En medio de las protestas en Irán, un poderoso líder emerge de las sombras

Mojtaba Jamenei, el centro, es hijo de Alí Jamenei, el líder supremo de Irán. Foto: FARS

Mojtaba Jamenei, quien podría suceder a su padre como líder supremo después de operar en secreto durante años, es el blanco de la ira en las manifestaciones por los derechos de las mujeres.


Mientras los iraníes salen a las calles para protestar por el estricto código de vestimenta musulmán del país, han cantado por la muerte de un hombre que una vez ejerció el poder en secreto y ahora tiene un perfil público cada vez mayor: Mojtaba Jamenei, hijo del líder supremo de la República Islámica.

Jamenei, de 53 años, no tiene un cargo oficial en el gobierno. Pero funcionarios estadounidenses e iraníes han dicho que él está a cargo del imperio empresarial de su padre y es influyente en el nombramiento de funcionarios de seguridad y, a veces, en la supervisión de partes clave del aparato de seguridad de Irán, que ha sido objeto de un nuevo escrutinio luego de violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes por la muerte de Mahsa Amini, quien murió mientras estaba bajo custodia policial por presuntamente violar las leyes sobre vestir con modestia.

Entre la clase dominante iraní, Jamenei se ha forjado una reputación como ejecutor y guardián de su padre, el ayatola Alí Jamenei, quien ha sido el líder supremo de Irán durante los últimos 33 años. Ahora se ha convertido en un serio contendiente para suceder a su padre, dijeron personas con conocimiento del tema.

El líder supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei, llora durante una ceremonia con motivo de Arbaeen en Teherán, el 17 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

“En la corte del líder supremo, él es una sombra poderosa detrás de las cortinas”, dijo Saeid Golkar, una autoridad en los servicios de seguridad de Irán que enseña en la Universidad de Tennessee.

A fines de agosto, el establishment religioso de Irán elevó a Jamenei hijo al rango de ayatola, un prestigioso título religioso que necesitaría para convertirse en el líder supremo de Irán. El nombramiento se produjo cuando la salud de su padre empeoró en las últimas semanas, lo que obligó al hombre de 83 años a cancelar reuniones y recluirse temporalmente, dijeron las personas.

La apariencia de que el anciano Jamenei está preparando a su hijo para la sucesión es controvertida en Irán, donde la revolución de 1979 instaló el gobierno clerical y rechazó la monarquía hereditaria como corrupta.

Y tal sucesión no está garantizada de ninguna manera. Interponiéndose en el camino está el Presidente Ebrahim Raisi, un clérigo cercano al líder supremo con más credenciales políticas y una personalidad pública muy conocida. Jamenei hijo, por el contrario, rara vez se ve en público.

Pero rápidamente se está convirtiendo en el foco de la ira de los manifestantes tras la muerte de Amini.

“Mojtaba, que mueras y no veas al liderazgo”, cantó una multitud en Teherán en los últimos días.

No se pudo determinar qué papel ha jugado Mojtaba Jamenei en la respuesta a las protestas de la semana pasada. Al menos 41 personas han muerto hasta ahora durante los disturbios, según los medios estatales, ya que las autoridades emplean tácticas cada vez más letales, incluido disparar munición real contra la multitud.

Los analistas de Irán dicen que el creciente perfil público del hijo del ayatola es una señal del endurecimiento de la línea antioccidental del país en un momento de vacilantes negociaciones nucleares con Occidente, la decadencia económica interna y el creciente descontento con el gobierno islámico.

El ascenso de Jamenei marca un alejamiento del liderazgo religioso tradicional que fue crucial para la fundación de la República Islámica, dijeron analistas y personas cercanas al gobierno iraní. En cambio, representa a los paramilitares y clérigos más radicales que han surgido en los últimos años como los actores más poderosos del país, dijeron estas personas.

En el gobierno de su padre, las áreas de influencia de Jamenei incluyen operaciones militares y de inteligencia internacionales, y el Basij, un grupo paramilitar que está profundamente arraigado en todo el país, dijeron funcionarios estadounidenses e iraníes.

“Mojtaba está cerca del aparato de seguridad”, dijo Sanam Vakil, subdirector del programa de Medio Oriente y África del Norte en el Instituto Real de Asuntos Internacionales de Reino Unido. Si llega al poder, agregó, “de ninguna manera debemos esperar un liberal”.

