Rusia sugiere despliegue militar en Venezuela y Cuba si las tensiones con Estados Unidos se mantienen altas

Soldados rusos participan en simulacros en el campo de tiro de Kadamovskiy, en la región de Rostov, en el sur de Rusia, el 13 de enero de 2022. Foto: AP

El viceministro de Relaciones Exteriores dice que Moscú no puede excluir el envío de infraestructura militar a los dos países.




El vicecanciller de Rusia dijo que las conversaciones con Estados Unidos sobre la situación de seguridad en Ucrania se habían estancado y sugirió que Moscú podría enviar un despliegue militar a Venezuela y Cuba, mientras el Kremlin busca presionar a Washington para que responda a sus demandas de detener la actividad militar occidental, que dice amenaza a Rusia.

El viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov, dijo ayer que Moscú no podía excluir el envío de “infraestructura militar” a Venezuela o Cuba si las tensiones con Washington, que se dispararon en las últimas semanas por una enorme concentración de tropas rusas en la frontera con Ucrania, continúan aumentando.

“No quiero confirmar nada, no descartaré nada…, depende de las acciones de nuestros colegas estadounidenses”, dijo Ryabkov a la cadena de televisión privada en idioma ruso RTVi en una entrevista ayer en Moscú.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, “se ha pronunciado repetidamente, incluso sobre este tema, sobre cuáles podrían ser las medidas tomadas por la armada rusa si las cosas van completamente en la dirección de provocar a Rusia y aumentar aún más la presión militar sobre nosotros”, dijo Ryabkov.

Agregó que Rusia no quería ver ese resultado, pero “los diplomáticos deben llegar a un acuerdo”, dijo.

El mes pasado, Ryabkov afirmó a los periodistas que no podía excluir la posibilidad de que las relaciones entre Rusia y EE.UU. terminaran en una situación similar a la Crisis de los Misiles Cubanos de 1962.

Soldados ucranianos usan un lanzador con misiles Javelin estadounidenses durante ejercicios militares en la región de Donetsk, Ucrania, el 12 de enero de 2022. Foto: AP

Ryabkov también dijo ayer que no ve motivos inmediatos para nuevas conversaciones con Estados Unidos, después de que varias rondas de negociaciones esta semana arrojaron pocos avances para calmar la crisis en Ucrania.

Los comentarios siguen a varias rondas de conversaciones esta semana entre Occidente y Rusia sobre la acumulación militar en la frontera con Ucrania. Moscú ha enviado más de 100.000 soldados allí, en respuesta a lo que dice es una amenaza a su seguridad desde Occidente.

Ayer, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), una agrupación de 57 países que ayudó a fomentar la paz durante la Guerra Fría, discutió la situación de Ucrania. Las conversaciones siguieron a una reunión entre Estados Unidos y Rusia en Ginebra el lunes y una reunión entre la OTAN y Rusia en Bruselas el miércoles.

Esas conversaciones no lograron resolver la crisis y las perspectivas de más conversaciones siguen siendo inciertas. Ucrania fue el centro de las conversaciones de esta semana, pero no estuvo presente en las negociaciones de Ginebra o Bruselas. La reunión de ayer en Viena le dio a Kiev un asiento en la mesa.

Ryabkov pareció ayer descartar más negociaciones si no se cumplen las demandas de Rusia.

“Siempre soy partidario del diálogo”, dijo Ryabkov a RTVi, pero advirtió que si las negociaciones terminan con la negativa de la OTAN a dejar de expandirse, esto sería, “hasta cierto punto, un callejón sin salida o una diferencia de enfoques”.

“No veo ninguna razón para sentarnos en los próximos días, reunirnos nuevamente y comenzar estas mismas discusiones”, dijo.

En respuesta a esos comentarios, Michael Carpenter, representante de Estados Unidos ante la OSCE, dijo a los periodistas ayer por la tarde que Washington ha demostrado que se está acercando a las conversaciones “muy en serio”.

