Jon Lee Anderson, periodista estadounidense: “Trump cree que usar mascarilla lo hará parecer ridículo”

Foto: AFP

El influyente reportero de The New Yorker participó en el ciclo de Conversaciones LT. “El coronavirus está peor donde hay populistas en el poder, donde hay presidentes irresponsables”, dijo. Sobre los países que han tenido un buen desempeño, mencionó a Costa Rica y Uruguay.




Jon Lee Anderson (California, 1957) tomó más de 100 vuelos con destino a unos 25 países el año pasado, hasta que el coronavirus lo obligó a confinarse en un pueblo costero del suroeste de Inglaterra a comienzos de 2020. Acostumbrado a reportear en terreno guerras y conflictos, y a construir monumentales perfiles de Presidentes en el lugar de los hechos, para el periodista de la revista The New Yorker la cuarentena no ha sido algo sencillo.

“Estar acá es más aburrido que Beirut o Bagdad. Nunca he estado tanto tiempo en casa”, cuenta el reportero estadounidense, con una sonrisa. Justo antes de la pandemia, Jon Lee Anderson emprendió un largo viaje por América Latina, una de las regiones a las que más tiempo ha dedicado durante su carrera, con sus aclamados reportajes en profundidad. Aquello, cuenta que le sirvió como “nutrición” para palpar cómo venía el impacto del coronavirus en esta región.

Jon Lee Anderson participó este jueves en Conversaciones LT, un ciclo dirigido a los suscriptores de La Tercera vía Zoom, para abordar temas como el auge del populismo en tiempos de pandemia, entre muchas otras materias relevantes para el continente americano.

Sin ambigüedades, el periodista estadounidense señaló que los gobernantes populistas “nunca han tenido como misión acabar con el Covid-19”. También tuvo palabras respecto de lo que ha ocurrido en Chile con el coronavirus. “En Chile hubo un destape demasiado temprano por exceso de confianza por parte del Presidente y hubo, a dos o tres semanas, un estallido (de casos) muy fuerte que sigue hasta ahora. Yo no incluiría a Sebastián Piñera en la veta populista. Quizás fue arrogancia, quizás fue exceso de confianza. Eso es un comportamiento normal entre los Presidentes. Entonces hay quienes han cometido errores dentro de lo normal y otros que han pecado de orgullo y que están al borde de la negligencia criminal, como Trump o Bolsonaro”, apuntó.

¿Qué es lo que más le ha llamado la atención respecto del impacto del coronavirus en América Latina? ¿Qué cosas ha desnudado la pandemia en esta región?

Brasil impacta todos los días. El fenómeno de Jair Bolsonaro y Brasil es algo desgarrador de presenciar, aunque sea desde lejos. Es como un desastre que sabes que mañana será peor. El coronavirus de Brasil opera como una onda expansiva por Sudamérica. Lo mismo ocurre con Donald Trump en Estados Unidos. Estamos en un momento en que por primera vez los dos grandes países, las dos grandes potencias del hemisferio occidental están en manos de populistas: Trump y Bolsonaro, ambos de ultraderecha. Ellos han tenido falta de hombría, de compasión y empatía con sus ciudadanos. Hay también otro populista en El Salvador, Nayib Bukele, que en un supuesto afán de preservar la salud de sus conciudadanos, los mete a la cárcel. Parece inconcebible que las dos mayores potencias (de la región) estén gobernadas por tipos tan bajos.

Trump y Bolsonaro se han negado a reconocer la gravedad de la crisis. De hecho, no utilizan mascarilla. Pero también hay populistas de izquierda, como el Presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, que ha tenido un comportamiento errático. ¿Qué efectos puede tener esta crisis para este tipo de gobernantes?

En general se puede decir que el coronavirus está peor donde hay populistas en el poder, donde hay Presidentes irresponsables. En lugares donde los líderes actuaron con eficiencia y prontitud, la cosa no está tan mal. Lo que tienen en común es la personalización de la política, de poner a la persona antes que al país. Trump cree que usar mascarilla lo hará parecer ridículo, siendo que ya tiene el pelo anaranjado. Los populistas del hemisferio -excluyendo a Nicolás Maduro-, quieren adueñarse del mensaje, del debate público: Trump en Twitter, Bolsonaro en Facebook, López Obrador con sus mañaneras (conferencia de prensa diarias) y Ortega con su esposa, que además es ministra de Información. Todos controlan la información. En el caso de López Obrador nunca puso empeño en los test ni decretó curentena obligatoria.

¿Las sociedades más golpeadas por el Covid-19 le pasarán la cuenta a sus gobernantes a través de las urnas?

Creo que Trump encontrará su muro en las elecciones. Eso se siente y se ve venir a partir del horripilante asesinato de George Floyd. Trump manejó mal la política racial y la pandemia. Trump es la ropa sucia de Estados Unidos y podría tomar medidas peligrosas si ve que puede perder.

¿Hay un riesgo de que otras sociedades caigan y opten por elegir a un gobernante populista?

Quién iba a pensar que un tipo tan patán como Trump fuera electo. Entonces por supuesto que puede pasar en otros países. Bukele, por ejemplo, se modela con Trump. En América Latina las democracias que reemplazaron a las dictaduras no están bien cuajadas en muchos casos. Uruguay y Chile quizás son los que más terreno han logrado en ese sentido, aunque con desigualdades y problemas de otra índole. Pero hay otros países que están más cercanos a una remilitarización y eso es lo que estamos viendo hoy en América Latina, en manos de populistas y no populistas.

En general los Presidentes que han tenido un mal desempeño en la crisis por el coronavirus han sido golpeados en las encuestas ¿Cómo se explica que el mandatario peruano Martín Vizcarra tenga un considerable nivel de apoyo?

En el caso de Perú, la población está hastiada de la política, entonces el mero hecho de que Martín Vizcarra haya intentado responder de manera transparente y constante es un alivio para los peruanos. Quieren creer en alguien y le están dando el beneficio de la duda. Saben que la flaqueza es del Estado.

¿Qué países observa que lo han hecho bien en América Latina respecto de la lucha contra el virus?

Que yo sepa, Costa Rica y Uruguay. Panamá también, pese a que tuvo cifras altas al principio. Colombia no ha sido tan golpeada y en Venezuela no se puede confiar en las cifras. Diría que esos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.