Óscar Ortiz: “Hay que evitar que Bolivia siga la ruta de Venezuela”

Óscar Ortiz está en Chile para participar en el Foro por la Democracia.

En entrevista con La Tercera, el candidato presidencial boliviano dice que “hay una democracia profundamente amenazada”.


A siete meses de las elecciones presidenciales en Bolivia en las que Evo Morales buscará su tercera reelección, uno de los principales candidatos opositores es el expresidente del Senado y secretario general del partido Demócratas, Óscar Ortiz, carta de la alianza Bolivia Dice No y que marcha tercero en las encuestas. Ortiz, de 49 años, se encuentra en Chile para asistir hoy al Foro por la Democracia convocado por Chile Vamos, en su calidad de presidente de la Unión de Partidos Latinoamericanos. “Espero que sea un espacio de articulación que combata al populismo autoritario, al llamado socialismo y chavismo que ha destruido la democracia”, dice a La Tercera sobre el foro.

Bolivia no asistirá mañana a la cumbre presidencial de Prosur en Santiago. ¿Cómo ve esta iniciativa?
Sudamérica necesita y demanda que exista un organismo de articulación alrededor de la defensa a la democracia. Unasur ya murió porque en esencia no puede existir un organismo en el siglo XXI que no exija a sus miembros un absoluto compromiso con la democracia.

¿Considera que dada esta nueva reestructuración existe el riesgo de aislamiento para Bolivia?
Evo Morales se ha aislado y nos ha aislado del concierto internacional por este apoyo a la dictadura de Nicolás Maduro. Evo tuvo la oportunidad de haberse convertido en un referente moral en la región, pero sus errores lo llevaron al aislamiento y su alineamiento primero con (Hugo) Chávez y ahora con Maduro han llevado a nuestro país a perder una política exterior propia ya que nos la dictan desde Venezuela.

¿Cree que Morales se intentará reacomodarse en el escenario actual?
No, ha demostrado hasta ahora una especie de sometimiento, yo no sé para pagar qué tipo de deudas con el chavismo, hasta suicida en relación a sus propios intereses, pero sobretodo muy dañino para Bolivia.

¿Qué opina del nuevo panorama al que se enfrenta la Bolivia Morales, con el giro a la derecha de la región que representan Sebastián Piñera, Mauricio Macri, Iván Duque y Jair Bolsonaro?
Más que centro-derecha es un esquema más democrático. Cada vez son más relativas estas definiciones de izquierda y derecha. Por ejemplo, si miramos el Prosur, no debe ser de izquierda o derecha, debe ser un organismo enteramente identificado con los valores democráticos de la región y en la medida que mantenga esos principios, cumplirá un papel muy importante de aquí hacia adelante y marcará una diferencia sustancial con relación al fracaso de Unasur.

Ante las crisis en Venezuela y en Nicaragua, Morales ha mantenido una defensa a los gobiernos de Nicolás Maduro y Daniel Ortega. ¿Qué le parece la posición boliviana, que se diferencia de la de los países vecinos?
Condenamos esa posición. Claramente el apoyo a Venezuela y Nicaragua es contradictorio a la esencia de un país democrático suscrito a la Carta Democrática Interamericana, pero también es consecuencia de que si bien Bolivia hoy no vive ese grado de violencia, el rumbo que estamos siguiendo implica lo que se define como alteración del orden constitucional. Nuestro país está empezando a transitar un camino que va por el mismo sendero de apartarse de la Constitución que ha seguido Maduro.

¿Usted cree que los bolivianos están de acuerdo con la defensa de Bolivia a Maduro?
No, en su inmensa mayoría el pueblo boliviano está en absoluto desacuerdo con el apoyo de Evo Morales a Nicolás Maduro, a lo que es una dictadura. Somos un pueblo que en su gran mayoría hoy grita “Bolivia dijo No”, porque reivindica el respeto al resultado del referendo del 21 de febrero (de 2016). La gente que incluso antes votó por Morales hoy declara que la Constitución debe ser respetada por todos y por igual, incluido y comenzando por el Presidente.

¿Considera que Bolivia podría convertirse en una nueva Venezuela?
Es algo que venimos alertando permanentemente. Presentamos una petición en la Comisión Interamericana de DD.HH. para que la reelección indefinida no sea un derecho humano y pedimos un tratamiento para evitar lo que se denomina un daño irreparable a nuestra democracia con la candidatura de Evo, para que actúen y evitemos que Bolivia siga la ruta de Venezuela porque consideramos que tenemos una democracia profundamente amenazada.

El sábado Bolivia celebra su primer Día del Mar tras el fallo de La Haya…
El país merece que los responsables expliquen que se hizo en La Haya y que se encauce nuestra reivindicación marítima sin apostar al conflicto permanente, pero no podemos renunciar al mar. La Haya marca el fin de una era de viejas políticas.

¿Con respecto al conflicto permanente se refiere a la posición con Chile que asumió el Presidente Morales tras su llegada al poder?
Sí, la exacerbación del conflicto, pero no solo de parte de Evo Morales. Ha sido una tentación permanente de actores de los gobiernos de ambos países el utilizar este tema con fines de política interna, pero nosotros creemos que es una causa que transciende y debe tratarse como una política de Estado con visión a largo plazo. El nuevo desafío es buscar esa nueva forma de encarar el diferendo con Chile, que no esté basada en un conflicto permanente entre ambas naciones.

De cara a octubre, Morales aparece empatado con Carlos Mesa. ¿Cómo ve los comicios?
Lamentablemente las ambiciones personales y la actitud mesiánica de algunos que ya han sido presidentes impidieron articular la unidad en la oposición. Sin embargo, hay un candidato inconstitucional e ilegitimo que es Evo que está estancado, un segundo que baja en las encuestas y un tercero que va subiendo.

#Tags


Seguir leyendo