El Presidente ruso Vladimir Putin durante una reunión en el Kremlin en Moscú, el 13 de enero de 2022. Foto: AP

“Existe una gran oportunidad para escuchar honestamente las preocupaciones de todos los Estados, pero no vamos a renegociar los principios básicos”, dijo. “Mire, si los rusos se alejan de estas conversaciones, quedará claro que, en primer lugar, nunca se tomaron en serio la diplomacia”.

El representante de Rusia ante la OSCE, Alexander Lukashevich, dijo ayer que las discusiones de esta semana habían sido “realmente decepcionantes”, ya que Estados Unidos, la OTAN y otros países de la OSCE no proporcionaron la respuesta “muy sustancial y profunda” a las propuestas de Rusia que Moscú esperaba.

Sin embargo, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, pareció dejar la puerta abierta a nuevas conversaciones. Dijo ayer que Moscú esperaba que Estados Unidos y la OTAN respondieran pronto por escrito a las propuestas de seguridad rusas.

“Todavía esperamos que se cumplan las promesas hechas en Ginebra y Bruselas, esta es la promesa de poner por escrito las propuestas de Estados Unidos y la OTAN”, dijo.

Rusia exige cambios en los acuerdos de seguridad occidentales vinculados a la Organización del Tratado del Atlántico Norte. Expresó alarma ante la perspectiva de que exrepúblicas soviéticas como Ucrania puedan unirse a la OTAN y pidió a la alianza que detenga su expansión hacia el este, demandas que los funcionarios occidentales han rechazado.

Ni la reunión de la OTAN, que fue entre una delegación rusa y representantes de los 30 miembros de la OTAN, ni la reunión entre Estados Unidos y Rusia en Ginebra lograron un avance en el punto muerto sobre Ucrania.

Los funcionarios estadounidenses dicen que su oferta de conversaciones sobre cuestiones militares y de seguridad en la OSCE es parte de la opción clara que le ofrecen a Putin: por un lado, una invasión rusa de Ucrania desencadenaría sanciones sin precedentes de Occidente. Por otro lado, las conversaciones bilaterales entre Washington y Moscú, las discusiones de la OTAN y las consultas en la OSCE ofrecen juntas salidas a una crisis.

“Podemos hablar de cosas como la transparencia militar, podemos hablar de fuerzas convencionales... Podemos hablar de generar confianza, de reducir las tensiones sobre el terreno”, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado. “Así que sí, estamos listos para ponernos manos a la obra. Pero hay muchas preguntas sobre si Rusia está preparada para hacer eso”.

Rusia ha exigido que la OTAN reduzca sus actividades militares en sus miembros que formaban parte de la antigua Unión Soviética o del Pacto de Varsovia, como Polonia, Hungría y República Checa.

La subsecretaria de Estado Wendy Sherman, la principal negociadora de Estados Unidos con Rusia sobre Ucrania, dijo que Washington está abierto a discusiones sobre la colocación de misiles en Europa, pasos recíprocos sobre el tamaño y alcance de los ejercicios militares y transparencia en torno a los pasos militares.

La OSCE, que ha ayudado a mantener la paz en Europa desde su fundación en la década de 1970, es el único foro centrado en la seguridad en el que los actores clave en la crisis actual (Rusia, Ucrania, EE.UU. y los europeos) tienen un asiento en la mesa.

Eso le permite a Washington traer a Ucrania a las discusiones al respecto. Estados Unidos ha prometido no tomar decisiones sobre la seguridad de Ucrania sin la presencia de Kiev.

La agitación en los mercados rusos se intensificó ayer, con el rublo depreciándose hasta un 2,6% frente al dólar y cotizando a 76,5 rublos por dólar. Las acciones y los bonos rusos también estuvieron bajo presión.

“El mercado pasó repentinamente de ignorar esto a tomarlo muy en serio”, dijo Paul McNamara, administrador de fondos de deuda de mercados emergentes en GAM.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.