CDE se querella en contra de todos los responsables de la filtración de la PSU de Historia

PSU 3012

En el documento se da cuenta que "la forma como se produce la filtración, da cuenta de que quién facilitó la revelación de esta documentación, conocía la mecánica de construcción de la prueba, existiendo una clara intencionalidad en la develación de la misma para afectar en su conjunto la admisión universitaria".




El Consejo de Defensa del Estado (CDE) presentó una querella "contra todos los que resulten responsables" por la filtración de la PSU de Historia ocurrida el 7 de enero pasado.

Esa jornada, el Consejo de Rectores de Chile (Cruch) adoptó la decisión de suspender la aplicación de la prueba luego de que el DEMRE les notificara que algunas páginas de uno de los facsímiles a aplicar estaban circulando a través de redes sociales. Esta situación afectó a un total de 202.461 alumnos, quienes estaban inscritos para rendir el examen.

La acción judicial del CDE busca establecer las responsabilidades correspondientes por el presunto "delito de revelación de secretos con grave daño a la causa pública descrito y sancionado en el art. 246 incisos primero y segundo del Código Penal, así como respecto de otros ilícitos que puedan establecerse en el curso de la investigación".

En la querella ingresada ante el 8° Juzgado de Garantía de Santiago - y a la que accedió La Tercera- se da cuenta que "el día 7 de enero de 2020, aproximadamente a las 13:30 hrs. DEMRE fue informado que a través de la red social Twitter, se publicaron imágenes de la prueba de Historia -forma 124, el cual enumera el modelo de prueba- proveniente de la cuenta de Twitter @Vanessa Scar, la que fue posteriormente eliminada del portal, como asimismo de la cuenta @Redimido23 y @Isipgh16, aún vigentes".

Se agregó que "las páginas publicadas, y dadas a conocer, no contenían el folio de la respectiva forma 124, lo que hubiese permitido identificar el local desde el cual se reveló el contenido de esta prueba". 

En el documento, además, se señala que "la forma como se produce la filtración, da cuenta de que quién facilitó la revelación de esta documentación, conocía la mecánica de construcción de la prueba, existiendo una clara intencionalidad en la develación de la misma para afectar en su conjunto la admisión universitaria, provocando con ello un grave daño al proceso de postulación".

Esto se fundamenta -según el texto- en que "la materialización de los facsímiles de la prueba se realiza a través de una empresa que licita su impresión. Para el proceso 2020, este proceso quedó encargado a "A Impresores"; todo el proceso de producción es filmado y controlado por funcionarios de DEMRE; desde la imprenta cada facsímil sale individualmente embolsado y en cajas, destinadas, por su folio, a los locales de rendición a lo largo del país". 

Cabe recordar que la rendición de la PSU, realizada en primera instancia el 6 y 7 de enero, se realizó en medio de varias protestas y manifestaciones, lo que impidió en algunos establecimientos que se aplicaran de forma normal las pruebas.

Además, estos hechos motivaron al gobierno a denunciar por Ley de Seguridad Interior del Estado a los dirigentes de la a Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), quienes habían llamado a manifestarse durante dichas jornadas en distintos puntos del país.

Comenta