Alcalde de Quilpué y toque de queda juvenil tras rechazo de Contraloría: “La ordenanza va”

Foto: Agencia Uno.

Aunque Mauricio Viñambres (PS) reconoce que el “toque de queda” no es ámbito de su competencia, insistirá en una resolución que le permita implementar centros de acompañamiento –y no de detención– para menores de 14 años sorprendidos en situaciones de vulnerabilidad.


 

Luego que la Contraloría Regional de la República se pronunciara sobre la iniciativa del alcalde de Quilpué, Mauricio Viñambres (PS), de restringir la libre circulación de menores de edad después de las 00.00 horas, e indicara que las municipalidades no pueden “imponer menores o mayores exigencias que las previstas en las leyes”, el edil manifestó a La Tercera que no desistirá y que “la ordenanza va, sí o sí, ajustado a lo que dijo el Contralor Regional”, Víctor Hugo Merino.

La propuesta de Viñambres se sustenta en los resultados arrojados por el Sistema Táctico de Operación Policial (STOP) en 2018. “Tuvimos ocho casos de riñas entre adolescentes. Entonces, ¿tenemos que esperar la violación a un menor?”, manifiesta preocupado.

De ahí su insistencia con una ordenanza que, aclara, subraya la responsabilidad de los padres. “Yo no estoy por un toque de queda (…). José Antonio Kast plantea el toque de queda, yo no. Yo planteo la protección del menor. Tenemos que defender los derechos de los niños”, afirma.

La resolución, actualmente en desarrollo, consiste en modificar los protocolos de detención que hoy rigen para Carabineros y la PDI. En caso de sorprender a un menor de 14 años en una situación de vulnerabilidad, y no lograr dar con sus padres o con un adulto responsable, el alcalde sugiere que, en vez de enviar al chico o chica a la comisaría, los jóvenes pasen a “un centro de acompañamiento y no de detención, para que el menor esté siempre protegido”.

Estas salas, además, contarían con un equipo psicosocial que brinde atención a los jóvenes detenidos. Para ello, están trabajando en convenio con el Departamento de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, que reconoce la experiencia de Islandia en la materia. En asesoría también se encuentran las comunas de Colina, Renca, Melipilla, Lo Barnechea, Las Condes y Peñalolén.

Según Viñambres, este nuevo programa de intervención psicosocial “facilitaría el trabajo de las policías”.

El alcalde proyecta que la ordenanza esté lista durante el primer semestre de este año. Posteriormente, será difundida entre las organizaciones sociales de la comuna, en un periodo de tres o cuatro meses, para luego someterla a consulta pública –en julio o agosto próximo– y, finalmente, a votación en el Concejo Municipal de Quilpué.

#Tags


Seguir leyendo