La muerte de la reina podría impulsar los esfuerzos para abolir la monarquía en las antiguas colonias británicas

La Ópera de Sydney se ilumina con un retrato de la reina Isabel II en Sydney, Australia, el 9 de septiembre de 2022. Foto: AP

Se espera que las campañas pro-republicanas en Australia, Nueva Zelandia y Canadá ganen impulso.


La muerte de la reina Isabel II podría acelerar los esfuerzos de algunos países para reevaluar su relación con la corona británica y dar impulso a los activistas que han argumentado durante mucho tiempo que sus naciones no deberían tener un gobernante extranjero como jefe de Estado.

El monarca británico, ahora rey Carlos III, es el jefe de Estado oficial en 14 países fuera de Reino Unido. Incluyen Australia, Nueva Zelandia y Canadá, así como varias naciones insulares del Caribe y el Pacífico.

La reina Isabel II fue una figura querida, que en sus 70 años en el trono brindó una sensación de estabilidad y constancia a millones de personas en todo el mundo, y estableció una conexión personal con muchos ciudadanos comunes en sus decenas de visitas de Estado al extranjero. Pero con la ascensión al trono del menos popular rey Carlos III, los activistas republicanos tienen la oportunidad de defender su posición sin ser vistos como insultos a una reina muy querida.

“Creo que habrá cambios”, dijo Areti Metuamate, un indígena maorí de Nueva Zelandia que ha estado activo en movimientos republicanos y trabaja en el mundo académico. “Creo que la gente comenzará a pensar más en eso ahora”.

El primer ministro australiano Anthony Albanese, y la ministra de Finanzas, Katy Gallagher, colocan una ofrenda floral en la estatua de la reina Isabel II en la Casa del Parlamento en Canberra, el 10 de septiembre de 2022. Foto: AP

En una entrevista publicada el domingo, el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gastón Browne, dijo a la cadena de televisión británica ITV News que quiere realizar un referéndum para que su país se convierta en república, posiblemente dentro de tres años. Antigua y Barbuda es una antigua posesión británica en el Caribe.

Una encuesta publicada en abril por el Instituto Angus Reid indicó que casi el 60% de los canadienses apoyaban las medidas de países como Barbados y Jamaica para cortar los lazos con la monarquía británica. Y la mitad de los canadienses dijeron que no creían que su país debería continuar como una monarquía constitucional para las próximas generaciones.

“Condolencias, por supuesto, y crédito a su compromiso inquebrantable con el deber”, tuiteó Citizens for a Canadian Republic, un grupo que apoya la abolición de la monarquía, después de la muerte de la reina. “Pero como republicanos canadienses, todos debemos estar preparados para presentar nuestro caso a favor de una alternativa no monárquica del siglo XXI a la sucesión”.

Tom Freda, un portavoz del grupo canadiense, se negó a comentar más sobre si ahora sería más fácil defender el caso de una república. “No queremos explotar la muerte de la reina”, dijo.

La primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinda Ardern, en una conferencia de prensa después de la noticia del fallecimiento de la reina Isabel II, en Wellington, el 9 de septiembre de 2022. Foto: AP

El debate se ha intensificado en Australia, donde los votantes rechazaron en 1999 una enmienda constitucional para abolir la monarquía. Encuestas recientes han mostrado que más australianos apoyan establecer una república que mantener la monarquía, aunque muchos están indecisos. El primer ministro de centroizquierda de Australia, Anthony Albanese, volvió a centrar la atención pública en el tema cuando nombró a un ministro adjunto para la república después de ganar las elecciones en mayo.

En una entrevista televisiva el domingo con Sky News U.K., Albanese dijo que ahora es el momento de rendir homenaje a la reina y que no se comprometería a realizar un referéndum para convertirse en república en su primer mandato, que podría extenderse hasta 2025.

Hasta la década de 1980, muchas decisiones judiciales australianas aún podían apelarse ante Reino Unido. El gobernador general, el representante del monarca, todavía tiene ciertos poderes, como emitir un mandato judicial o una resolución legal, ordenar una elección general. El poder se ejerce con el asesoramiento de los ministros australianos, pero en algunas circunstancias se considera que el gobernador general tiene el poder de actuar de forma independiente. De manera controvertida, el gobernador general destituyó al primer ministro Gough Whitlam en la década de 1970.

