Los desaciertos de Zelensky a casi seis meses de la guerra en Ucrania

Esta captura de video del folleto tomada y publicada por el servicio de prensa de la Presidencia de Ucrania el 7 de marzo de 2022 muestra al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky hablando en la capital, Kiev. Foto: Archivo

El mandatario fue criticado cuando posó junto a su esposa en la portada de la revista de moda Vogue y ha tenido problemas al interior de los servicios de seguridad.


Desde el comienzo de la invasión de Rusia a Ucrania, hace casi seis meses, el Presidente de Ucrania, Volodimyr Zelensky, ha sido elogiado por su manejo durante el conflicto, apareciendo junto a los soldados, permaneciendo en Kiev, recorriendo el frente de batalla. Sin embargo, ha tenido algunos desaciertos que ha gatillado críticas tanto de expertos como en las redes sociales.

Uno de estos reveses ocurrió el mes pasado, cuando el mandatario posó junto a su esposa en la revista de moda estadounidense Vogue. Las sorprendentes fotografías de la legendaria fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz estuvieron acompañadas de un artículo escrito, Retrato de valentía: la primera dama de Ucrania, Olena Zelenska.

El artículo de Rachel Donadio reflexionó sobre el costo emocional de la guerra contra los ucranianos y las luchas de Olena Zelenska para adaptarse a ser repentinamente “el centro del escenario en una tragedia”.

Sin embargo, algunos usuarios recurrieron a Twitter para cuestionar la seriedad del presidente ucraniano, sugiriendo que su batalla para proteger al país es una fachada.

Los políticos estadounidenses también han intervenido en el debate en línea, criticando la ayuda militar enviada a Ucrania.

Lauren Boebert, una política republicana y ávida partidaria de las armas, dijo que Zelenskyy había tomado a los ciudadanos de su país como “un grupo de tontos”, consignó Euronews.

Otros simplemente consideraron que la portada de Vogue era de mal gusto, dada la naturaleza de la brillante revista de alta moda, en comparación con la agotadora realidad de la vida de los ucranianos en tierra o de aquellos que huyen del gastado y desgarrado país.

El Presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, camina por una calle durante una visita a la ciudad sureña de Mykolaiv, mientras continúa el ataque de Rusia contra Ucrania. 18 de junio de 2022. Foto: Reuters

La profesora Anjana Susarla, de la Universidad Estatal de Michigan, ha estudiado las tácticas de comunicación de Zelensky durante los últimos cinco meses. Ella argumenta que sus mensajes de video autograbados estaban logrando reunir apoyo para Ucrania.

“Era alguien con quien podíamos relacionarnos. Se parece a cualquiera de nosotros y suena como cualquiera de nosotros. Eso es lo que lo hizo tan poderoso”, dijo a Euronews. “La autenticidad y la inmediatez de su mensaje fueron extremadamente efectivos para atraer apoyo internacional”.

“El contraste entre ‘soy uno de ustedes’ versus de repente ‘también tengo tiempo para hacer estas cosas glamorosas’... Puedo ver por qué eso molestaría a la gente, porque de repente el contraste es demasiado discorde”, indicó.

En Twitter, el cientista político norteamericnao Ian Bremmer reconoció que hasta aquí Ucrania dominó la “guerra de información” con Rusia, pero este hecho, a su entender, fue un paso en falso de Kiev.

Problemas internos

El mandatario ucraniano también ha debido hacer frente a conflictos al interior de su administración. En julio también señaló en un video dirigido a la nación que está investigando más de 650 casos de presunta traición y ayuda e instigación a Rusia por parte de agentes de la ley ucranianos, y que hay 60 casos en los que los funcionarios están “trabajando en contra de nuestro Estado”.

La fiscal general, Iryna Venediktova, y el jefe de seguridad, Ivan Bakanov, fueron suspendidos, dijo Zelensky. “Tal conjunto de crímenes contra los cimientos de la seguridad nacional del Estado y los vínculos registrados entre las fuerzas de seguridad ucranianas y los servicios especiales rusos plantean preguntas muy serias sobre sus respectivos líderes”, dijo.

En este sentido, “la lealtad de los siloviki, miembros de los servicios de seguridad, se ha convertido en el mayor problema de Zelensky en este momento”, escribió el analista Konstantin Skorkin, del centro Carnegie.

El despido de Bakanov, dice Skorkin, fue seguido por una purga en curso entre las filas de la SBU que también ha provocado la pérdida de sus puestos del subjefe de la agencia y varios jefes regionales. Con la partida de Bakanov, el silovik de más alto perfil que queda en Ucrania es indiscutiblemente Valery Zaluzhny, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania. La invasión de Rusia ha convertido al general en uno de los símbolos de la resistencia ucraniana, como el propio Zelensky.

