Maduro asegura que permanecerá en el poder hasta 2030 para lograr una “revolución bolivariana irreversible”

Nicolás Maduro en su mensaje anual ante la Asamblea Nacional, en Caracas. Foto: AP

El presidente venezolano, que este fin de semana propuso el Plan 2022-2030 de transición al socialismo, se refirió a las “Tres R” que inspirarán los siguientes ocho años en el gobierno: resistencia, renacimiento y revolucionar.




Este fin de semana, el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se dirigió a la Asamblea Nacional y al país entero para pronunciar su discurso anual de Memorias y Cuentas. En la instancia, propuso una agenda Plan 2022-2030. El objetivo: lograr que la transición al socialismo en el país caribeño sea irreversible.

En su discurso del sábado, conocido también como mensaje anual a la Nación, el mandatario aseguró que la meta histórica de la revolución bolivariana es “el socialismo como proyecto de humanidad y justicia”: “Es el socialismo nuestro camino, y vienen tiempos mejores”, apuntó Maduro.

En miras a las elecciones de 2024, el presidente de Venezuela está apuntando a estirar su estadía en el cargo, que empezó el 2013 con la muerte de Hugo Chávez, y que Maduro pretende extender al año 2030, ya que el mandato presidencial en el país dura seis años.

El Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pronuncia un discurso durante su informe anual a la Asamblea Nacional, en Caracas, el 15 de enero de 2022. Foto: AFP

“Declaro la nueva transición hacia el socialismo 2030, cuando se logre el carácter irreversible de la revolución bolivariana”. En ese tono, Maduro presentó el día sábado su proyecto de agenda 2022-2030, en su discurso anual frente a la Asamblea Nacional. Como objetivo claro tras esta planificación se deduce el interés del presidente en pasar los 10 años de gobierno, y sostener el cargo hasta 2030.

En la instancia, Maduro se refirió a las “Tres R” que inspirarán los siguientes ocho años en el gobierno venezolano: resistencia, renacimiento y revolucionar. “Resistencia a la embestida, el bloqueo y las agresiones imperialistas, resistencia ideológica y moral; renacimiento del espíritu, los valores, del Proyecto Nacional Simón Bolívar, del Plan de la Patria y de la Venezuela Potencia; revolucionar, hacerlo todo de nuevo, hacerlo mejor y bien”.

Maduro señaló en su discurso que esta época de transición al socialismo tiene que tener “nuevas formas de acción, de captación, de educación y formación, en la teoría y formulaciones de nuestro comandante Hugo Chávez”.

En la misma dirección, el presidente anunció que se trabajará bajo el llamado “Sistema 1x10 del Buen Gobierno”, y que esto empezaría el 4 de febrero, en honor a los 30 años de la primera rebelión militar bolivariana, en alusión al intento de golpe de Estado ejecutado por un grupo de militares -entre ellos el entonces teniente coronel Hugo Chávez- el 4 de febrero de 1992 contra el presidente Carlos Andrés Pérez.

Durante la pasada campaña electoral, en la que se eligió a los gobernadores y autoridades locales, el jefe de la coalición de Maduro, Jorge Rodríguez, aseguró haber movilizado a cerca de cinco millones de personas gracias a sistema 1x10. La fórmula de movilización popular consistía en que, como una pirámide, cada persona tenía que encargarse de buscar 10 votos más.

Maduro, durante el discurso anual a la Nación, rodeado de retratos de Simón Bolívar y Hugo Chávez. Foto: AFP

No solo del futuro se trató el discurso, sino que Maduro tuvo tiempo para referirse a las suspendidas negociaciones que durante 2021 tuvieron lugar junto con la oposición democrática en México. A pesar de ser su delegación la que se paró de la mesa y terminó con las conversaciones, el presidente se mostró abierto a reiniciarlas: ”El diálogo político con los sectores extremistas en México y fue un gran logro de la paciencia, la perseverancia y la fe en nuestro país”. Asimismo, espera que en 2022 “se den acciones positivas y que, más temprano que tarde, estemos restableciendo el diálogo en México”.

Los contactos entre la oposición y el chavismo se dieron por terminados el 16 de octubre, cuando la delegación de Caracas se retiró debido a la extradición de Alex Saab, empresario colombiano y diplomático de Venezuela, acusado de ser el testaferro de Maduro. En esa ocasión, Saab fue extraditado desde Cabo Verde a Estados Unidos para dar paso a su investigación.

Al respecto, Maduro indicó que Washington “se había comprometido a respetar el estatus diplomático de Alex Saab”, y “había un acuerdo expreso y tácito en conversaciones directas e indirectas”. Según el mandatario, Estados Unidos “secuestró a Alex Saab desde Cabo Verde, generando la protesta indignada de la delegación venezolana en México, poniendo así fin a las negociaciones”.

“Esa fue una decisión que le clavó una puñalada trapera a los diálogos de México”, comentó Nicolás Maduro durante su discurso, y señaló que espera una “rectificación” de Washington para que se puedan reanudar las conversaciones en México. Aparte, Maduro celebró que 2021 fuese “el año de la derrota definitiva del plan del poder paralelo en Venezuela”, refiriéndose a la ratificación de Juan Guaidó por parte de la oposición como “presidente encargado” del país.

Nicolás Maduro, acompañado por su esposa, Cilia Flores, llega al Palacio Legislativo de Caracas. Foto: AFP

En otras cosas, Maduro indicó que para 2025 la meta en Venezuela sería alcanzar la pobreza extrema cero. “Por esto tenemos que reforzar los planes contra el desabastecimiento y ayudar a las víctimas de ella guerra económica”, profirió desde la Asamblea Nacional. Según datos independientes apuntados por el diario español El Mundo, la pobreza extrema en el país caribeño sigue creciendo y toca al 76,6% de los hogares del país.

Asimismo, el gobernante chavista llegó a señalar que el 95% de los venezolanos ya estaba vacunado contra el Covid-19, cuando todos los datos de distintas organizaciones americanas arrojan números cercanos al 40%.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.