Las líneas rojas y los objetivos de guerra de Vladimir Putin cambian en Ucrania

El presidente ruso, Vladímir Putin, preside una reunión con los miembros del Consejo de Seguridad Foto: Sputnik vía REUTERS.

El líder ruso improvisa tras los contratiempos. "Un grado de desesperación", dice un académico.


La invasión de Ucrania por parte del Presidente Vladimir Putin se ha visto salpicada por las frecuentes amenazas rusas de intensificar la guerra. Muchas de ellas han sido posteriormente atenuadas o ignoradas, dejando a Estados Unidos y a sus aliados con la duda de cuáles son las verdaderas líneas rojas del líder ruso.

Los reiterados ultimátums y cambios de rumbo de Rusia, junto con sus objetivos de guerra siempre cambiantes, han reforzado la creencia entre los gobiernos occidentales de que Putin se está viendo obligado a improvisar en una guerra que se le ha escapado de las manos.

Los diplomáticos occidentales dicen, no obstante, que deben tomar en serio lo que dice el líder ruso, incluida su insinuación de que estaría preparado para utilizar armas nucleares. Aunque los funcionarios creen que un ataque nuclear ruso contra Ucrania es muy improbable, el director de la Agencia Central de Inteligencia, William Burns, viajó a Ankara este mes para advertir a su homólogo ruso en contra de ello.

“Actualmente, hay un grado de desesperación en el comportamiento de Putin. Porque debe saber que no le va bien en el campo de batalla y que tiene que establecerse a largo plazo militarmente”, dijo Michael Clarke, profesor visitante del Departamento de Estudios de Guerra del King’s College de Londres.

Rusia ha intensificado su agresión contra Ucrania. En las últimas semanas, ha enviado decenas de miles de tropas más al frente, y ha lanzado repetidos ataques contra la infraestructura civil, especialmente la red eléctrica de Ucrania, sumiendo a Kiev y otras ciudades en una frecuente oscuridad.

Tropas rusas asisten a un entrenamiento de artillería y combate en un campo de tiro militar bielorruso. Foto: Servicio de Prensa del Ministerio de Defensa ruso vía AP.

El objetivo, según los analistas militares, es minar la moral ucraniana al congelar a su población durante el invierno, aumentar aún más los costes del apoyo occidental a Kiev y mostrar a los rusos que la guerra se está llevando a cabo de forma agresiva.

Hay una línea roja que se ha establecido en ambas partes y que no se ha mencionado: ni Rusia ni los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) quieren enfrentarse de forma directa a la otra parte militarmente.

Otras líneas rojas rusas han demostrado con frecuencia ser ilusorias, y algunas de sus retóricas más belicosas han resultado contraproducentes. Putin advirtió el 21 de septiembre que el Kremlin estaba preparado para utilizar armas nucleares en Ucrania, diciendo que Rusia utilizaría “todos los medios disponibles para proteger a Rusia y a nuestro pueblo”.

“Esto no es un bluff”, dijo.

Moscú acusó entonces a Ucrania de estar trabajando en una bomba sucia, una maniobra que, según los funcionarios occidentales, pretendía ser una excusa para intensificar el conflicto.

Las amenazas, según analistas occidentales, tenían como principal objetivo sembrar el pánico en la opinión pública occidental sobre la guerra, y así persuadir a sus gobiernos para que dejaran de apoyar a Ucrania e impulsaran la paz en los términos de Rusia.

De momento, esto no ha afectado al apoyo occidental a Ucrania, que sigue pareciendo sólido.

El ruido de sables nuclear de Putin ha provocado la condena mundial, aislando aún más a Rusia diplomáticamente. El Presidente Biden advirtió a Moscú que sería “un error increíblemente grave” utilizar armas nucleares tácticas.

La escalada nuclear culminó con la primera reprimenda pública hecha por el Presidente chino, Xi Jinping, a la gestión de la guerra por parte del Kremlin, al advertir contra el uso o la amenaza de uso de armas nucleares en el conflicto.