Para el experto, los problemas al interior del gobierno solo pueden continuar. “No es de extrañar que la oficina del Presidente tema que a medida que las hostilidades disminuyan, los exsoldados querrán ver a uno de los suyos dirigiendo el país, y Zaluzhny sería el candidato ideal. Esta cautela se ve alimentada aún más por las encuestas de opinión que confirman una gran confianza pública en las Fuerzas Armadas, y por los medios pro-Kremlin que producen predicciones especulativas de un golpe militar en Ucrania o de que Zelensky sea ‘abandonado’ por Occidente”, sostuvo.

“La sobrevivencia del Estado ucraniano depende del Ejército, por lo que no hay razón para esperar un conflicto con los líderes políticos del país, a menos, por supuesto, que llegue al punto de un desastre militar hipotético o intente firmar un acuerdo impopular, un tratado de paz. Pero en el futuro, los problemas políticos que se acumulan durante el estrés de la guerra podrían salir a la superficie con graves consecuencias”, indicó.

Desafíos del mandatario

Durante las primeras semanas de la invasión de Rusia, Zelensky parecía dispuesto a negociar un acuerdo de paz con Rusia, pero ahora la situación se ha convertido en una guerra de desgaste a un gran costo en términos de vidas de soldados y equipo militar.

El Presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, se dirige a una conferencia de prensa con medios internacionales en una estación de metro subterráneo en Kyiv el 23 de abril de 2022. Foto: Archivo

“Está convencido de que la guerra debe seguir su curso, que él tiene sus armas y que los rusos tienen sus debilidades”, dijo a la agencia France Presse Elie Tenenbaum, del instituto francés de relaciones internacionales, IFRI.

“Estaba dispuesto a hacer concesiones al principio, porque estaba muy asustado, pero ahora se ha metido en el ritmo de las cosas”, añadió.

Otros de los desafíos son posibles conversaciones que pueda tener con Moscú. A pesar de las muertes, las privaciones y el temor de la población ucraniana, la unidad de la nación se mantiene y parece haber poco apoyo público para las negociaciones con Rusia.

Si aparecen grietas en el frente único de Ucrania, dicen los expertos, lo más probable es que se deba a desacuerdos entre quienes rechazan todas las concesiones territoriales y quienes no.

Por ahora, cualquier llamado a negociaciones “solo podría ser promovido por fuerzas prorrusas en Ucrania”, que están “al margen” de la política ucraniana, indicó a la agencia el analista político ucraniano Anatoliy Oktysyuk.

Sin embargo, existe consenso de que las opiniones podrían cambiar a medida que avanza el conflicto. “El costo de la guerra se ha vuelto más evidente para la población ucraniana”, dijo a AFP Ivan Klyszcz, investigador de la Universidad de Tartu en Estonia, y agregó que cualquier revés importante en el campo de batalla o error táctico podría hacer que se hablara abiertamente de un compromiso.

Por otro lado, la guerra ha profundizado las relaciones entre Ucrania y los gobiernos occidentales, y Kiev incluso obtuvo el estatus de candidato para unirse a la Unión Europea.

El mensaje de Zelensky a sus aliados occidentales “es que él está luchando por nosotros”, y ese mensaje lo reitera en cada oportunidad que se le presenta.

Sin embargo, los analistas estiman que también sabe que el apoyo occidental solo durará mientras se mantenga su resistencia en el campo de batalla.

“Si Ucrania es capaz de llevar a cabo una ofensiva exitosa con armas occidentales, muchos se sentirían alentados por la perspectiva de que Ucrania pueda recuperar parte del territorio”, dijo a AFP Michael Kofman, de CNA, un grupo de expertos estadounidense.

Pero si no, “mucha gente se sentiría decepcionada o tal vez desanimada y asumiría que incluso con un suministro sustancial de armas y equipos occidentales, la mejor opción de Ucrania es tratar de recuperar su territorio en la mesa de negociaciones en lugar del campo de batalla”, añadió.

Los vecinos en guerra también saben que la logística es clave, y están tratando de paralizar los suministros de los demás, como cuando Ucrania reivindicó un ataque a un depósito de municiones ruso en la región ocupada del sur de Kherson.

Así, Zelensky tiene el gran desafío de mantener todo lo cosechado en cuanto a su figura durante estos seis meses de guerra. Como una expersonalidad de la televisión, era una figura controvertida en Ucrania antes de la guerra.

“No se estaban haciendo reformas... y había todo tipo de intrigas políticas”, indicó Angela Stent, experta en relaciones occidentales con Rusia en la Institución Brookings, con sede en Estados Unidos.

Pero desde entonces, dijo, se ha convertido en un “líder muy efectivo en tiempos de guerra, obviamente utilizando todas las habilidades que ha aprendido como comediante y actor de televisión para comunicarse bien”.

Mantener esta imagen es crucial para la posición futura de Zelensky, dijeron los analistas, incluso frente a la creciente presión que, según los observadores, parece tener poco impacto en sus niveles de energía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.