Los valiosos y disputados recursos naturales que sustentan a Venezuela

El Presidente Nicolás Maduro entrega un discurso en Caracas, el 8 de febrero.

Según Nicolás Maduro, el verdadero motivo tras una eventual intervención militar de EE.UU. son las riquezas del país. Debido a la baja producción, el régimen chavista no ha podido aprovechar el crudo y el gas, por lo que puso foco en el oro.


Ante una producción de crudo en su más mínima expresión, con 1,1 millones de barriles diarios en relación a los 3,5 millones que registraba en 1999, no son pocos los que creen que el petróleo dejó de ser un recurso codiciado en Venezuela. Pero aunque los petrodólares ya no le rinden como antes al gobierno de Nicolás Maduro, el país no ha dejado de ser una potencia en el sector, gracias a sus 301.000 millones de barriles de reserva en la zona norte del país.

Superiores a las de Arabia Saudita, las reservas petroleras de Venezuela -supuestamente las mayores del mundo- hacen que su territorio siga siendo un actor clave para el desarrollo económico mundial y bien lo saben ambas partes en conflicto. Maduro ha denunciado que EE.UU. buscaría una intervención militar con un claro interés en los abundantes recursos naturales de los que goza el país. “¿Cuál es el casus belli que tiene Trump para declararle una guerra militar a Venezuela? El petróleo de Venezuela. Las riquezas de Venezuela. El oro de Venezuela. El gas, los diamantes, el hierro, el agua, nuestra riqueza”, señaló el mandatario venezolano.

De hecho, uno de los blancos de las reciente sanciones de EE.UU. fue PDVSA. La estatal que controla todo el crudo, incluso en las empresas mixtas, vio congelados sus US$ 7.000 millones de activos en territorio estadounidense.

Los recursos con los que cuenta Maduro se agotan, dado que tampoco puede sacar provecho de sus 5,7 billones de m3 de reservas de gas natural, las octavas en el mundo. “Estas reservas tienen un talón de Aquiles: están asociadas a la extracción de petróleo. Sin desarrollo de petróleo, no hay desarrollo de gas”, indica a La Tercera Antero Alvarado, analista de Gas Energy Latin America.
Pese al deterioro de ambos sectores, el capital privado aún marca presencia. “Muchas de las empresas que siguen, entre ellas varias de las principales multinacionales del petróleo, son las más interesadas en un cambio, por la apuesta que han hecho en el país. Están dispuestas a hacer grandes inversiones, que han tenido contempladas pero no han podido ejecutar”, detalla Alvarado.

Riqueza minera

Pero no sólo de recursos energéticos goza Venezuela. Recientemente, sus 161.220 toneladas de reservas en oro han cobrado protagonismo, dado que si bien siguen siendo las más grandes en América Latina, se han reducido desde sus máximos de 372.928 toneladas en 2011. En medio de la crisis, el año pasado Maduro intensificó su venta, especialmente a Turquía y Arabia Saudita. Sin embargo, EE.UU. ya puso sus ojos en el asunto y también impuso sanciones que dificultan su transacción a nivel internacional.
Además del oro, el país petrolero cuenta con cerca de 50 minerales. Sin embargo, solo 15 de ellos son “potencialmente explotables y con capacidad de ser comercializados”, según ha manifestado el ministro de Desarrollo Minero Ecológico de Venezuela, Víctor Cano.

La explotación de estos minerales, que incluyen los más importantes para el país, como el oro y el diamante, se realiza gracias al gigantesco proyecto del Arco Minero ideado por Hugo Chávez, que cubre una extensa área en forma de arco de casi 112.000 kilómetros cuadrados (12% del territorio nacional). Este proyecto es la gran apuesta del gobierno venezolano, puesto que en esta zona minera existe un potencial de 7.000 toneladas de oro, alrededor de 3.000 millones de quilates de diamantes y una reserva probable de casi 15 mil toneladas de hierro. Se cree que Venezuela percibiría por esta actividad, anualmente, entre US$ 3.000 millones y US$ 4.000 millones.

Una de las grandes promesas para Venezuela es el coltán u “oro azul”, del que no hay cifras oficiales de reservas aún, pero el gobierno venezolano asegura que tiene las arcas más abundantes de coltán en el mundo. En 2010, Chávez señaló que el coltán se cotizaba a precios superiores al oro y al diamante, aseverando que las reservas en Venezuela pudieran, en una “evaluación muy preliminar”, aproximarse a US$ 100.000 millones.

Este mineral se utiliza principalmente para la fabricación de componentes electrónicos para computadores, telefonía móvil, y para elaborar redes de fibra óptica y armas inteligentes, entre otros.
El diamante es otro mineral abundante en Venezuela, y el gobierno sostiene que hay reservas de unos 33,8 millones de quilates. De hecho, el gobierno permitió que Rusia explotara una zona del Arco Minero rica en diamante. También destaca la amplia existencia de reservas naturales de hierro y de bauxita.

Sin embargo, las cifras que se conocen en relación a los minerales solo le pertenecen al gobierno, por eso los analistas son cautos en este tema. “Lo que sabemos es que la capacidad de todos esos sectores en conjunto, excluyendo el oro, de generar divisas en una proporción similar al petróleo, es imposible. Es marginal en términos de la necesidad de dólares que requiere la economía para salir del colapso en el que se encuentra”, indica a La Tercera el economista venezolano del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), José Manuel Puente.

Seguir leyendo