Israel firma en la Casa Blanca histórico acuerdo con países árabes

El premier israelí, Benjamin Netanyahu; el Presidente Donald Trump; el canciller de Bahrein, Abdullatif Al Zayani, y el canciller de los Emiratos Arabes Unidos, Abdullah bin Zayed al Nahyan, saludan desde el balcón Truman en la Casa Blanca.

Los Acuerdos de Abraham fueron alcanzados con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein. El Presidente palestino, Mahmoud Abbas, criticó los pactos.




En un histórico encuentro y en el marco del reordenamiento de fuerzas en Medio Oriente, los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein firmaron este martes acuerdos para normalizar sus relaciones con Israel, rompiendo así el paradigma de que no se firmarían pactos a menos que se solucione el conflicto entre israelíes y palestinos.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue el anfitrión de la ceremonia en el jardín sur de la Casa Blanca. La puesta en escena del evento, dice The New York Times, parecía diseñada para invocar la escena hace 25 años en el mismo lugar, cuando el Presidente Bill Clinton negoció un acuerdo, y un icónico apretón de manos entre el primer ministro israelí, Yitzhak Rabin, y el líder palestino, Yasser Arafat.

En esta oportunidad, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, firmó los acuerdos con el ministro de Relaciones Exteriores emiratí, Abdullah bin Zayed al-Nahyan, y su par de Bahrein, Abdullatif Al Zayani. Hasta ahora se desconocen los detalles de los pactos, conocidos como los Acuerdos de Abraham, pero la corresponsal del diario Haaretz, Nora Landau, señaló que estos serán llevados al gabinete y el Parlamento israelí para su ratificación antes de que entren en vigencia.

En una etapa posterior, se agregarán más cláusulas al pacto con los Emiratos en relación con la cooperación en diversas áreas civiles. El acuerdo que se firmará con Bahrein será en su mayoría declarativo, ya que se anunció hace solo unos días, lo que, según altos funcionarios israelíes, no dejó suficiente tiempo para formular un tratado de paz.

Landau señaló en su cuenta de Twitter que Haaretz obtuvo la declaración de paz entre Israel y Bahrein y que esta incluye el compromiso de “continuar los esfuerzos para lograr una resolución justa, integral y duradera del conflicto israelí-palestino”. Los acuerdos, que han sido duramente criticados por los palestinos, los convierten en el tercer y cuarto país árabe que aceptan dar pasos para normalizar sus lazos con Israel desde los tratados de paz firmados con Egipto en 1979 y Jordania en 1994.

En un encuentro con Netanyahu, Trump dijo que cinco países adicionales de Medio Oriente están cerca de establecer relaciones formales con Israel y de forma muy rápida. Eso sí, no identificó a ninguna de las naciones involucradas en las conversaciones. “Hablé con el rey de Arabia Saudita y tuvimos una gran conversación. Y creo que allí también sucederán cosas positivas”, dijo Trump a los periodistas.

Para algunos analistas, los acuerdos marcan una inesperada victoria diplomática para Trump justo en momentos de su campaña para la reelección. Según Reuters, juntar a Israel, los Emiratos y Bahrein refleja su preocupación compartida sobre la creciente influencia de Irán en la región y su desarrollo de misiles balísticos. Una columna del diario Haaretz señala que también detrás del acuerdo se encuentra la venta de armas. “Los acuerdos que se firmaron en la Casa Blanca son bienvenidos y se espera que contribuyan a la economía israelí. Al mismo tiempo, debemos considerar el interés de la industria armamentista estadounidense en la normalización de las relaciones”, escribió Hagai Amit.

Otros expertos de la región, dice The New York Times, aunque le dieron crédito a Trump por ayudar a negociar el acuerdo -un trabajo encabezado por su yerno y asesor principal, Jared Kushner-, calificaron el discurso de paz como exagerado. “No es la resolución de conflictos y no es la paz. Este es un trato comercial”, dijo al periódico Jeremy Ben-Ami, presidente de J Street, un grupo de defensa liberal pro-Israel muy crítico con Netanyahu. “Está muy, muy claro que hay intereses alineados entre Israel y estos países - militares, de seguridad, diplomáticos, económicos - y esos intereses han estado ahí durante dos décadas”, añadió.

Los funcionarios de los Emiratos y Bahrein buscaron tranquilizar a los palestinos al decir que sus países no los están abandonando. El Presidente palestino, Mahmoud Abbas, señaló: “No habrá paz, seguridad o estabilidad para nadie en la región sin el fin de la ocupación y (sin) el respeto de los plenos derechos del pueblo palestino”. “Los intentos de eludir al pueblo palestino tendrán graves consecuencias, de las que deberán responsabilizarse Estados Unidos y la ocupación israelí”, advirtió.

Comenta