El Papa Juan Pablo I, que reinó durante un mes, avanza en el camino a la santidad

Una foto de 1978 del Papa Juan Pablo I de pie ante el trono papal en la Ciudad del Vaticano. Foto: AP

La beatificación traerá al difunto Pontífice a un paso del mayor honor de la Iglesia Católica.




El Papa Francisco aprobó el miércoles un milagro atribuido a la intercesión del Papa Juan Pablo I, quien reinó solo 33 días en 1978. La decisión allana el camino para la beatificación del difunto Pontífice, el mayor honor de la Iglesia Católica antes de la santidad.

El Vaticano no anunció de inmediato una fecha o lugar para la ceremonia de beatificación, pero el Pontífice reinante ha realizado beatificaciones anteriores de los papas en el Vaticano.

La beatificación del Papa Juan Pablo II por el Papa Benedicto XVI en 2011 atrajo a más de un millón de peregrinos que llenaron la Plaza de San Pedro y las calles cercanas.

En la Iglesia Católica, la beatificación abre el camino a la veneración pública y es el paso más importante hacia la canonización, la declaración definitiva del Papa de que una persona muerta lleva una vida santa y ahora está en el cielo.

El Papa Juan Pablo I se encuentra con el cardenal Karol Wojtyla, arzobispo de Cracovia, en esta fotografía del 16 de octubre de 1978. Foto: Reuters

El cardenal Beniamino Stella, jefe de la oficina del Vaticano para las Causas de los Santos, dijo al medio oficial Vatican News que el milagro atribuido a Juan Pablo I fue la curación de una niña en Buenos Aires que había sufrido “problemas neurológicos muy graves, en prácticamente condiciones desesperadas”. La curación ocurrió hace unos 10 años y la paciente, que ahora tiene casi 20 años, goza de buena salud, dijo el cardenal Stella.

Para que la Iglesia considere una curación milagrosa, los expertos médicos deben concluir que no hubo una explicación científica para ello y el Vaticano debe verificar que la gente ora por la curación a la persona que se considera para la beatificación después de su muerte, pidiendo su intercesión ante Dios. Un segundo milagro de este tipo, que ocurre después de la beatificación, se requiere normalmente para la canonización como santo.

Juan Pablo I fue, a la vez, el Papa que reinó más brevemente en los tiempos modernos y el nativo italiano más reciente en ocupar el cargo.

El Papa Juan Pablo I entrega su bendición en el Vaticano. Foto: AP

Nació como Albino Luciani en la región del Véneto del noreste de Italia el 17 de octubre de 1912. Su padre era un emigrante temporal que trabajaba en minas en el norte de Europa y Argentina. El futuro Papa ingresó al sacerdocio y se desempeñó como obispo de la diócesis de Vittorio Veneto hasta 1969, cuando San Pablo VI lo nombró patriarca, o arzobispo, de Venecia. El Papa lo nombró cardenal en 1973.

El 26 de agosto de 1978, tras la muerte de San Pablo VI, el cardenal Luciani fue elegido para sucederlo. Inmediatamente fue apodado “el Papa sonriente”, por su estilo afable y accesible. Terminó la tradición de la coronación papal optando en cambio por una misa de inauguración más simple. También fue el primer Papa en tomar un doble nombre, para honrar a sus predecesores inmediatos San Juan XXIII y San Pablo VI.

El 29 de septiembre, 34 días después, el nuevo Papa fue encontrado muerto en su cama en el Vaticano, después de haber sufrido un ataque al corazón, aparentemente la noche anterior. Ha habido varias teorías de conspiración que alegan que fue asesinado, pero ninguna ha sido corroborada.

Más de 80 de los 266 papas de la historia han sido reconocidos como santos. Si Juan Pablo I es finalmente canonizado, entonces cuatro papas seguidos, desde San Juan XXIII hasta San Juan Pablo II, habrán sido declarados santos.

El Papa Francisco reconoció la tendencia en 2018 cuando, en una referencia en broma a su predecesor inmediato y a él mismo, dijo a los sacerdotes en Roma: “Benedicto y yo estamos en la lista de espera”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.