Manifestantes encienden fogatas durante una protesta por la muerte de Mahsa Amini en Teherán, Irán, el 21 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

Jamenei y el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán no pudieron ser contactados para este artículo. El Basij, la oficina del Líder Supremo, los ministerios de información y de relaciones exteriores en Teherán y la representación de Irán ante las Naciones Unidas en Nueva York no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Jamenei es el segundo hijo mayor del líder supremo de Irán. Nació en el hogar ancestral de la familia de Mashhad, la ciudad santa en el noreste del país. Su nombre es la palabra árabe para “elegido”.

Cuando su padre era presidente de Irán en la década de 1980, Jamenei luchó en el Batallón Habib, una unidad legendaria involucrada en batallas críticas de la guerra entre Irán e Irak. Habib fue cuna de militares que se convirtieron en agentes de seguridad acusados de actos de represión.

Jamenei llamó la atención del público por primera vez en 2005 cuando Mahmoud Ahmadinejad se convirtió en el primer no clérigo elegido para la presidencia de Irán. Mahdi Karroubi, entonces asesor del líder supremo y candidato presidencial fracasado, renunció después de acusar a Jamenei de ayudar a Ahmadinejad. El Jamenei mayor acusó a Karroubi de fomentar una “crisis en el país”.

En 2009, los líderes de la oposición dijeron que el hijo del líder supremo ayudó a manipular la votación de Ahmadinejad y que respaldó la represión de las protestas que sacudieron al país, con cientos de miles de personas formando un movimiento llamado Movimiento Verde.

Estudiantes y activistas de la Universidad de Delhi encienden velas en apoyo de las protestas contra el régimen en Irán tras la muerte de Mahsa Amini, en Nueva Delhi, India. Foto: Reuters

Al menos 36 personas murieron en las protestas de 2009, según estadísticas oficiales. Los opositores al régimen han afirmado que las muertes podrían ser el doble de ese número.

Jamenei nunca ha comentado sobre las acusaciones de fraude electoral. El Consejo de Guardianes de Irán, que supervisa las elecciones, realizó un recuento parcial y confirmó a Ahmadinejad como ganador.

Para 2019, el Tesoro de EE.UU. evaluó que Jamenei había asumido algunas de las responsabilidades del líder supremo, promoviendo “las ambiciones regionales desestabilizadoras y los objetivos internos opresivos de su padre”. Ese mismo año, un informe del Congreso de EE.UU. concluyó que Mojtaba Jamenei tuvo una “aportación significativa” en las decisiones de liderazgo en Irán.

El Tesoro emitió restricciones contra Jamenei, congelando cualquier propiedad que tuviera en los EE.UU. y advirtiendo que cualquier persona que hiciera negocios con él sería sancionada.

Volvió a ser el centro de atención en agosto, cuando una agencia de noticias afiliada al Seminario Islámico de Qom, el principal centro de aprendizaje religioso de Irán, informó que había sido elevado al rango de ayatola. El título es el requisito mínimo para convertirse en el líder supremo del país.

Mujeres llevan fotos durante una protesta por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, en Irán, en la ciudad controlada por los kurdos de Qamishli, al noreste de Siria. Foto: Reuters

La medida sorprendió a algunos observadores de Irán porque Jamenei nunca ha sido considerado una autoridad religiosa prominente, lo que llevó a especular que podría reemplazar a su padre después de ascender de manera constante durante años.

“¿Han regresado al poder las monarquías de 2.500 años de antigüedad que estamos hablando de la sucesión del hijo de Jamenei?”, dijo Mir Hossein Mousavi, ex primer ministro iraní que ahora está bajo arresto domiciliario, en un comunicado al sitio web de oposición con sede en Irán, Kaleme.

El líder supremo de Irán es elegido por un organismo de 88 miembros, llamado Asamblea de Expertos. Aunque la asamblea está dominada por clérigos leales a su padre, no está claro que Jamenei obtenga la mayoría de los votos.

Un compromiso que se está discutiendo en los círculos gobernantes también podría involucrar a un consejo gobernante que incluya a Raisi, Jamenei y otras figuras importantes, según un funcionario iraní y asesor del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

“Incluso si no asciende a Jefe de Estado, probablemente seguirá moviendo los hilos”, dijo Golkar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.