ONU y Liga Árabe piden a Israel que abandone sus planes de anexión en Cisjordania

Asamblea General de la ONU

El reclamo fue formulado durante una videoconferencia del Consejo de Seguridad en la que participaron varios ministros.




El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, y la Liga Árabe hicieron el miércoles un reclamo conjunto a Israel para que desista de sus planes de anexar una parte de Cisjordania.

El reclamo fue formulado durante una videoconferencia del Consejo de Seguridad de la ONU en la que participaron varios ministros, y que constituye la última reunión internacional previo a que Israel ponga en marcha sus planes de anexar territorios ocupados, previstos para inicios de julio.

“Pido al gobierno israelí que abandone sus planes de anexión”, expresó el jefe del organismo durante una videoconferencia.

De su lado, el secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Abul Gheit, aseguró que la anexión “destruirá cualquier perspectiva de paz en el futuro”.

Esta constituye la última reunión internacional previo a que Israel ponga en marcha sus planes de anexar territorios ocupados, previstos para el 1 de julio.

Guterres reiteró el objetivo de larga data de una solución de dos Estados, con un Estado palestino independiente, contiguo, soberano y viable, con Jerusalén como la capital de ambos estados.

"El posible movimiento del gobierno israelí para anexar partes del territorio palestino ocupado constituiría, si se implementa, una seria amenaza para la estabilidad regional", resaltó a su vez Aboul Gheit.

Para el coordinador de la ONU para Medio Oriente, Nickolay Mladenov, la anexión “podría alterar irrevocablemente la naturaleza de las relaciones israelo-palestinas”.

"Se corre el riesgo de terminar más de un cuarto de siglo de esfuerzos internacionales en apoyo de un futuro Estado palestino viable que viva en paz, con seguridad y reconocimiento mutuo con el Estado de Israel", agregó.

Los planes son anexar asentamientos judíos en Cisjordania, así como en el estratégico Valle del Jordán, como parte de un plan más amplio de Estados Unidos propuesto a Israel y los palestinos.

El plan impulsado por Washington promueve la creación de un Estado palestino, pero en un territorio reducido y sin la demanda central de los palestinos de establecer su capital en el este de Jerusalén.

Esta iniciativa ha sido rechazado en su totalidad por los palestinos y criticada por distintos gobiernos en el mundo.

Comenta