Tres visiones de la Revolución Islámica

Partidarios del líder y fundador de la Revolución Islámica, el ayatola Jomeini, sostienen su foto en Teherán, durante una manifestación en febrero de 1979.

Este lunes se cumplen 40 años de la llegada al poder en Irán del ayatola Jomeini y de la proclamación de la República Islámica. Tres expertos entregan a La Tercera sus impresiones sobre este hito histórico que, para muchos, cambió el mapa geopolítico mundial.


Shaul Bakhash, historiador y periodista iraní-estadounidense: “La revolución llevó a una reorientación de la política exterior iraní”

El historiador y periodista iraní-estadounidense Shaul Bakhash fue editor del diario Kayhan antes de que se produjera la Revolución. Autor del libro The Reign of the Ayatollahs, hoy es profesor de historia de Medio Oriente de la Universidad George Mason.

¿Cuáles fueron los eventos geopolíticos que gatillaron la Revolución Iraní?
Primero que todo, había una amplia preocupación en los pequeños emiratos del Golfo que la revolución se extendiera a otros países. El segundo evento muy importante fue la guerra entre Iran-Irak (1980-1988). Y el tercer evento importante fue la ocupación de la embajada de Estados Unidos por estudiantes radicales que llevó al rompimiento de las relaciones diplomáticas, las que no han sido restauradas hasta ahora. La revolución llevó a una importante reorientación de la política exterior iraní. Antes de la revolución el Shah se alió con los Estados árabes más conservadores y después de la revolución Irán se alió con los Estados árabes más radicales, como Libia y Siria. Antes de la revolución, Irán tenía muy buenas relaciones con Israel, aunque no de manera pública. Ahora las relaciones entre Irán e Israel han sido bastante hostiles.

¿Por qué cree que la revolución no sirvió de inspiración para otros países de la región?
En el mundo chiita, especialmente en Irán, el clero juega un rol más importante política e históricamente que los cleros sunitas en los países árabes. También el ayatola Jomeini era un líder muy carismático que fue capaz de asegurar el liderazgo de la revolución. Además, Irán en el siglo XX tuvo movimientos populares grandes, incluyendo la revolución constitucional en 1906 y el movimiento de la nacionalización del petróleo en 1951. Creo que esas características no son fáciles de replicar en los países árabes.

¿Cómo evalúa la influencia que Irán tiene hoy?
Irán ha sido muy exitoso en la última década al usar grupos subsidiarios en el mundo árabe para extender sus intereses. También tenemos al ayatola Jomeini que es muy ambicioso en impulsar el rol de Irán en la región. No veo mayores perspectivas de que ese rol cambie, se ha convertido en un pilar de la política exterior iraní.

Meir Javedanfar, editor del portal The Iran-Israel Observer: “Jomeini prometió democracia, pero mintió. Se robó la revolución”

El analista israelí de origen iraní Meir Javedanfar abandonó su Teherán natal en 1987, ocho años después de la Revolución iraní. Hoy enseña política contemporánea de Irán en el Centro Interdisciplinario de Herzliya, en Israel. Además es editor del portal The Iran-Israel Observer.

¿Qué relevancia cobra hoy el establecimiento de la República Islámica de Irán a nivel regional y global?
Lo más importante para el mundo hoy en día son las políticas externas de Irán en Medio Oriente, como su presencia en Siria, en Irak, Yemen y Líbano, que está poniendo presión sobre sus relaciones con los países occidentales, especialmente EE.UU. También con Israel. Además, está su programa de misiles. De hecho, hasta los europeos, que apoyan el acuerdo nuclear iraní, ahora están amenazando a Teherán con nuevas sanciones si Irán no pone límites a su programa de misiles. Entonces el mundo después de 40 años todavía ve la Revolución iraní como un desarrollo negativo para la estabilidad de la región y también un evento negativo cuando se habla de las relaciones entre Irán y Occidente.

¿Qué críticas tiene de este evento histórico?
Durante la revolución solo tenía casi siete años, si hubiera tenido 18 es posible que la hubiera apoyado, porque el ayatola Jomeini prometió democracia y él dijo que no iba a mandar el país, que solo iba a ser el líder de la revolución y después íbamos a tener elecciones democráticas en Irán, pero no pasó eso. Él se quedó como líder, mintió y se quedó. Ahora vemos elecciones donde solamente los partidos y personas que son leales y fieles al régimen islámico pueden participar. Entonces yo creo que el ayatola Jomeini se robó la revolución.

¿Cuáles son los principales desafíos para Irán hoy?
Creo que la corrupción es uno de los desafíos más importantes del Irán actual, también los problemas medioambientales, como la sequía. Irán está aislado en el mundo, especialmente de Occidente. Este es otro desafío más fuerte para Jomeini. Tampoco sabemos quién va a hacer el reemplazo de Jomeini cuando muera.

Darioush Bayandor, diplomático iraní en el gobierno del Shah: “La religiosidad no es un fenómeno social como en la era del Shah”

¿Cuáles consecuencias de la revolución se pueden ver hoy?

Las cuatro décadas de teocracia han provocado una profunda falla de la sociedad internamente y un estatus de paria en la escena internacional. La generación que nació después de la revolución tiene buena educación, es vibrante y conectada, pero la religiosidad ya no es un fenómeno social como lo era en los tiempos anteriores a la revolución. Tal como en los 60 bajo el Shah, una revolución cultural silenciosa se ha imbuido en las mentes de la juventud de clase media con la adulación del islam chiita como el credo de protesta, que fue un factor importante en el clima revolucionario a fines de los 70. La gobernante teocracia está siendo confrontada con un reacción cultural de cuatro décadas de incesante islamización.

¿Qué eventos geopolíticos gatillaron la revolución?

En los primeros días de su fundación, la República Islámica estableció la unidad de las comunidades chiitas. Según la doctrina que mantuvo el ayatola Jomeini, las comunidades chiitas en Irak, Líbano, Bahrein, los zaidíes en Yemen, las tribus hazara en Afganistán y las minorías chiitas en otras zonas en la región formaron parte de una sola gran nación. La gobernante secta alauita en Siria también fue reconocida como una filial chiita. Los mayores eventos geopolíticos ocurrieron en Irak y Líbano. Jomeini quería replicar la Revolución Islámica en Irak y esto llevó a la invasión de Irán por Saddam Hussein.

¿Cree que la revolución cambió el rol de EE.UU.?

Al introducir la religión en la política, la revolución cambió radicalmente el panorama geopolítico en Medio Oriente. Irán bajo el Shah era un aliado de Estados Unidos y tenía respeto por Israel. A mediados de los 70 las relaciones con la mayoría de las capitales árabes eran también amigables. Este patrón se desmoronó después de la revolución y Estados Unidos tenía que ajustar sus políticas a las nuevas realidades.b

Seguir leyendo