Autoridad “pone ojo” a casos de desperfectos de electrobuses en EE.UU.

Los buses eléctricos del Transantiago tienen previsto operar desde mañana.

Transportes ratificó que las máquinas que operaron en marcha blanca en Santiago no presentaron fallas. Vehículos de marca BYD experimentaron inconvenientes en al menos dos ciudades de ese país.


A dos días del despliegue en las calles capitalinas de un centenar de buses eléctricos encuadrados en el Transantiago, autoridades del sector confirmaron que mantienen contactos, tanto en Chile como en EE.UU., con el fin de ratificar las condiciones de desempeño de máquinas similares, comercializadas en Estados Unidos por la empresa china Build Your Dreams (BYD). Ello, luego de que se reportaran este año inconvenientes en su funcionamiento en Albuquerque y Los Ángeles.

En el primer caso, el Departamento de Tránsito de la ciudad solicitó un informe técnico de los vehículos al Centro para el Transporte y el Medio Ambiente (CTE, en inglés), publicado el 7 de noviembre recién pasado, en el que se plantea, entre otros puntos, una falta de autonomía de los vehículos respecto de lo que estaba establecido en el diseño de las máquinas.

El modelo usado en Estados Unidos corresponde al BYD K11, mientras, el que llegó a Chile corresponde al modelo K9FE.

El municipio de Albuquerque informó el 7 de diciembre pasado la presentación de una demanda judicial contra BYD, por incumplimiento de contrato debido a “retrasos en la entrega de buses, pruebas incompletas de certificación, y baterías que solo operan 177 millas (284 km) con una sola carga, a pesar de que el contrato requiere 275 (422,5 km) con una carga”.

En el caso de Los Ángeles, un reporte publicado por la prensa local consignó problemas como un rendimiento menor de las baterías, interrupciones frecuentes del servicio y problemas de las máquinas para ascender en pendientes.

“Esto nos generó una duda”

Fernando Saka, director del Transporte Público Metropolitano (DTPM), ratificó que desde Chile se mantiene contacto con la Asociación del Transporte Público (Apta, en inglés) de EE.UU. -organización que agrupa a las empresas que operan en el transporte público del país del Norte- con el objetivo de que “nos puedan ayudar con información desde el otro lado de la vereda, y así poder cubrir todas las dudas que pueda generar esta noticia (la de los desperfectos en EE.UU.) que, claramente, a todos nos generó una duda”.

Agregó que el DTPM solicitó un informe a BYD. En su reporte, la firma ratificó que las máquinas que circulan en EE.UU. fueron ensambladas en ese mismo país, mientras que las que operan en Santiago son fabricadas en China.

Saka puntualizó que la fabricante argumenta que, entre los buses que presentaron fallas en las ciudades estadounidenses, “había muchos de tipo articulado. BYD nos dijo que su experiencia es en buses de 12 metros, rígidos, que son los que llegaron a Santiago”.

El timonel del DTPM ratificó que los desperfectos detectados en EE.UU. se relacionaron con “el funcionamiento eléctrico”.

Agregó que han solicitado a la Apta, “como contraparte pública, que nos envíen (información al respecto)”.
Estella Li, presidenta de BYD América, aseguró que las fallas se presentaron solamente en Albuquerque (Nuevo México). Según la versión de la ejecutiva, el alcalde de la ciudad, Tim Keller, “usó políticamente algunos defectos de carrocería para agrandarlos y usarlos como un arma política”.
Saka también insistió que las máquinas que cumplieron marcha blanca en Santiago no presentaron ningún problema de funcionamiento.

En su reporte de noviembre, la organización CTE analizó los problemas surgidos en Albuquerque con buses BYD modelo K11, distintos al que opera en Chile. Se trata de máquinas más largas, pero con tecnología similar a la empleada en el Transantiago.

Según el documento, a partir de las pruebas se detectó “una capacidad observada de la batería más baja” que la contemplada en el diseño original de los buses.

Del mismo modo, el kilometraje que pueden recorrer las máquinas “probablemente será más bajo en los días de mayor calor”, debido a la energía que exige el uso de aire acondicionado.

Seguir leyendo