Expresidente argentino, Mauricio Macri, asegura que procesamiento en su contra por espionaje ilegal es una “persecución política”

El juez a cargo de la investigación, Martín Bava, determinó que el exjefe de Estado es penalmente responsable, entre otros, del delito "de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor”, tras vincularse con supuestos espionajes hacia los familiares del submarino ARA San Juan. Tras conocerse el fallo, y desde Chile, el exmandatario apuntó contra el magistrado y aseguró que "más incómodo es para la propia justicia argentina tener jueces como el juez Bava".




Este miércoles el expresidente de Argentina, Mauricio Macri, fue procesado por el juez Martín Bava, quien está a cargo de la investigación de la causa de espionaje a los familiares de las víctimas del ARA San Juan.

El magistrado concluyó en su fallo que la Inteligencia argentina -durante el gobierno de Macri- autorizó el espionaje a los familiares de las víctimas del submarino, por lo que consideró al exjefe de Estado “penalmente responsable del delito de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor” en “concurso ideal con el delito de abuso de autoridad de funcionario público”.

A esto se suma que el juez, en la sentencia, prohibió al exjefe de Estado “ausentarse de su lugar habitual de residencia por un término mayor a los diez días sin previo aviso al tribunal”, recoge ‘La Nación’. Además, se le embargaron 100 millones de pesos argentinos (más de 830 millones de pesos chilenos).

Sin embargo, actualmente, Macri se encuentra de viaje en Chile, donde este mismo miércoles visitó La Moneda y se reunió con el Presidente Sebastián Piñera, por lo que Bava precisó que la orden de no abandonar el país entrará en vigor “a partir de su reingreso a Argentina”.

Durante esta tarde, desde Chile, el expresidente fue consultado sobre su procesamiento. Al respecto, aseguró que es una “persecución política” en su contra y apuntó contra el magistrado a cargo de la investigación.

“He dicho que es una persecución política que termina en esto que todos sabíamos, pero más incómodo es para la propia justicia argentina tener jueces como el juez Bava. Eso es mucho más incómodo”, señaló.

A Macri se le imputaban seis presuntos hechos delictivos por toma de fotografías, búsquedas en redes sociales, seguimientos, infiltraciones en marchas y testimonios.

Aquellos hechos, según Bava, no guardaban relación con la seguridad del presidente, sino que se trataban de tareas de “inteligencia ilegal” que buscaban controlar las protestas e influir en la opinión pública frente a las demandas de los familiares de los tripulantes del ‘ARA San Juan’, pidiendo medios para encontrar a sus los militares.

La última comunicación con el ‘ARA San Juan’ fue durante la mañana del miércoles 15 de noviembre de 2017, mientras navegaba en el golfo de San Jorge rumbo a mar del Plata con 44 personas a bordo. En ese momento la nave informó de que realizaría una inmersión para que descansara la tripulación tras el esfuerzo de navegar en superficie en medio de una tormenta. Un año después, el 11 de noviembre, el submarino fue encontrado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.