Escándalo de corrupción por compras de respiradores con sobreprecio sacude a Bolivia

Un grupo de trabajadores sanitiza las calles de La Paz, Bolivia

El ministro de Salud, Marcelo Navajas, fue detenido y removido de la cartera, mientras continúa la investigación. Los analistas sostienen que el caso impactará en la intención de voto de la Presidente interina, Jeanine Áñez.




El 14 de mayo Bolivia recibió 170 ventiladores como parte de la primera adquisición de equipos médicos para enfrentar la pandemia del coronavirus, que mantiene 4.481 contagiados y 189 muertos en el país. Sin embargo, lo que comenzó como una ayuda involucra ahora un presunto escándalo de corrupción. El gobierno interino de Jeanine Áñez pagó un total de US$ 4,7 millones por los equipos sanitarios, lo que implica un precio cuatro veces superior al del valor al que se comercializan en el mercado.

La Presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez junto al gabinete.

De acuerdo a los antecedentes del caso revelados por la prensa boliviana, la empresa catalana GPA Innova vende a US$7.194 cada ventilador mecánico básico a “precio de fábrica”, por lo que Bolivia debería haber pagado un total de US$1,2 millones, aunque finalmente el gobierno desembolsó alrededor de US$ 28 mil por cada uno.

El Banco Interamericano de Desarrollo estableció mediante un comunicado que después de una solicitud del Palacio Quemado facilitaron la compra de los equipos médicos como parte “de los recursos de financiamiento de hasta US$ 82 millones fueron reasignados a la atención de la pandemia”.

Personas con mascarillas hacen fila afuera de las Oficinas de Pensione, en La Paz.

Ante las acusaciones, la mandataria interina y candidata presidencial, Jeanine Áñez, respondió a las acusaciones anoche a través e Twitter. “Gracias a denuncias en redes y medios iniciamos una investigación sobre posible corrupción en compra de los respiradores españoles. Pido cárcel y ordeno todo el peso de la ley contra quienes se hubieran llevado un solo peso. Cada centavo de corrupción debe ser devuelto al Estado”, enfatizó.

Tras el mensaje se iniciaron las primeras diligencias que llevaron a la detención de dos funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que incluyó hoy la aprehensión del ministro de Salud, Marcelo Navajas, quien fue reemplazado por Eydi Roca. En tanto, todo el personal que estuvo involucrado en la compra será removido.

El diario paceño Página Siete también reveló que la compra de los respiradores no se habría realizado a través del gobierno con la empresa, sino mediante IME Consulting Services, de origen vasco, como intermediario.

Trabajaradores lanzan desinfectante a una mujer en medio de un operativo en las afueras de la cárcel Palmasola, en Santa Cruz.

La polémica llega después de meses de tensión en Bolivia. Tras asumir un mandato transitorio, Áñez fue criticada por ser candidata presidencial y utilizar los recursos estatales para su campaña. Además, recibió reproches internacionales después de un decreto supremo que atentaba contra la libertad de expresión.

“Esto realmente ha repercutido de manera directa y es como un sismo dentro del gobierno de Áñez porque se han ido sumando a otros caso en las semanas anteriores. Desde el uso de aviones, algunas denuncias de nepotismo y este es el mayor detonante. Por otro lado, la detención del ministro de salud no debería ocurrir. El ministro probablemente debería renunciar para abrir un período de investigación hasta llegar a un juicio, pero detenerlo es una señal muy reactiva y volatil”, señaló a La Tercera el politólogo boliviano, Marcelo Arequipa.

La compra de los ventiladores se habría realizado directamente en España mediante el cónsul en Barcelona, David Pareja, quien es hijo de Ruth Lozada, exdiputada y candidata por la alianza Juntos liderada por Jeanine Áñez y además es sobrino del presidente de la Aduana Nacional, Alberto Lozada y cercano al gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas.

El ministro de Justicia, Álvaro Coímbra señaló que otra empresa ofreció vender cada respirador mecánico por US$ 12 mil, influyendo el traslado a Bolivia, lo que representaría menos de la mitad del total que finalmente el gobierno pagó por los equipos. Ante esto, Pareja señaló que el Ministerio de Salud estaba en conocimiento de que había una mejor oferta para adquirir los mismos respiradores, pero que de todas maneras se continuo con la firma del contrato.

“No solo se va a producir un distanciamiento de la ciudadanía respecto de gobierno de la Presidenta por una perdida de credibilidad, sino que todo esto va a impactar en la paz social. Otro impacto será en la intención de voto. Cada vez Áñez se le aleja más de ganar las elecciones y otros candidatos sin hacer nada solo tienen que observar lo que pasa en el gobierno”, señala el analista político boliviano, Carlos Cordero a La Tercera.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.