Martín Rodríguez Araújo, director Ejecutivo del Instituto de Regulación y Control del Cannabis en Uruguay: "Uno de cada tres usuarios de cannabis en Uruguay accede por vía regulada"

Imagen-Marihuana-Uruguay-AP

Empleados podan plantas de marihuana en un invernadero de la empresa Fotmer SA, en Nueva Helvecia, Uruguay. foto: ap

A seis años de la regulación de la marihuana en ese país, el director de IRCCA señala a La Tercera que actualmente hay 52 mil personas registradas en el sistema.




Tras la regularización del cannabis en 2013 en Uruguay, ¿hubo un alza del consumo por el "efecto ley"?

A partir de la 7ª edición de la encuesta en hogares sobre consumo de drogas que se hizo el segundo semestre del año pasado no se corrobora un "efecto ley", entendiendo esto como el hecho de que la regulación iba a impulsar un alza de consumo de cannabis para uso recreativo en la población. Ha crecido el consumo, pero similar al que se venía registrando. En 2014, los usuarios que probaron cannabis al menos una vez en su vida alcanzaban un 23% de la población y en 2018 fue de un 30%. Dos elementos interesantes son que el mayor crecimiento de consumo relativo se da en la población de entre 26 y 35 años y que la edad de inicio de consumo, en promedio, está entorno a los 20 años lo que es importante porque a mayor edad los usuarios tienen más herramientas para manejar sus consumos y afecta menos el desarrollo.

¿Cuál ha sido el avance del mercado regulado de marihuana?

Uno de los objetivos de esta política pública es avanzar lo máximo posible en la sustitución del mercado ilegal por el regulado. Considerando el poco tiempo de instrumentalización (en 2014 iniciaron los registros de cultivo doméstico y clubes cannábicos y en 2017 la venta en farmacias) uno de cada tres usuarios que uso cannabis al menos una vez en el último año accedió a través de un mecanismo regulado. Otro dato es que en 2014, un 58% ocupaba marihuana prensada, de menor calidad y ligada al tráfico. Hoy bajó al 11,6%.

¿Por qué vías legales las personas están adquiriendo cannabis?

Hay tres vías: cultivadores domésticos que pueden tener en su casa un máximo de seis plantas; clubes cannábicos, que son asociaciones legales con licencia para cultivar hasta 99 plantas y que pueden tener entre 15-45 miembros; o comprar en farmacias un máximo de 10 gramos a la semana, con un valor de más de US$ 6 por paquete de cinco gramos, con niveles de THC menor o igual al 9% y de CBD superior al 3%. Solo pueden acceder los mayores de 18 años, ciudadanos uruguayos o extranjeros con residencia permanente. Actualmente hay unas 52 mil personas registradas en el sistema, 145 clubes habilitados con alrededor de 4.300 miembros, 8 mil cultivadores domésticos y más de 39 mil personas que compran en las 17 farmacias habilitadas.

¿La regulación modificó la percepción de riesgo en Uruguay?

No solo la percepción de riesgo venía con una tendencia decreciente, sino que se revierte. En 2014, un 61% de las personas valoró como un gran riesgo el consumo "frecuente" de la planta y un 23% el uso "ocasional". En la última encuesta un 64% valoró como gran riesgo el uso "frecuente" y un 30% el uso "ocasional".

¿Cómo sigue el mercado negro?

Cerca de US$ 30 millones no fueron a redes ilegales si consideramos el conjunto de cannabis que se produjo en el marco de la regulación.

Ante el aumento de violencia en Uruguay algunos apuntan a la regulación del cannabis...

No hay ningún estudio que pueda asociar el aumento de casos de homicidios con la regulación del mercado de cannabis. Hubo más de 600 mil transacciones en farmacias. Ni en ellas ni las empresas que producen o distribuyen han sido objeto de delitos contra la propiedad. La implementación ha sido muy tranquila y ordenada con problemas como disponibilidad que termina con filas para acceder al producto.

¿Cuál sería la postura del Presidente electo Luis Lacalle Pou?

No han aparecido grandes posicionamientos sobre revisionismo o transformaciones estructurales. Son esperables retoques y ajustes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.