Moisés Naím, analista internacional: “Uno de los superpoderes de Trump es la mentira, él miente todo el tiempo”

Para el escritor, autor de El fin del poder, el estrecho resultado de las elecciones fue inesperado y apunta a las encuestadoras como las principales responsables de no haber sido capaces de prever lo que sucedería. Sobre la judicialización anunciada por Trump, asegura: “No es una sorpresa.”




Moisés Naím evita hacer pronósticos sobre el desenlace de la elección en Estados Unidos, “porque todo cambia cada media hora”. Y si bien espera que antes del fin de semana el panorama esté claro y sepamos quién ganó los comicios del martes, reconoce que de ganar Joe Biden el resultado “va a ser cuestionado y atacado por la campaña” de Donald Trump. “El Presidente lleva meses denunciando el proceso electoral”, asegura desde su casa en Estados Unidos.

El escritor y analista internacional ha sido un testigo privilegiado, no sólo de la reciente campaña electoral y las elecciones del martes, sino también del proceso de polarización y enfrentamiento que viene experimentando ese país. Un tema sobre el cual conversó con La Tercera, mientras espera saber quien será el próximo Presidente de Estados Unidos.

Las encuestas adelantaban un triunfo claro del ex vicepresidente Joe Biden, pero eso no sucedió. ¿Fue una sorpresa para usted lo que pasó el martes y lo que está pasando ahora con la información de que la campaña de Trump recurrirá a la justicia?

Lo que está sucediendo ahora en términos de la incertidumbre del resultado y la disposición de Donald Trump a impugnar esto jurídicamente no es una sorpresa porque él lo venía anunciando desde hace tiempo. Esa es la segunda parte de la pregunta. Sobre la primera parte, por supuesto, creo que es una sorpresa. Las encuestas de todo tipo, de todas las compañías, de todos los países, tenían un resultado muy diferente al que vimos. Esto es de nuevo el colapso de las empresas de sondeos de opinión. No vieron venir la elección de Donald Trump en 2016, no vieron venir el Brexit, no vieron venir varias otras cosas. La noche del martes simplemente se demostró que lo que ellos venden es un producto muy defectuoso. Ellos venden información sobre quién podría ser el próximo presidente basado en encuestas y se han equivocado sistemáticamente, es decir están vendiendo un producto que no hace lo que dicen que hace.

Se decía que habían corregido muchos de los errores de las muestras de 2016, pero a la luz de los resultados parece que no fue suficiente. ¿Hubo de nuevo errores metodológicos o son otros los factores que explican lo sucedido?

La tecnología que utilizan es muy débil y claramente defectuosa. Están tratando de medir cosas que son poco medibles. Es obvio que ellos no han captado conductas y grupos de votantes que tienen esas conductas. Yo creo que ahora viene un largo período de recapacitación, de repensar. Ciertamente la marca, la reputación de las empresas de opinión pública orientadas a identificar tendencias electorales, está muy dañada.

Más allá de los errores de las encuestas, el hecho es que Trump volvió a sorprender, gane o no la elección. ¿Cuáles cree que son los factores clave que explican este rendimiento electoral de Trump?

Esta es una democracia contemporánea dividida. Es decir, estas elecciones confirman que en Estados Unidos la democracia sufre una polarización extrema que hemos visto en otras partes. En España, por ejemplo, hubo que hacer varias elecciones para llegar a un gobierno que pudiera gobernar. Lo mismo ocurrió en Italia, lo mismo ocurrió en Israel, lo mismo ocurrió en varias partes de Europa y ciertamente en América Latina. Son sociedades divididas, hay una elección y lo que la elección hace es confirmar con números esa división. Ofrece una visión cuantitativa de cuán dividida está la sociedad en dos mitades y dos mitades que se desprecian profundamente. De hecho muchos identifican su identidad en el repudio del otro. Estados Unidos ha seguido la misma pauta.

