Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA: "La oposición tiene que entender que el chavismo es parte de la solución"

RafaelRamirezWEB

En conversación con La Tercera, Ramírez, quien durante 12 años fue el hombre del petróleo en Venezuela, es tajante a la hora de abordar la crisis. "Si el Presidente Chávez estuviera vivo encabezaría una rebelión contra Maduro".




Luego de 12 años ininterrumpidos como presidente de Petróleos de Venezuela (PDVSA) y ministro del Petróleo (2002-2013) durante el gobierno de Hugo Chávez, quien fuera "superministro" del corazón financiero venezolano, Rafael Ramírez (55), desafió en 2017 el liderazgo de Nicolás Maduro, dejando en evidencia pugnas al interior del chavismo que él mismo aterriza. "El gobierno de Maduro no tiene nada que ver con el de Chávez. Usan su nombre como si fuera un franquicia y manipulan su imagen", dice el ex "zar del petróleo" en conversación por videollamada con La Tercera, desde un sitio que prefiere no revelar. "Me persiguen", explica.

Tras su quiebre con el Palacio de Miraflores, luego de desempeñarse como Vicepresidente económico, Canciller y representante permanente de Venezuela en la ONU bajo el Ejecutivo de Maduro, fue destituido por criticar a esa administración y nunca más regresó a Caracas. "No podía seguir representando a un gobierno que fuera violador de los derechos humanos", señala. No obstante, en esta entrevista, donde afirma que "si Chávez estuviera vivo encabezaría una rebelión contra Maduro", Ramírez asegura que "los militares actúan respaldando a Maduro, entre otras cosas, por una cuestión de instinto de supervivencia".

¿Cómo describe la situación actual en Venezuela?

Venezuela confronta un severo problema de legitimidad en sus poderes, tenemos una situación política bloqueada. Por un lado está Nicolás Maduro y por otro lado está Juan Guaidó. Ambos son artificios políticos para hacerse con el poder. El problema es que en la mitad de esos dos extremos está la gran mayoría del país, un pueblo en una severa crisis sin precedente en nuestra historia.

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Maduro con tal de permanecer en el poder?

Maduro está dispuesto a hacer lo que sea para mantenerse en el poder, y lo ha demostrado. Ha hecho el peor gobierno de nuestra historia republicana. El "madurismo", un nuevo grupo de poder, ha secuestrado las atribuciones de todo el Estado y ha sido capaz de pasar por encima de todo, incluso destruyendo el legado del Presidente Chávez. El gobierno de Maduro no tiene nada que ver con el de Chávez. Usan su nombre como si fuera un franquicia y manipulan su imagen, pero en los hechos reales no es un gobierno chavista.

Usted aparece como uno de los principales defensores del legado de Chávez, pero fue él quien eligió a Maduro...

Si el Presidente Chávez estuviera vivo encabezaría una rebelión contra Maduro. Pasé 12 años al lado de Chávez, fui su estrecho colaborador en la industria petrolera y estoy seguro que si él hubiera tenido la oportunidad habría destituido a Maduro, le hubiera quitado cualquier respaldo político e incluso Maduro estaría preso. Chávez no dijo que Maduro era su sucesor, nunca habló de eso. Pidió que lo apoyáramos, en caso de no regresar en condiciones de la operación en Cuba para asumir un nuevo mandato. No pensaba en morir.

Usted señaló que si Chávez estuviera vivo sacaría a Maduro. ¿Hay golpismo en Venezuela?

Uno de los grandes legados que dejó el Presidente Chávez fue un apego al respeto a la Constitución, el 13 de abril celebramos 17 años de la derrota del golpe de Estado del 11 de abril de 2002 y a partir de ahí, de nuestro Ejército fueron extirpados los sectores golpistas como se han conocido tradicionalmente en nuestra región. Un problema del que adolecen la oposición y el madurismo es que ellos desconocen a la otra mitad del país. No se va a poder volver a gobernar Venezuela desconociendo que existe la otra mitad. El problema con la oposición es que lo único que le promete al chavismo es muerte y persecución. Y por supuesto, los militares actúan respaldando a Maduro, entre otras cosas, por una cuestión de instinto de supervivencia. Habría que garantizar, para producir un cambio político, una estabilidad a instituciones tan importantes como las FF.AA. y transitar a un gobierno de emergencia que puede durar 18 meses o dos años, para garantizar las condiciones de ir a unas elecciones y que el pueblo decida.

¿Cómo se produjo su quiebre definitivo con Maduro?

Una vez que asumí la vicepresidencia económica, choqué con grupos de intereses que rodearon a Maduro. Lo que desencadenó mi quiebre con el gobierno fueron los eventos violentos del año 2017. No podía seguir representando a un gobierno que fuera violador de los DD.HH. Maduro es una persona que sufre una especie de desequilibrio emocional.

¿Es correcta la estrategia de Guaidó para forzar la salida de Maduro?

La oposición tiene que entender que el chavismo es parte de la solución en Venezuela. Por eso mi propuesta de una Junta Patriótica de Gobierno, donde todos los sectores nos pongamos de acuerdo, salgamos de Maduro y después vamos a elecciones. Creo que esa es la única salida en este momento.

¿En qué pie queda la oposición tras los acontecimientos del 30A?

Después de los sucesos del 30 de abril, que fue un intento golpista, la oposición queda muy mal políticamente porque dejó en evidencia varias cosas. Una es que quien está realmente detrás de Guaidó es Leopoldo López, quien es una de las figuras más intolerantes de la oposición y con mucho rechazo en el pueblo, en el chavismo, en las FF.AA. e incluso dentro de la misma oposición. Por otra parte, evidentemente fue una aventura que se quedó aislada. Fue en solitario y no hubo ningún respaldo al intento golpista en el resto del país. La lectura que tiene que hacer la oposición es que no pueden seguir siendo comandadas ni dirigidas sus acciones por el grupo más extremista. En nuestra cultura política está desterrado el golpe de Estado, porque es difícil que la gente lo apoye y por otra parte, sencillamente la gente está cansada del conflicto.

¿Existen opciones reales de una intervención militar de EE.UU.?

Una intervención militar sería el peor error a cometer en esta situación. La oposición tiene que dejar de lado la arrogancia y entender que solo el chavismo puede sacar a Maduro.

Comenta