Estudiantes de Hong Kong comienzan a abandonar campus universitarios tomados

Hong Kong

Foto: EFE

La llamada "Operación Amanecer" está llegando a su fin, luego de una semana donde los recintos universitarios se convirtieron en campos de batalla en contra las fuerzas de seguridad.


Una veintena de manifestantes en un campus universitario de Hong Kong se entregaron a la policía el jueves, al tiempo que el partido político pro-Beijing más grande de la ciudad exhortó a los votantes a "expulsar a la fuerza negra" en elecciones próximas, consideradas un índice crucial del apoyo de la población a las protestas contra el gobierno.

Al menos 23 personas abandonaron la Universidad Politécnica, rodeada desde hace días por la policía antimotines, y el asedio parecía llegar a su fin.

Diez manifestantes salieron caminando juntos y se les acompañó a un retén policial fuera del campus. Tres salieron transportados en camillas y cuatro en sillas de ruedas. Otros cinco estudiantes, aparentemente menores de edad, salieron con sus padres y se les permitió partir después que la policía tomó sus datos.  

No está claro cuántos manifestantes permanecen en el lugar. Son los últimos resistentes de un grupo mucho más grande que ocupó el campus después de enfrentar a la policía el fin de semana pasado. Alrededor de mil se entregaron o cayeron presos cuando intentaban huir. 

El partido político más grande de la ciudad condenó la violencia y exhortó a los 4,1 millones de votantes a utilizar las urnas el domingo próximo para rechazar a la "fuerza negra" que ha provocado un caos sin precedentes en el territorio semiautónomo chino desde junio. 

"La fuerza negra dice que quiere luchar por la libertad, pero la gente ya no puede expresar sus opiniones libremente. Se nos ha despojado del derecho de ir a la escuela y trabajar", dijo Starry Lee, dirigente de la Alianza Democrática por el Fomento y Progreso de Hong Kong.

Lee y algunos candidatos patearon balones negros en un acto de campaña para simbolizar la expulsión de los manifestantes que visten de negro. "Si todos votan, se puede restaurar Hong Kong y detener la violencia", dijo Lee.

El partido disputa 181 de las 452 bancas del concejo distrital, una elección barrial realizada cada cuatro años y dominada por el bando oficialista. Por primera vez estarán en juego todas las bancas. Si la furia popular contra el gobierno y la policía da la victoria al bloque prodemocrático, esto daría mayor legitimidad al movimiento de protesta.

Comenta