Pero ¿qué es lo que hace a Trump un candidato tan efectivo?

A mí más perplejo que Trump me dejan los seguidores de Trump. ¿Qué es lo que tiene que lo hace tan competitivo? Bueno, que ha leído las expectativas, necesidades, frustraciones, rabias que están acumuladas en una población que se ha sentido excluida, dejada atrás, que no se ha beneficiado por los progresos que se han visto en otras partes del país. Él detectó eso y lo aprovechó al máximo. Pero uno de sus superpoderes es la mentira, el miente todo el tiempo, todo el mundo lo sabe. Sin embargo, la gente lo tolera, lo acepta. Y cuando la mentira es perfectamente aceptable, él simplemente ha logrado que algunos de sus seguidores voten incluso contra sus propios intereses. En su gobierno, está tratando de desmantelar la reforma sanitaria hecha por Obama. Ha dicho que tiene otra, pero no la ha mostrado. Los dos documentos más secretos de la administración de Donald Trump son sus impuestos y el plan alternativo que él ofrece para reemplazar el Obamacare. No lo hemos visto. No hemos visto ninguna de las dos cosas. Él las ha escondido las dos, pero muchos de los que votaron por él sufrirían las consecuencias de perder su seguro de salud. Eso a uno lo deja perplejo, pero forma parte de este mundo de posverdad en el que nadie sabe qué creer y en qué creer.

¿Dónde cree que se va a terminar decidiendo esta elección? ¿Pennsylvania ya no será el estado decisivo como algunos decían?

Biden tiene una ruta a la victoria que no pasa por Pennsylvania. Biden puede ganar la elección perdiendo Pennsylvania. Eso no es una especulación, basta ver los números. Pero también puede ser que pierda las elecciones aún sin Pennsylvania y aún ganando algunos de los estados en el oeste y suroeste de Estados Unidos.

Hubo republicanos que apoyaron abiertamente a Biden. ¿Ve riesgos de un quiebre del partido Republicano?

Puede ser, pero sin muchas posibilidades de éxito a corto plazo. Siempre ha habido intentos, algunos muy bien financiados, muy bien organizados para tratar de tener una tercera fuerza. Hay un apetito muy grande en Estados Unidos para que exista un tercer partido cómo los republicanos, que encarne lo que los republicanos defienden, el sector privado, la economía de mercado, la austeridad fiscal, toda la parte económica, y una política exterior más fuerte. Lo que los repele es la captura que ha tenido el partido republicano por parte de grupos religiosos, donde hay toda un área de políticas sociales, temas de valores fundamentales, hay mucha gente que esta sin techo. Son personas que quisieran tener un partido, una casa política y no la tienen. No la tienen porque les gustaría tener un Partido Republicano que sea económicamente moderno y responsable, con una política exterior fuerte y eficaz, pero que no se meta en la vida de la gente y eso es muy difícil.

Usted hablaba de la polarización de Estados Unidos. ¿Cuáles son las claves que explican esa profunda división de la sociedad estadounidense?

Como se sabe, la base más fuerte de apoyo a Trump son hombres blancos sin educación secundaria. Es decir, son los hombres blancos menos educados de la población de Estados Unidos, ahí está la base fundamental. Son personas que se han sentido desplazadas, que no le pueden dar a sus familias lo que esperan, son personas que en vez de progresar, están viviendo peor que sus padres, son personas que con toda razón tienen grandes frustraciones cuando ven las desigualdades económicas que hay en Estados Unidos, cuando ven cómo los gobiernos y las élites desdeñan las necesidades de los que más lo requieren. Hay también una temática racial importantísima que todavía forma parte del legado de la tragedia de la esclavitud en Estados Unidos. Hay un cóctel letal. Es un cóctel explosivo de condiciones que hacen que haya este apoyo de parte de un grupo de la población a un candidato que de hecho está haciendo muchas cosas que los van a perjudicar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.