Evo Morales asegura que EE.UU. busca intervenir "militarmente en Venezuela"

Evo Morales

Según el Mandatario boliviano, el objetivo de la operación no sería el presidente del Gobierno, Nicolás Maduro, sino "el petróleo venezolano".




El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy en una entrevista con Efe que América Latina "ya no es el patio trasero de Estados Unidos" y denunció que Washington ha intentado convencer a dirigentes sudamericanos aliados para llevar a cabo "una intervención militar en Venezuela".

Morales explicó que dirigentes del continente le informaron, "por amistad y por confianza", de que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, "trata de convencer a algunos países amigos de Estados Unidos" para acabar con el Gobierno del país caribeño.

El mandatario defendió que "una intervención militar sólo va a crear otro conflicto armado" y añadió que el objetivo de esa operación no sería el presidente del Gobierno, Nicolás Maduro, sino "el petróleo venezolano, y eso lo saben los venezolanos".

Puso como ejemplo la intervención militar de 2011 en Libia, donde se usaron "los derechos humanos y la ayuda humanitaria" como "pretextos" para "invadir y bombardear".

Morales aseguró que, a pesar de la actual crisis política y social en ese país del norte de África, Occidente "no va a intervenir" de nuevo allí porque el petróleo libio es ahora "de las petroleras de Estados Unidos y de algunas europeas".

El dirigente reiteró el carácter "intervencionista" de Estados Unidos en Latinoamérica y criticó el reciente estatus de Colombia como "socio global" de la OTAN, que calificó de "agresión militar a toda la América Latina y el Caribe".

"Cuando no hay golpes de carácter militar, buscan golpes judiciales o congresales", añadió en referencia a Brasil, donde la expresidenta Dilma Rousseff fue destituida por el Senado y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva continúa en prisión.

Morales se encuentra este fin de semana en La Haya, Holanda, para celebrar reuniones privadas con el equipo jurídico que llevan las demandas que Bolivia y Chile mantienen ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

La Paz debe presentar antes del 3 de septiembre una contramemoria ante el tribunal para defenderse de las acusaciones de Santiago, que ha denunciado al país vecino por el uso de las aguas del Silala, un curso de agua que nace en Bolivia y cruza la frontera hacia Chile.

Santiago considera que el Silala es un río internacional y ambos países conservan derechos respecto a sus aguas, mientras que La Paz asegura que es una canalización hecha a principios del siglo XX por una compañía chilena en el Potosí y que fue ilegal y abusiva para sus intereses.

Preguntado por las relaciones con Chile, Morales aseguró que está "dispuesto a retomar el diálogo de los distintos temas, no solo del Silala", sino también "de otros pendientes como los campos minados" que quedan en algunas zonas de la frontera.

"Tenemos que pensar en grande, en cómo terminar estos conflictos para no dejarlos a las futuras generaciones", concluyó el boliviano, que apeló a "restablecer las relaciones diplomáticas" con Chile.

Comenta