Los días de la monarquía en Australia parecen estar contados, dijo Cindy McCreery, experta en monarquía y colonialismo de la Universidad de Sydney. La visita de la reina Isabel II a Australia en 1954, la primera de un monarca británico en ejercicio, atrajo a multitudes masivas en un momento en que muchos australianos tenían una conexión personal con Reino Unido. Pero hoy en día, menos australianos tienen esa afinidad, ya que muchos nacieron en Australia o han emigrado de otros países, señaló.

Un problema en Australia sería cómo elegir a su jefe de Estado si no es el monarca británico. El referéndum de 1999 sugirió que el Parlamento nombrara un presidente por una mayoría de dos tercios, lo que, según algunos australianos, otorgaba demasiado poder a los políticos. Una nueva propuesta del Movimiento de la República Australiana sugirió que cada Estado y territorio australiano, y el Parlamento federal, nominaran candidatos que luego serían sometidos a votación popular.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau firma un libro de condolencias para la reina Isabel II en el Rideau Hall de Ottawa, Ontario, el 9 de septiembre de 2022. Foto: AP

La Dra. McCreery dijo que no esperaba ningún impulso inmediato del gobierno para abolir la monarquía, por respeto a la reina.

Después de su muerte, Albanese habló con calidez de la reina y señaló que su visita de 1954 fue importante para su madre, quien recordó haberle contado sobre el evento. Muchos australianos acudieron en masa a las iglesias para presentar sus respetos y dejaron flores frente a los edificios gubernamentales. Las velas de la Ópera de Sydney se iluminaron en honor a la reina.

“Para todos nosotros, dondequiera que estemos en este planeta, y eso incluiría a Estados Unidos, esta es la única monarca que la mayoría de nosotros hemos conocido”, dijo la Dra. McCreery. “Este es un gran cambio para muchos de nosotros, incluso si no necesariamente nos damos cuenta conscientemente hoy”.

Algunos partidarios de la monarquía dijeron que no estaban preocupados por el futuro. Jarrod Bleijie, legislador de la legislatura del Estado australiano de Queensland y portavoz de la Liga Monárquica Australiana, afirmó que los australianos en última instancia favorecerían la estabilidad que brinda el sistema actual.

“Si observamos las democracias de todo el mundo, las democracias más estables son las monarquías constitucionales”, dijo. “Australia apoyará a nuestro nuevo rey”.

La reina Isabel II junto al primer ministro de Antigua y Barbuda, Gastón Browne.

En la vecina Nueva Zelandia, la primera ministra Jacinda Ardern dijo anteriormente que su país podría dejar la monarquía durante su vida. El viernes, describió a la reina como una monarca extraordinaria y muy admirada.

Abordar la cuestión de la monarquía no ha sido una prioridad para el gobierno de Ardern, dijo Katie Pickles, profesora de historia en la Universidad de Canterbury. Una complicación, dijo, es que un tratado visto como un documento fundacional de Nueva Zelandia es entre los indígenas maoríes y la corona británica.

“Hemos sido los más reticentes al cambio de casi cualquier parte de la Commonwealth”, dijo, señalando que los neozelandeses votaron en 2016 en contra de eliminar la bandera británica de la bandera nacional.

Aún así, algunos legisladores han hecho campaña por una república. A principios de este año, el pequeño Partido Maorí pidió la destitución de la monarca británica como jefa de Estado.

Metuamate manifestó que respetaba a la reina y la forma amable en que actuó durante su reinado. Pero explicarle a su hijo de dos años, que tiene herencia maorí e indígena australiana, por qué no podría ser el jefe de Estado de ninguno de los dos países con el sistema actual sería una lucha, dijo.

“Imagínese eso en Estados Unidos”, dijo. “Eso nunca sería aceptable, que el equivalente del presidente pudiera vivir en Inglaterra”.

Incluso si la opinión pública en países como Canadá es que ya no quieren la monarquía, la instalación de una república enfrenta importantes obstáculos legales, dicen los expertos constitucionales. La Constitución de Canadá requiere el consentimiento unánime del Parlamento federal del país y las 10 legislaturas provinciales. Ese es un umbral alto a alcanzar, dicen los expertos legales canadienses, citando fallas en las últimas décadas para llegar a un consenso sobre los cambios constitucionales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Espectaculares imágenes aéreas muestran el avance del material piroclástico a lo largo de la isla, luego de que el macizo hiciera erupción después de casi 40 años.