Florida, el más reñido campo de batalla

Foto: Reuters

Con una leve ventaja del demócrata Joe Biden, de 1,4 puntos porcentuales sobre Trump en el “estado del sol”, ambos candidatos coincidieron ayer en actos de campaña en Tampa.




A tan solo cuatro días de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Florida se ha transformado en el más reñido campo de batalla. Y no solo porque es el tercer estado más poblado del país (después de California y Texas), sino porque este jueves ambos candidatos llevaron sus mitines de campaña al “estado del sol”, específicamente a la ciudad de Tampa, donde la contienda electoral se prevé ajustada.

Según Real Clear Politics, las encuestas le dan una leve ventaja al demócrata Joe Biden con 48,4%, mientras que Trump obtendría un 47,9% en este estado clave. Trump tiene más en juego en Florida que Biden. El Presidente no lograría conseguir la mayoría de 270 votos electorales si no gana en este estado, donde derrotó a Hillary Clinton por 1,2 puntos porcentuales en 2016. Con sus 29 votos electorales, este estado es uno de los premios mayores en las elecciones.

Este jueves coincidió que ambos candidatos estuvieran en una suerte de “combate” en Florida. Trump realizó un mitin a partir de las 13:30 en la ciudad de Tampa. Al mismo tiempo, Biden estuvo en el condado de Broward en el sur del estado, pero en la tarde se trasladó a Tampa.

El mitín de Trump fue al aire libre, algo que ya se ha visto en sus otras actividades con miles de personas aglomeradas para verlo y muchos sin mascarillas. Biden, por el contrario, realizaba un acto de campaña con sus partidarios desde sus vehículos. Es un claro ejemplo de sus estilos y las contrapuestas visiones y estrategias de cada uno frente a la pandemia del Covid-19.

El Presidente Trump junto a su esposa en un mitin de campaña este jueves en Tampa.

Eso sí, los candidatos presidenciales compiten por un reducido grupo de votos, puesto que en ese territorio cerca de 7 millones de personas ya habían emitido sus votos, según la División de Elecciones del estado. La cifra, que ya se acerca a los 9,6 millones de votos emitidos en las elecciones presidenciales de 2016, es casi la mitad de la población del estado de 14,4 millones de votantes registrados.

El Proyecto de Elecciones de Estados Unidos informó que el 40,5% de los votos anticipados en Florida habían sido emitidos por demócratas, el 37,7% por republicanos y el 21,7% por personas sin afiliación partidaria o que pertenecen a partidos pequeños.

Frente al crucial grupo de votantes en ese estado, los latinos, las encuestas recientes sugieren que Trump ha logrado avances entre este grupo. En el sur de Florida, Trump ha logrado consolidar especialmente su popularidad entre los cubanoamericanos.

Por eso, Biden apuntó a los latinos en su primera actividad este jueves en Florida: “Cuba no está más cerca de la libertad y la democracia hoy que hace cuatro años”, dijo.

Al prometer revertir la política más dura de Trump hacia Cuba, Biden también reiteró que considera a Nicolás Maduro un “matón”. “El Presidente Trump no puede promover la democracia y los derechos humanos para el pueblo cubano o el pueblo venezolano, cuando, de hecho, ha elogiado a tantos autócratas en todo el mundo”, dijo Biden.

Además del campo de batalla que representa Florida, con su gran cantidad de votantes y, por ende, su gran cantidad de votos electorales que reparte, los candidatos también ponen sus esfuerzos en otros estados, aquellos en donde la contienda también se proyecta reñida. Estos estados disputados son Ohio, Arizona, Georgia, Iowa, Carolina del Norte y Pennsylvania, entre otros, es decir, estados sin una referencia histórica de inclinación por alguno de los dos partidos.

En Pennsylvania, las encuestas le otorgan una ventaja a Biden de 4,3%, en Georgia de 0,4% y en Carolina del Norte de 0,6%. En Ohio, en tanto, se proyecta un empate al igual que en Arizona. En 2016, Trump logró ganar todos esos estados, una situación que por el momento se ve difícil de replicar.

Joe Biden en un acto de campaña en el condado de Broward, este jueves en Florida. Foto: AFP

Voto por correo

Ante los debates sobre el voto por correo y lo que podría retrasar el conteo debido a la alta carga que implica para el Servicio Postal, la Corte Suprema permitió el miércoles a Pennsylvania y Carolina del Norte recibir votos hasta días después de las elecciones del martes, lo que significa una victoria para los demócratas que han estado presionando para que los estados concedan tiempo adicional debido a la gran cantidad de votos enviados por correo durante la pandemia.

Los casos de estos dos estados son los ejemplos más recientes de las complicaciones que el Covid-19 ha presentado a los funcionarios que se enfrentan a un número récord de voto anticipado y por correo de quienes prefieren evitar votar en persona.

Así, el tribunal se negó a aceptar una impugnación de los republicanos de Pennsylvania sobre la fecha límite de votación por correo del estado, dejando en vigor la decisión de que las papeletas pueden recibirse hasta tres días después de las elecciones, incluso si hay no tienen matasellos o estampillas legibles. También, el tribunal permitió el recuento de las papeletas de votación recibidas en Carolina del Norte hasta nueve días después de las elecciones, siempre que tengan matasellos del día de las elecciones.

Según CNN, los expertos en leyes electorales han advertido que es poco probable que los tribunales jueguen un papel fundamental en el resultado de las elecciones, y los votos por correo recibidos después del día de las elecciones serán un pequeño porcentaje del total de votos. Sin embargo, el medio advierte que si las elecciones están cerradas y si Pennsylvania, por ejemplo, es el estado decisivo y los votos recibidos después del 3 de noviembre podrían marcar la diferencia, los problemas legales que rodean el voto por correo que llegan después del día de las elecciones podrían catapultar repentinamente el primer plano de la contienda presidencial.

Con esto, se confirma la idea de que es posible que EE.UU. no tenga un ganador para el mismo 3 de noviembre y, por el contrario, habrá que esperar algunos días para saber el resultado electoral.

De todas formas ya son cerca de 80 millones de estadounidenses que han votado por correo o por sufragio adelantado, según un recuento del Proyecto de Elecciones de la U. de Florida, por lo que se prevé la mayor tasa de participación en más de un siglo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.