Explosión en Líbano: equipo de rescatistas chilenos investiga señal de vida bajo los escombros un mes después de la megaexplosión

La gente guarda esperanzas de que haya sobrevivientes.

Los especialistas han llevado sensores de detección de sobrevivientes a la zona de Mar Mikhael, luego de que hubo reportes de que se detectaron latidos de corazón.




Un equipo chileno de rescatistas detectó posibles señales de vida entre los escombros de un edificio derrumbado por la potente explosión de hace casi un mes en Beirut, la capital de Líbano.

Los especialistas han llevado sensores de detección de sobrevivientes a la zona de Mar Mikhael, luego de que hubo reportes de que se detectaron latidos de corazón.

Una multitud se reunió en el edificio derrumbado en Mar Mikhael donde trabaja un equipo de rescatistas de Chile, un país sísmico con especialistas en este tipo de tareas.

Más de 200 personas murieron el 4 de agosto tras la explosión de unas 2.750 toneladas de nitrato de amonio que estaban en un almacén del puerto de Líbano.

Unas 300.000 personas se quedaron sin hogar por los enormes daños a viviendas y edificios, una crisis que llevó al gobierno libanés a renunciar luego de intensas manifestaciones.

Los informes locales dicen que han detectado gracias a un perro rastreador y un escáner la posibilidad de que alguien esté vivo debajo de los escombros.

“Estas (señales de respiración y pulso) junto con el sensor de temperatura significa que existe la posibilidad de vida”, dijo el rescatista Eddy Bitar a la prensa.

Una mujer en el lugar le dijo a la BBC que los rescatistas llegaron al lugar anoche y el perro indicó que había señales de vida.

Los equipos regresaron esta mañana con su equipo para excavar entre los escombros.

Los especialistas piden silencio de vez en cuando para que el equipo pueda escuchar con atención, informa la periodista de la BBC Orla Guerin, presente en el lugar.

Rescatistas fueron alertados de posibles signos de vida por uno de sus perros entrenados.

Los chilenos llegaron al Líbano el 1 de septiembre. Según una fuente local, tienen equipos altamente sensibles que pueden detectar la respiración a una profundidad de 15 m.

Hasta el momento no hay confirmación de que haya alguien vivo bajo los escombros, pero algunos de los reunidos tienen esperanzas, dice Guerin.

Uno de los que esperan noticias es un joven que sostiene una bandera libanesa. Le dijo a la BBC que cuando escuchó la noticia no podía quedarse en casa.

El edificio donde hay esperanzas de encontrar sobrevivientes está en la zona de Mar Mikhael.

Mar Mikhael fue una de las áreas más afectadas por la onda expansiva que generó la explosión el 4 de agosto.

Es un barrio histórico cercano al puerto. Era famoso por su vida nocturna antes del desastre.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.