A finales de octubre, el Kremlin dio marcha atrás y Putin utilizó una larga entrevista televisiva para decir que Rusia no tenía planes de utilizar armas nucleares en Ucrania, comentarios que fueron replicados por diplomáticos rusos de todo el mundo.

Los analistas occidentales afirman que el uso de armas nucleares en el campo de batalla no contribuiría a promover la causa militar de Rusia y podría hacer que Estados Unidos y sus aliados se involucraran más en la guerra. Romper el tabú nuclear, que se mantiene desde 1945, también provocaría un mayor aislamiento y condena internacional para Moscú.

“Creo que ese tipo de escalada no sería beneficiosa para Rusia” en las circunstancias actuales, dijo Christopher Yeaw, especialista en disuasión nuclear del Instituto Nacional de Investigación Estratégica de la Universidad de Nebraska.

Estos errores tácticos se han repetido en otros lugares. Tras un ataque ucraniano a la flota rusa del mar Negro el mes pasado, Moscú anunció que se retiraba del acuerdo internacional sobre cereales que había contribuido a mejorar la seguridad alimentaria mundial al permitir que el grano ucraniano llegara a los países en desarrollo.

El transporte de grano continuó, básicamente desafiando a Rusia a hundir un barco civil, y el Kremlin dio marcha atrás, anunciando en 72 horas que se reincorporaría al acuerdo. Funcionarios occidentales afirman que si Moscú se empeñara en derribar el acuerdo sobre cereales, probablemente tendría éxito, ya que las empresas occidentales dejarían en algún momento de proteger barcos que podrían ser atacados.

A principios de este mes, Rusia aceptó prorrogar el acuerdo sobre los cereales por otros 120 días. En otro giro de 180 grados, Moscú abandonó sus condiciones para extender el acuerdo, exigiendo una suavización de las sanciones occidentales y la reapertura de un oleoducto ucraniano que permite la exportación de amoníaco ruso al mar Negro.

Mientras tanto, la advertencia de Putin a finales de septiembre de que los ataques a los territorios ucranianos que Rusia ha declarado anexar se considerarían una agresión contra Rusia ha parecido cada vez más vacía.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, habla con madres de los militares que sirven en la invasión. Foto: Sputnik vía AP.

Si bien el aumento de los ataques de Rusia contra objetivos civiles en Ucrania se produjo tras la destrucción parcial del puente de Kerch que conectaba Crimea con el territorio continental ruso, la toma por parte de Ucrania de la supuestamente anexada ciudad de Kherson a principios de este mes puso en evidencia la brecha existente entre las amenazas del Kremlin y sus acciones.

Moscú también ha restado importancia a otros posibles ataques ucranianos contra Rusia, incluida la ciudad de Bélgorod.

El éxito ucraniano en el campo de batalla ha obligado a Moscú a cambiar sus objetivos de guerra. Habiendo comenzado con el objetivo de “desnazificar” a los dirigentes ucranianos, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo la semana pasada que Rusia no busca un cambio de régimen en Kiev.

Clarke, del King’s College, afirma que los objetivos de guerra declarados por Rusia han pasado por varias fases. La victoria militar es ahora difícil de visualizar y el objetivo bélico ruso “se reduce a llevar la guerra de tal manera que no pierdan, y luego simplemente limitarse a ganar tiempo”.

Los diplomáticos occidentales dicen que el comportamiento de Putin refleja la confusión inherente en la invasión de Rusia, su incapacidad para prever que se vería envuelta en un largo conflicto y su creciente pánico ante una serie de reveses militares.

Otros dicen que las constantes amenazas del Kremlin pueden al menos servir a Rusia de una manera a corto plazo: para distraer constantemente la atención de su pobre desempeño en el campo de batalla, sus problemas económicos, el creciente aislamiento diplomático de Rusia y los aspectos básicos de su brutal invasión de Ucrania.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Eleanor Woods, de 12 años, creo una mochila alimentada con energía solar y un dinamo, que es capaz de filtrar eficientemente el aire.