Presidente editor de El Nacional: "La realidad es que la libertad de expresión casi no existe en Venezuela"

Imagen 822767-01-07

Una mujer muestra la última edición impresa del periódico venezolano El Nacional con su portada que dice "El Nacional es un guerrero y seguirá dando la batalla", en Caracas.

En conversación con La Tercera, Miguel Henrique Otero explicó que, por ahora, la edición impresa de El Nacional cerró por falta de papel.




"El Nacional es un guerrero y seguirá dando la batalla", señalaba hoy el titular principal de la última edición impresa del emblemático periódico venezolano. Tras 75 años de circulación, el diario dejará de publicarse en papel. La extensa batalla por acceso al suministro, llevó a tomar esta medida. En conversación telefónica con La Tercera desde España, Miguel Henrique Otero, presidente director de El Nacional, confirmó que se trata de "una decisión muy difícil", pero que no será para siempre.

¿Qué lo hace pensar que el fin de la edición impresa de El Nacional será temporal?

Lo que está pasando es producto de las acciones de una administración que quiere terminar con la libertad de expresión y que ha buscado mecanismos para que los periodistas no accedan al papel. De hecho, de los 50 periódicos independientes e impresos en Venezuela, ya no queda ninguno. La caída del régimen sería un cambio gigantesco que permitiría la existencia de los periódicos nuevamente. Y pienso que el régimen de Nicolás Maduro no va a durar mucho tiempo más.

En la decisión de poner fin a la circulación. ¿Pesó más la falta de papel o las presiones que tenían desde el gobierno venezolano?

La falta de papel, porque la presión del gobierno para acabar con la libertad de expresión es constante y se manifiesta por todas partes. Pero si no tenemos papel no podemos salir.

Tras años de lucha periodística. ¿Qué sucedió en el proceso que los llevó a tomar este camino?

Fuimos extendiendo el suministro y el stock para llegar a un periódico de 15 páginas y 10.000 ejemplares, sin imprimir los lunes ni sábados. Hubiéramos podido permanecer así y terminar haciendo un periódico de 1.000 ejemplares con una sola página, pero preferimos cortar porque eso iba a deteriorar la marca.

A lo largo de su trayectoria El Nacional se ha transformado en uno de los principales medios opositores del chavismo. ¿Deja el término de su circulación en papel la vía más libre a Maduro?

Estar solo en la web no significa que todo el mundo lo pueda leer porque ellos bloquean las páginas, restringen el acceso a internet, reprimen al periodismo ciudadano y ya no hay ni radio ni televisión independientes que saquen cosas, ni periódicos impresos. La realidad es que la libertad de expresión casi no existe en Venezuela.

Se facilita entonces la permanencia del gobierno...

No, eso no significa que los ayude a permanecer. De hecho, esto no va a significar la permanencia del régimen de ninguna manera. En algún momento va a venir una insurrección en todo el país que lo va a sacar y eso no tiene nada que ver con la información de los medios. La gente se entera de lo que está pasando, boca a boca, en un mundo globalizado y con cuatro millones que están fuera y que le informan a su gente que está dentro.

¿Cómo van a seguir trabajando en el formato digital?

Nuestros servidores están en EE.UU. y si el sistema se cae es por razones técnicas de otra índole. El bloqueo ocurre con las telefónicas y operadoras venezolanas. Tenemos 45 periodistas en la web y 45 personas en el impreso. Y ahora vamos a tener 90 periodistas en la web.

Estando desde hace un tiempo en España. ¿Cómo ve un proceso de transición para Venezuela?

La mejor manera de transición sería la democrática, la negociada. Pero si eso no se puede, cualquier otra es posible, incluso una explosión insurreccional. Pero esa es la gran discusión que nadie quiere afrontar. Nosotros tenemos la rotativa, tenemos los periodistas y si tenemos papel en cualquier momento lo saca.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.