Portugal vuelve a cuarentena tras récord de muertes por Covid

Una mujer con mascarilla ve reflejada su figura en una tienda, ayer en Lisboa.

En pleno invierno, los contagios subieron un 47%, pero se permitirán salidas puntuales.




Ante el aumento de casos y de ocupación de camas en hospitales a nivel nacional, el gobierno de Portugal decidió esta semana imponer una nueva cuarentena, que fue anunciada por el primer ministro António Costa. El país registra 528.469 contagios y 8.543 muertes desde el inicio de la pandemia. Tan solo esta semana los casos diarios tuvieron un crecimiento considerable, subiendo de 7.259 casos nuevos el martes a 10.663 contagios registrados el viernes.

La medida venía debatiéndose desde hace una semana y fue aprobada el jueves en un consejo de ministros. Durará un mes por ahora, pero puede alargarse dependiendo del impacto que pueda tener el confinamiento en las cifras de contagios a nivel nacional. Todo el comercio no esencial y los gimnasios deberán cerrar mientras se mantenga la medida. Los servicios públicos, consultorios, dentistas, ceremonias religiosas, y la liga profesional de fútbol -sin público- se mantendrán funcionando. El teletrabajo será obligatorio en todo el país siempre y cuando sea posible. Farmacias y restaurantes se mantendrán abiertos, pero solamente con entregas a domicilio y retiros en los locales.

Desde la medianoche del viernes en Portugal solo se permitirá salir por motivos imprescindibles, como cuidar de un familiar, trabajo -en el caso de no poder hacer teletrabajo-, comprar alimentos, acudir al médico, o salir a practicar deporte. A estas excepciones se añade la libertad de tránsito para el 24 de enero, día en que se llevarán a cabo las elecciones presidenciales. Lo único que diferenciará este confinamiento frente al del año pasado es que los colegios se mantendrán abiertos, y en esos establecimientos se harán campañas de test detectores de coronavirus y -en el futuro- las vacunaciones.

Las medidas del confinamiento y su duración total serán evaluadas después de 15 días, calzando con el fin de la prórroga del estado de emergencia decretado el miércoles. Si se decide alargarlo, el Parlamento tendría que presentar una nueva extensión por un período máximo de 15 días más.

En este momento, más de 600 personas se encuentran hospitalizadas bajo cuidados intensivos, generando el repunte más alto de ocupación hospitalaria de Portugal. Muchos centros médicos, tras alcanzar su máxima capacidad, han tenido que derivar pacientes a otros establecimientos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.