último revés en las relaciones entre los nuevos gobernantes de Afganistán y Occidente se produce cuando los talibanes cumplen un año desde que regresaron al poder después de derrocar al gobierno respaldado por Estados Unidos en Kabul.

A pesar de las primeras esperanzas de que los talibanes hubieran cambiado, el grupo introdujo algunas de las mismas medidas que contribuyeron a su aislamiento durante su último período en el poder hace 20 años. Estas incluyen prohibir que las niñas asistan a la escuela después del sexto grado, mantener a las mujeres fuera de la mayoría de los trabajos gubernamentales y prohibir que las mujeres viajen sin un acompañante.

No hay compromisos planificados entre EE.UU. y los talibanes sobre otros temas de interés mutuo, dijeron funcionarios estadounidenses.

Niños afganos sostienen armas electrónicas mientras posan para una foto durante las celebraciones, un año después de que los talibanes tomaran la capital afgana, frente a la embajada de Estados Unidos, en Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: AP

El principal de ellos en Washington es la liberación de Mark Frerichs, un contratista estadounidense retenido por los talibanes durante más de dos años. A cambio, los talibanes exigen la liberación de Bashir Noorzai, un narcotraficante afgano con vínculos con los talibanes. Noorzai actualmente cumple cadena perpetua en EE.UU. por intentar contrabandear 50 millones de dólares en heroína al país.

Los talibanes están ansiosos por lograr el reconocimiento internacional, junto con el levantamiento de las sanciones y la liberación de miles de millones de dólares en activos del Banco Central necesarios para estabilizar la economía. La inflación se dispara, el sistema bancario está paralizado y las empresas extranjeras evitan ampliamente las transacciones con Afganistán por temor a entrar en conflicto con las sanciones internacionales que tienen como objetivo a los líderes talibanes.

Combatientes talibanes celebran un año desde que tomaron la capital afgana, frente a la embajada de Estados Unidos en Kabul, el 15 de agosto de 2022. Foto: AP

Las Naciones Unidas han advertido que más del 90% de la población afgana carece de alimentos suficientes y casi la mitad de la población se enfrenta a una hambruna aguda.

Desde la retirada del año pasado, Estados Unidos ha tomado algunas medidas para abordar la catastrófica emergencia humanitaria de Afganistán. Sigue siendo el mayor proveedor individual de ayuda, con más de 774 millones de dólares prometidos al país durante el año pasado.

Desde que tomaron el poder por la fuerza en agosto de 2021, los talibanes han seguido políticas aparentemente incompatibles de imponer una versión extrema del gobierno islámico, como duras restricciones a las mujeres, mientras intentan establecer relaciones cordiales con Washington y otros gobiernos contra cuyos ejércitos alguna vez lucharon.

Un mural azul y blanco pintado en las paredes exteriores del Ministerio de Relaciones Exteriores en Kabul establece una prioridad para los gobernantes de Afganistán: “El Emirato Islámico de Afganistán quiere relaciones positivas y pacíficas con el mundo”.

Esa tensión quedó patente después de que el líder de Al Qaeda, Zawahiri, fuera asesinado por un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en el centro de Kabul a fines de julio. Los talibanes condenaron rápidamente el ataque en suelo afgano, pero tardaron días en abordar la acusación de que el grupo estaba dando cobijo al líder terrorista.

Miembros de los talibanes pasan frente a un mural contra Estados Unidos en la pared de la antigua embajada norteamericana en Kabul, el 12 de agosto de 2022. Foto: Reuters

“Hay un nivel de comprensión de que una confrontación con Al Qaeda, especialmente si no hay una buena justificación, podría correr el riesgo de fragmentar el movimiento, y eso es lo que impide cualquier tipo de acción fuerte contra Al Qaeda”, dice Ibraheem Bahiss, un experto afgano en el International Crisis Group. “Si Al Qaeda elige a un nuevo líder que no está en Afganistán, los talibanes pueden respirar aliviados”.

A raíz del ataque, se produjeron protestas antiestadounidenses dispersas en partes del país, y la reacción oficial de los talibanes, cuando llegó, fue silenciada. En un comunicado emitido después de una reunión de emergencia de los líderes talibanes en la ciudad sureña de Kandahar, el grupo dijo que desconocía la presencia de Zawahiri en el país y que investigaría si murió en el ataque.

“No hay amenaza para ningún país, incluido Estados Unidos, desde el suelo de Afganistán”, dijo el comunicado de los talibanes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.